Ele­na per­si­gue a Henry

La Teja - - Portada - ILEA­NA VAR­GAS il­var­gas@la­te­ja.cr

La can­tan­te Ele­na Uma­ña le ca­yó con or­den de cap­tu­ra y tres po­li­cías a su exes­po­so, Henry Mo­ya, mú­si­co y re­pre­sen­tan­te de la agru­pa­ción Ca­lle 8.

La bron­ca es por­que Mo­ya de­be dos me­ses de pen­sión ali­men­ta­ria pa­ra su hi­ja Natasha, quien es fru­to de la re­la­ción que tu­vo en el pa­sa­do con Ele­na.

El ta­na­te se ar­mó en el re­co­no­ci­do bar Al­men­dros, en Ce­ba­di­lla de Tu­rrú­ca­res, en Ala­jue­la, a eso de la me­dia­no­che de es­te do­min­go, cuan­do Ca­lle 8 ya ha­bía ter­mi­na­do el chi­vo.

Le ga­nó la vuel­ta. La so­lis­ta es­ta­ba apa­dri­na­da por la Fuer- za Pú­bli­ca y con un acom­pa­ñan­te que no ha si­do iden­ti­fi­ca­do.

Aun­que Ele­na lle­gó con los uni­for­ma­dos, no lo­gró que de­tu­vie­ran al exes­po­so, ya que un “pa­ja­ri­to” lla­mó a Mo­ya y le can­tó que la ex­do­ña es­ta­ba en la de­le­ga­ción y que lo iba a ir a bus­car pa­ra lle­vár­se­lo pre­so.

Por eso, cuan­do lle­ga­ron al sa­lón de bai­le, no es­ta­ba­ni la­som­bra del mú­si­co.

“Co­mo tem­bló, la gen­te se fue tem­prano, no­so­tros, los del gru­po, nos que­da­mos ha­blan­do y re­co­gien­do los ins­tru­men­tos, cuan­do en eso vi­mos que lle­gó do­ña Ele­na con los po­li­cías y pre­gun­tó por Henry. Le di­je que se ha­bía re­ti­ra­do y ella exal­ta­da di­jo: “¿Por qué mien­te?”. Lue­go el hom­bre que la acom­pa­ña­ba co­men­zó a gri­tar­les a los mú­si­cos, in­sul­ta­ba y ame­na­za. Era un ti­po con ce­ro edu­ca­ción”, di­jo Jor­leny Cas­ti­llo, quien es la ac­tual pa­re­ja de Henry y la can­tan­te de Ca­lle 8. Cas­ti­llo con­tó que los ofi­cia­les ha­bla­ron con ella y le pre­gun­ta­ron por Henry, a lo que ella les re­pi­tió que no es­ta­ba y has­ta les di­jo que po­dían fi­jar­se en la mi­cro­bús don­de ja­lan los ins­tru­men­tos y via­jan los mú­si­cos, pa­ra que ve­ri­fi­ca­ran que ahí no es­ta­ba su pa­re­ja.

“Es un ri­dícu­lo lo que ha­ce (Ele­na). A mí me da ver­güen­za que in­vo­lu­cre has­ta a los mú­si­cos y sobre to­do que no de­je ir a Naty (Natasha) ala ca­sa de no­so­tros, ni a ju­gar­con la her­ma­na.

“Yo quie­ro co­mo a una hi­ja­más a Naty, pero creo que es­to en­tre Henry y Ele­na es al­go más per­so­nal”, co­men­tó Cas­ti­llo, quien­tie­ne una ni­ña de 2 añi­tos y me­dio con Mo­ya.

Mo­ya pul­seó arre­glo. Mo­ya de­ta­lló que de­be ca­si dos me­ses de pen­sión, pero que tra­tó de lle­gar a un arre­glo ex­tra­ofi­cial con su exes­po­sa, pero no fue po­si­ble.

