Frías sa­ben di­fe­ren­te en la cho­za

La Teja - - Portada - Shir­ley San­dí shir­ley.san­di@la­te­ja.cr

Es vier­nes y el cuer­po ya ni lo sien­te pues la pan­de­mia tam­bién se pa­seó en las sa­li­das pa­ra echar­se una bi­rri­ta.

Se­gún una re­cien­te en­cues­ta de la em­pre­sa Kan­tar, el 58% de los cen­troa­me­ri­ca­nos ya no pla­nean ir a lu­ga­res don­de se ha­ce mu­cho mo­lo­te co­mo me­di­da de pre­cau­ción an­te el co­vid-19, co­mo por ejem­plo ba­res, res­tau­ran­tes y ca­fe­te­rías.

Sin em­bar­go, co­mo la gen­te no pue­de ir a la fies­ta, lle­va la fies­ta a la ca­sa, bueno al me­nos lo in­ten­ta, aun­que no sa­be igual.

Uno de los sec­to­res que cam­bió la for­ma de con­su­mo fue el de be­bi­das, se­gún el es­tu­dio.

En el ca­so de las bi­rri­tas, el con­su­mo den­tro de la cho­za, en­tre abril y agos­to del

2020, subió en un

12% y a ello se su­ma la com­pra de co­sas pa­ra pi­car, que cre­ció en un 17%.

Sin em­bar­go, mu­chos di­cen que las cer­ve­zas no sa­ben igual en el si­llón de la cho­za y sin la bo­ca de fri­jo­les con pe­zu­ña.

“Echar­se unas bi­rri­tas y los tra­gui­tos en la ba­rra de un bar, con una

bue­na ter­tu­lia con el can­ti­ne­ro y bue­nas bo­cas sa­be dis­tin­to. Yo vi­vo en Pa­so An­cho y aquí ca­da cin­cuen­ta me­tros hay un bar o una can­ti­na y siem­pre ha­bía gen­te echán­do­se­la”, di­jo Car­los Ra­mos, “el Por­cion­zón”.

Pa­ra el co­me­dian­te, el es­trés que se acu­mu­la por es­tar en­ce­rra­do en ca­sa se re­fle­ja los fi­nes de se­ma­na lar­gos, con las in­ter­mi­na­bles fi­las de ca­rros que van rum­bo a la pla­ya, ya que eso es co­mo un es­ca­pe pa­ra la gen­te, co­mo abrir­le el co­rral a un to­ro bra­vo en Za­po­te.

“Eso sí, me­ne­ca­zos, hay que guar­dar las me­di­das de pro­to­co­lo pa­ra cui­dar­nos, así de­be ser. Si se tie­ne que to­mar el tra­gui­to en la ca­sa, pues de­le”, opi­nó Por­cio.

An­ti­es­trés. Ga­lo Gue­rra, si­có­lo­go en mo­di­fi­ca­ción de la con­duc­ta, re­co­no­ció que ir a un bar fun­cio­na co­mo una me­di­da re­la­jan­te y es un re­duc­tor de es­trés, pues ayu­da a dis­traer­se y a ol­vi­dar los pro­ble­mas.

Sin em­bar­go, Gue­rra sos­tie­ne que to­do de­be ha­cer­se en su mo­men­to. Si la gen­te op­tó por lle­var­se las cer­ve­zas a ca­sa, dis­fru­tar­lo de­pen­de­rá de si ya acos­tum­bra­ba ha­cer es­ta con­duc­ta an­tes de la pan­de­mia, o si pre­fe­ría ir a la can­ti­na, ahí sí que va a sen­tir el cam­bio.

El ex­per­to di­ce que co­mo ex­pe­rien­cia si­co­ló­gi­ca, a los que acos­tum­bra­ban ir al bar no les sa­brá igual, me­nos a los que acu­dían allí pa­ra es­ca­par­se de los pro­ble­mas y de cier­tos en­tor­nos. A es­tos la cer­ve­za les sa­brá un po­co amar­ga, co­mo di­cien­do “¿qué me que­da?”.

“A es­to se su­ma que ya no es­tá el am­bien­te del bar de con­fian­za, se ex­tra­ña ese ti­po de con­tac­to, tal y co­mo se ex­tra­ña el abra­zo y el con­tac­to con nues­tros ami­gos. Es una ex­pe­rien­cia hu­ma­na que es­tá sien­do re­du­ci­da, pe­ro a la que uno de­be ajustarse se­gún la reali­dad ac­tual”, ex­pli­có el ex­per­to, quien re­cal­có que aun­que sea en ca­sa hay que to­mar con me­di­da pa­ra evi­tar que in­cre­men­ten los ín­di­ces de vio­len­cia do­més­ti­ca.

Ya es ten­den­cia. Gi­se­la Sán­chez, di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de FIFCO, re­co­no­ció que han sen­ti­do en sus ven­tas que la gen­te com­pra más pa­ra to­mar en ca­sa.

De he­cho, di­ce que des­de que ini­ció la pan­de­mia por co­vid-19, en mar­zo an­te­rior, se mo­di­fi­có sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pa­trón de con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas en el país ya que aho­ra los clien­tes com­pran más pa­ra lle­var a la ca­sa.

“Los cie­rres de ba­res y res­tric­cio­nes en res­tau­ran­tes, don­de se con­su­me el pro­duc­to en el lo­cal, han im­pac­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ven­ta de cer­ve­za y de be­bi­das al­cohó­li­cas en ge­ne­ral”, di­jo Sán­chez.

Agre­gó que la pro­pues­ta del Go­bierno de re­con­ver­tir ba­res en so­das y res­tau­ran­tes no ha ayu­da­do mu­cho y que no se re­fle­ja en las ven­tas.

“La reaper­tu­ra de ba­res no ha po­di­do ma­te­ria­li­zar­se en la ma­yo­ría de los clien­tes por­que no cuen­tan con la in­fra­es­truc­tu­ra, ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y re­cur­sos pa­ra ope­rar co­mo res­tau­ran­te.

“Es­pe­ra­mos que el Go­bierno pue­da apro­bar un re­gla­men­to de bar res­tau­ran­te que se ajus­te a la reali­dad de es­tos mi­les de ne­go­cios y fi­nal­men­te pue­dan ope­rar y ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra mi­les de fa­mi­lias que en es­te mo­men­to tan­to lo ne­ce­si­tan”, re­fle­xio­nó Sán­chez.

AFP

To­mar­se una bi­rri­ta en un bar es otra co­sa.

AR­CHI­VO

Es co­mo el de­ba­te de la bi­rra en la­ta y en bo­te­lla: no sa­be igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.