Na­cio­na­les

La Teja - - Nacionales - Fran­klin.arro­yo@la­te­ja.cr Zo­pi­lo­tes, Gra­ni­dea. DI­REC­TOR DE AE­RIS

za­na­tes y agui­lu­chos son al­gu­nas de la aves que han cho­ca­do es­te año con­tra avio­nes en pleno vue­lo en las cer­ca­nías del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Juan Santamaría.

Aun­que pa­ra mu­chos un ave es in­ca­paz de ha­cer­le da­ño a se­me­jan­te chu­chón en el ai­re, el te­ma se las trae, ya que dos vue­los vie­ron afec­ta­da su ope­ra­ción, aun­que los da­ños fue­ron me­no­res. El ver­da­de­ro pe­li­gro es que un pá­ja­ro se me­ta den­tro del mo­tor de un avión, ya que pue­de per­der ener­gía y en pleno vue­lo una fa­lla de ese ti­po es pe­li­gro­sa.

An­te es­ta si­tua­ción, Ae­ris, el ad­mi­nis­tra­dor del ae­ro­puer­to, en­cen­dió las luces de aler­ta y de­ci­dió re­me­diar la si­tua­ción, me­dian­te un pro­yec­to eco­ló­gi­co.

Ae­ris des­cu­brió un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble de ese ti­po de aves, de­bi­do a la­gran can­ti­dad de desechos só­li­dos y sin tra­ta­mien­to que ge­ne­ran por­que­ri­zas, gran­jas aví­co­las, fin­cas ga­na­de­ras y ma­ta­de­ros que hay es­pe­cial­men­te en San An­to­nio de El Te­jar, al sur del ae­ro­puer­to.

“Nos di­mos cuen­ta que mu­chos de los re­si­duos lle­gan a man- tos acuí­fe­ros y a la­gu­nas, sin tra­ta­mien­to al­guno. Eso ge­ne­ra olo­res que atraen a las aves”, ex­pli­có Ra­fael Men­cía, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ae­ris.

Du­ran­te el es­tu­dio de cam­po de­tec­ta­ron 187 ac­ti­vi­da­des agrí­co­las que dejan los desechos ex­pues­tos al ai­re y que por lo tan­to atraen a las aves.

La em­pre­sa de­ci­dió que la me­jor for­ma de com­ba­tir el pro­ble­ma era ha­blan­do con los due­ños de las fin­cas pa­ra apli­car un mé­to­do que les per­mi­ti­ría ma­tar dos pá­ja­ros de un ti­ro. Pri­me­ro po­drían con­tro­lar la po­bla­ción de aves y de pa­so ge­ne­rar ener­gía pa­ra que las fin­cas le sa­quen el ju­go.

Se tra­ta de un sis­te­ma de tra­ta­mien­to de aguas lla­ma­do bio­di­ges­tor (des­com­po­ne la ma­te­ria or­gá­ni­ca en con­di­cio­nes sin oxí­geno y fa­ci­li­ta la ex­trac­ción del gas re­sul­tan­te pa­ra su uso co­mo ener­gía), que ya em­pe­zó a uti­li­zar­se en la fin­ca Los Te­ja­res.

La sal­va­da es que se trans­for­man los desechos só­li­dos en dió­xi­do de car­bono, que a su vez se trans- for­ma en ener­gía eléctrica que se­rá apro­ve­cha­da por la fin­ca, ex­pli­có Mariela So­lís, en­car­ga­da deam­bien­te y fau­na de Ae­ris. Se­gún Men­cía ca­da bio­di­ges­tor cues­ta en­tre ¢3 y ¢8 mi­llo­nes y de­ben ha­cer en­tre 20 y 25 pa­ra ser efec­ti­vos y ter­mi­nar con el pro­ble­ma de los pá­ja­ros, pe­ro pa­ra con­se­guir­lo ne­ce­si­tan que los due­ños de fin­cas se apun­ten al pro­yec­to y de pa­so se be­ne­fi­cien al ha­cer­lo. “Es­te pro­yec­to nos es­tá apor­tan­do mu­chos be­ne­fi­cios en­tre ellos gas que uti­li­za­re­mos en la mis­ma fin­ca. Es­ta­mos muy con­ten­tos de que Ae­ris nos ha­ya to­ma­do en cuen­ta pa­ra ser los pri­me­ros en for­mar par­te de un pro­yec­to que ade­más pro­te­ge­rá el am­bien­te. Ve­ci­nos co­mo ellos y que se fi­jen en los que la “pul­sean” son los que hay que te­ner”, afir­mó Wal­ter Gon­zá­lez, pro­pie­ta­rio de fin­ca Los Te­ja­res, la pri­me­ra en me­ter­se al pro­yec­to de Ae­ris. Co­mo no to­dos los due­ños de las fin­cas tie­ne la pla­ti­ca su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar el pro­yec­to, Ae­ris les me­te­rá el hom­bro fi­nan­cie­ra­men­te con el fin de dis­mi­nuir el im­pac­to ne­ga­ti­vo de las aves en el fun­cio-

Es­ta­mos or­gu­llo­sos de im­pul­sar un pro­yec­to que for­ta­le­ce la se­gu­ri­dad ope­ra­cio­nal del ae­ro­puer­to, an­te el pe­li­gro de im­pac­tos en­tre aves y avio­nes”.

na­mien­to del ae­ro­puer­to.

La sal­va­da pa­ra los pro­pie­ta­rios de las fin­cas es que ade­más de eli­mi­nar los ma­los olo­res, po­drán uti­li­zar la ener­gía ge­ne­ra­da pa­ra ca­len­tar a los ani­ma­les y sen­tir un aho­rro en el re­ci­bo eléc­tri­co. Tam­bién co­la­bo­ran con el am­bien­te por­que la que pro­du­cen es lim­pia.

“Es ener­gía muy pre­cia­da pa­ra uti­li­zar en la ilu­mi­na­ción y pa­ra que los ani­ma­les se sien­tan có­mo­dos, crez­can más rá­pi­do y se man­ten­gan ca­lien­tes”, di­jo So­lís.

AE­RIS.

El primer bio­di­ges­tor es­tá en una fin­ca que se lla­ma Los Te­ja­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.