Él pa­ga por mes un po­co más de ¢200 mil.

“Ele­na es una per­so­na muy di­fí­cil, con ella no se pue­de ni con­ver­sar edu­ca­da­men­te ni por las bue­nas. Ella es de las per­so­nas que si no se ha­cen las co­sas co­mo ella quie­re, en­ton­ces no se ha­ce na­da. Tra­té­de ha­cer un arre­glo ex­tra­ofi­cial, pero con ella no se pue­de”, ex­pre­só Mo­ya.

El due­ño de Ka­lúa de­ta­lló que la úl­ti­ma vez le de­po­si­tó ¢600 mil y que siem­pre ha tra­ta­do de ser­muy pun­tual y res­pon­sa­ble con sus obli­ga­cio­nes co­mo pa­pá.

“Ella ha­ce es­to so­lo por jo­der- me, por­que tam­po­co me de­ja ni tra­ba­jar. Cuan­do anun­cio las agen­das de los gru­pos lle­ga con los po­li­cías a dar­me ca­ce­ría”, ase­gu­ró Mo­ya.

Pa­ra so­lu­cio­nar las co­sas, Henry pi­dió an­te la ley ha­ce 8 días una re­ba­ja de pen­sión, ya que, se­gún di­ce él, la co­sa ha estado du­ra y ha te­ni­do que pe­lle­jear­la mu­cho más pa­ra ga­nar­se la pla­ta.

Henry sol­tó to­do y co­men­tó que el ma­yor pro­ble­ma es que Ele­na le prohi­bió a Natasha ir a su ca­sa des­de ha­ce cin­co me­ses.

El mú­si­co in­sis­tió en que nunca se ha qui­ta­do la res­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­ca ni afec­ti­va que tie­ne pa­ra con su hi­ja.

“Le abrí una cuen­ti­ca pa­ra de­po­si­tar­le pla­ta, por­que aun­que le da­ba la pen­sión, Natasha sa­lía con las ami­gui­tas y Ele­na no le da­ba pla­ta, siem­pre le di­ce: ‘¡Dí­ga­le a su pa­pá!’. Es más, Natasha sa­be que tie­ne las puer­tas de la ca­sa abier­ta por si se quie­re ve­nir con no­so­tros.

“Ella an­tes ve­nía y nos po­nía­mos a es­tu­diar, aho­ra has­ta ha ba­ja­do el ren­di­mien­to de la es­cue­la y es por­que to­do mun­do sa­be que des­cui­da a mi hi­ja. Ele­na pa­sa me­ti­da en es­té­ti­ca y ha­cién­do­se ci­ru­gías y gas­tan­do pla­ta en jo­yas, y no le de­di­ca tiempo a Natasha. Ele­na has­ta la sa­có de un co­le­gio pri­va­do a uno pú­bli­co”, in­di­có Mo­ya.

La Te­ja lla­mó a Ele­na Uma­ña pa­ra con­ver­sar acer­ca de las de­cla­ra­cio­nes que hi­zo Mo­ya en su con­tra; sin em­bar­go, ella di­jo que no te­nía na­da qué de­cir del te­ma.

“No ten­go na­da qué de­cir de eso”. ELE­NA UMA­ÑA CAN­TAN­TE

“Ele­na es­tá ac­tuan­do in­ma­du­ra­men­te, es in­com­pren­si­ble que no me de­je ver a Natasha des­de ha­ce más de cin­co me­ses. So­lo pue­do lla­mar­la por te­lé­fono. Ella ha­ce to­do eso so­lo por jo­der­me”. HENRY MO­YA. MÚ­SI­CO

JOR­GE NA­VA­RRO

Ele­na se dio a co­no­cer en el gru­po Ka­lúa, que era de su exes­po­so, Henry Mo­ya.

FA­CE­BOOK

Mo­ya es­pan­tó la mu­la an­tes de que lle­ga­ra la ex­do­ña con los po­li­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.