ABUE SE MAN­DÓ SA­BRO­SO

La Teja - - News - Ro­cío San­dí ro­cio.san­di@la­te­ja.cr

Es­tar in­ter­na­do en el hos­pi­tal no fue un im­pe­di­men­to pa­ra que Juan Ra­fael Ro­drí­guez Cam­bro­ne­ro ce­le­bra­ra su cum­plea­ños nú­me­ro 81 co­mo los gran­des.

Es­te miér­co­les los tra­ba­ja­do­res del hos­pi­tal Escalante Pra­di­lla, de Pé­rez Ze­le­dón, sor­pren­die­ron al chi­nea­do pa­cien­te can­tán­do­le las ma­ña­ni­tas.

No fal­ta­ron las fe­li­ci­ta­cio­nes y los chis­tes, in­clu­so uno de los tra­ba­ja­do­res le pre­gun­tó a don Juan qué que­ría de re­ga­lo de cum­plea­ños.

“Dios los ben­di­ga a to­dos; de­sea­ría una de­li­cio­sa olla de car­ne con buen cal­do, bue­na ver­du­ra y un arro­ci­to blan­co” di­jo el pa­cien­te del ser­vi­cio de Ci­ru­gía, quien tie­ne 14 días in­ter­na­do, quien se man­dó sa­bro­so.

Las pa­la­bras del ve­cino de Sa­ba­li­to de Co­to Brus hi­cie­ron eco por to­do el hos­pi­tal y de in­me­dia­to el per­so­nal mé­di­co y de en­fer­me­ría co­rrió pa­ra com­pla­cer a don Juan.

Cuan­do lle­gó la ho­ra de al­muer­zo el vie­ji­to no po­día creer lo que veía, en su me­si­ta ha­bía una ta­za con una olla de car­ne de­li­cio­sa y nu­tri­ti­va. Te­nía ver­du­ri­tas co­mo pa­pa, yu­ca, ca­mo­te y por su­pues­to un buen pe­da­zo de car­ne, ade­más el cal­do y el arro­ci­to blan­co que pi­dió el cum­plea­ñe­ro. De pos­tre com­par­tie­ron el que­qui­to que es­ta­ba de­li­cio­so.

“Me sien­to fe­liz y agra­de­ci­do con Dios y la vi­da por es­tar con­mi­go en es­tos mo­men­tos tan di­fí­ci­les. Yo no sa­bía que te­nía otra fa­mi­lia tan gran­de y que lo qui­sie­ra tan­to a uno, ya me en­te­ré que el doc­tor Pe­ña fue el que me tra­jo es­te gran que­que. Gra­cias, que Dios les dé mu­cha sa­lud pa­ra que nos si­gan chi­nean­do a no­so­tros los en­fer­mos” di­jo don Juan muy agra­de­ci­do.

Mu­chos chi­neos. La doc­to­ra Mar­jo­rie Valverde Es­qui­vel, di­rec­to­ra de En­fer­me­ría del cen­tro mé­di­co, di­jo que ellos siem­pre tra­tar de dar­le a los pa­cien­tes una aten­ción ex­ce­len­te.

“Siem­pre que los en­fer­me­ros, au­xi­lia­res y asis­ten­tes se en­te­ran que hay un cum­plea­ñe­ro sa­can el tiem­po pa­ra chi­near­lo. El acer­ca­mien­to con el pa­cien­te y su fa­mi­lia pa­ra mí es fun­da­men­tal en la aten­ción”, ex­pre­só.

Por su par­te el asis­ten­te de en­fer­me­ría, Ós­car Ma­ta­mo­ros, di­jo que ellos no­ta­ron que el pa­cien­te es­ta­ba muy sen­ti­men­tal por­que se acer­ca­ba su cum­plea­ños y lo pa­sa­ría le­jos de su fa­mi­lia.

“Fue un sen­ti­mien­to muy bo­ni­to por­que él es­ta­ba cons­cien­te de su cum­plea­ños y su ros­tro re­fle­ja­ba tris­te­za. Le hi­ci­mos sa­ber que no es­ta­ba só­lo, que nos te­nía a no­so­tros, su fa­mi­lia Ca­ja”, di­jo Ma­ta­mo­ros.

Don Juan es pa­pá de sie­te hi­jos, tie­ne tre­ce nie­tos y dos bis­nie­tos. El per­so­nal de en­fer­me­ría tam­bién con­tac­tó a los fa­mi­lia­res del adul­to ma­yor e hi­cie­ron vi­deo­lla­ma­das pa­ra que la fe­li­ci­dad fue­ra más ple­na.

Jessica y Ma­ri­bel Ro­drí­guez Es­pi­no­za, hi­jas del pa­cien­te, le die­ron las gra­cias al per­so­nal del hos­pi­tal por esos de­ta­lla­zos. Ellas di­je­ron que sa­ben que en el hos­pi­tal se vi­ven mo­men­tos du­ros por la pan­de­mia, pe­ro aún así se han preo­cu­pa­do por ha­cer sen­tir bien a su pa­pá.

Ver a don Juan con lá­gri­mas nos mo­ti­va de ma­ne­ra adi­cio­nal”. Jo­sé Var­gas Car­va­jal Asis­ten­te de en­fer­me­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.