GATAZOS DE LA ES­TA­FA

La Teja - - Sucesos - ADRÍAN GA­LEANO CAL­VO adrian.ga­leano@la­te­ja.cr To­do em­pe­zó así. De­pó­si­to equi­vo­ca­do.

Des­de muy jó­ve­nes, dos her­ma­nos de ape­lli­do Ri­ve­ra y ve­ci­nos en­ton­ces de ba­rrio Lu­ján, en San Jo­sé, ya go­za­ban de una gran repu­tación co­mo es­ta­fa­do­res.

Esas an­dan­zas los lle­va­ron a li­de­rar una ban­da cri­mi­nal que lo­gró adue­ñar­se de ¢127 mi­llo­nes a pun­ta de es­ta­fas y de en­ga­ños.

Los her­ma­nos Ri­ve­ra, co­no­ci­dos co­mo “Jo­se­li­to”, de 40 años, y “Lulú”, de 39, fue­ron de­te­ni­dos la ma­ña­na de es­te mar­tes por el OIJ y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que les se­guían la pis­ta a raíz de múl­ti­ples es­ta­fas co­me­ti­das con che­ques al­te­ra­dos con los que ha­cían caer tan­to a ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo a pri­va­das.

Ade­más de los her­ma­nos, por me­dio de 18 alla­na­mie­ntos en San Jo­sé, Ni­co­ya y Car­ta­go, las au­to­ri­da­des tam­bién aga­rra­ron a 32 miem­bros más de la ban­da, en­tre los que des­ta­can 11 mu­je­res.

Wal­ter Es­pi­no­za, di­rec­tor del OIJ, ex­pli­có que la in­ves­ti­ga­ción por el ca­so “Her­ma­nos” se ini­ció des­de prin­ci­pios de año, cuan­do em­pe­za­ron a ave­ri­guar de dón­de que sa­ca­ban tan­ta pla­ta “Jo­se­li­to” y “Lulú”.

“Am­bos ha­bi­ta­ban en Tres Ríos, (Lulú) en una ca­sa que ha­bía ad­qui­ri­do re­cien­te­men­te y que fue pa­ga­da en efec­ti­vo, de un buen ni­vel eco­nó­mi­co y en un re­si­den­cial. El otro de ellos (Jo­se­li­to) es­ta­ba re­la­cio­na­do con ac­ti­vi­da­des frau­du­len­tas y con trá­fi­co de dro­gas”, di­jo Es­pi­no­za.

El di­rec­tor de la Po­li­cía Ju­di­cial con­tó que los dos her­ma­nos pa­sa­ron su ni­ñez y ado­les­cen­cia en ba­rrio Lu­ján, don­de em­pe­za­ron a ha­cer­se fa­ma de es­ta­fa­do­res. Ade­más, ex­pli­có que en ese mis­mo ba­rrio fue don­de re­clu­ta­ron a va­rias per­so­nas pa­ra la ban­da que es­ta­ban li­de­ran­do. “Ellos tie­nen pa­sa­das po­li­cia­les, pe­ro no tie­nen an­te­ce­den­tes, o sea, (no tie­nen) sen­ten­cias fir­mes en con­tra su­ya. Son una es­pe­cie de le­yen­da ur­ba­na, si ca­be la ex­pre­sión, to­da vez que des­de ha­ce mu­chí­si­mos años han es­ta­do vin­cu­la­dos con es­ta mis­ma te­má­ti­ca. In­clu­so fa­mi­lia­res su­yos han si­do men­cio­na­dos co­mo miem­bros de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que años atrás se re­la­cio­na­ron con ac­ti­vi­da­des de na­tu­ra­le­za frau­du­len­ta”, re­la­tó Es­pi­no­za.

Aun­que “Jo­se­li­to” y “Lulú” fue­ron muy vi­vos pa­ra re­clu­tar per­so­nas y ha­cer­se con va­rios mi­llo­nes a pun­ta de es­ta­fas, les fal­tó ca­be­za pa­ra bus­car la for­ma de en­cu­brir sus de­li­tos. En lu­gar de po­ner al­gún ne­go­cio o al­go así so­la­men­te se de­di­ca­ron a dis­fru­tar su for­tu­na.

“No te­nían ac­ti­vi­da­des li­ci­tas ni ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que sean co­no­ci­das, par­te de la in­ves­ti­ga­ción es­tu­vo di­ri­gi­da a co­no­cer si te­nían al­gún ne­go­cio que pu­die­ra ayu­dar­los a man­te­ner su for­ma de vi­da, pe­ro úni­ca­men­te se man­te­nían con la ac­ti­vi­dad frau­du­len­ta”, aña­dió Es­pi­no­za. Pa­ra co­me­ter las es­ta­fas mi­llo­na­rias la ban­da de los her­ma­nos se va­lía del lla­ma­do “ti­mo del de­pó­si­to fal­so”.

Lo que ha­cían era es­to: de­po­si­ta­ban ¢50.000 en una cuen­ta de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas o pri­va­das), en­tre las que ha­bía des­de ban­cos has­ta mu­ni­ci­pa­li­da­des.

Se­gún di­jo Jo­sé Pa­blo Mi­ran­da, fis­cal ad­jun­to con­tra Frau­des, des­pués de ha­cer el de­pó­si­to, los de­lin­cuen­tes con­tac­ta­ban a la en­ti­dad di­cien­do que se ha­bían equi­vo­ca­do pa­ra que les hi­cie­ran el re­em­bol­so. Pe­dían que fue­ra en efec­ti­vo o en che­que por­que, de­cían, no te­nían cuen­ta ban­ca­ria.

“Si les de­vol­vían el di­ne­ro en efec­ti­vo lo re­uti­li­za­ban en otra víc­ti­ma, pe­ro si les da­ban un che­que apro­ve­cha­ban pa­ra al­te­rar­lo de for­ma muy­so­fis­ti­ca­da, al pun­to de que te­ne­mos afec­ta­cio­nes en to­do el sis­te­ma ban­ca­rio”, men­cio­nó MI­ran­da.

El tra­ba­jo de al­te­ra­ción era tan bueno que si les de­vol­vían un che­que por ¢50.000, ellos lo con­ver­tían en uno de has­ta ¢10 mi­llo­nes. Des­pués lle­ga­ban con el che­que al­te­ra­do y so­li­ci­ta­ban el cam­bio.

Mi­ran­da ex­pli­có que con la in­ter­ven­ción rea­li­za­da es­te lu­nes cal­cu­lan que lo­gra­ron evi­tar que es­ta or­ga­ni­za­ción se adue­ña­ra de al me­nos ¢70 mi­llo­nes más.

Ade­más de la al­te­ra­ción de che­ques, el gru­po de los her­ma­nos se de­di­ca­ba a la fa­bri­ca­ción de di­ne­ro fal­so e, in­clu­so, a la ven­ta y dis­tri­bu­ción de dro­gas, es­to a una es­ca­la me­nor. Su fuer­te eran las es­ta­fas.

FO­TO OIJ.

El OIJ y la Fis­ca­lía lo­gra­ron las deten­cio­nes por me­dio de 19 alla­na­mie­ntos.

FO­TO OIJ.

La ban­da de los her­ma­nos tam­bién fal­si­fi­ca­ba pla­ta.

FO­TO OIJ.

La ven­ta y dis­tri­bu­ción de dro­gas tam­bién era una ac­ti­vi­dad que rea­li­za­ban a pe­que­ña es­ca­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.