OR­QUES­TA CON NO­TA TRIS­TE

La Teja - - Al Chile - Silvia Nú­ñez silvia.nu­nez@la­te­ja.cr

Al di­rec­tor de la or­ques­ta de Lu­bín Ba­raho­na y sus Ca­ba­lle­ros del Rit­mo le die­ron una du­ra no­ti­cia, pe­ro él, co­mo un gran­de, di­ce que no aflo­ja­rá.

Al mú­si­co Ma­rio Ba­raho­na le in­for­ma­ron que pa­de­ce cán­cer en la san­gre, pe­ro se sien­te lis­to pa­ra ha­cer­le fren­te a la en­fer­me­dad.

“Des­pués de 74 años sa­lí con el pre­mio ma­yor”, ex­pre­só el hi­jo del re­cor­da­do Lu­bín Ba­raho­na, quien en 1940 fun­dó una de las me­jo­res orquestas del país y la que 80 años des­pués si­gue ac­ti­va.

Al fa­lle­cer su pa­dre, en 1981, Ma­rio y su her­mano Ro­nald de­ci­die­ron se­guir ade­lan­te con un le­ga­do mu­si­cal que só­lo la pan­de­mia ha pues­to en pau­sa.

El em­pre­sa­rio mu­si­cal re­co­no­ce es­tar un po­co ba­jo­nea­do por el diag­nós­ti­co, pe­ro ase­gu­ró que, aún en­fer­mo, es­pe­ra se­guir ade­lan­te con la or­ques­ta que, jun­to a su fa­mi­lia, son su ra­zón de vi­vir.

“Ha­ce d ías ven­go ca­biz­ba­jo, sin ga­nas de ha­cer na­da. El no­vio de mi nie­ta es mé­di­co en emer­gen­cias del

Cal­de­rón

Guar­dia y por in­sis­ten­cia de él me lle­va­ron a ha­cer exá­me­nes.

Me hi­cie­ron el TAC, un ul­tra­so­ni­do, un día de es­tos me hi­cie­ron otro exa­men de los hue­sos y ahí sa­lí con ese pre­mio”, di­jo.

A la es­pe­ra . Don Ma­rio cuen­ta que to­do es­te tiem­po se ha es­ta­do cui­dan­do mu­cho pa­ra no con­ta­giar­se del co­ro­na­vi­rus pues sa­be que a su edad es más pe­li­gro­so. Ja­más es­pe­ró un diag­nós­ti­co de cán­cer.

Ac­tual­men­te es­tá en su ca­sa, en San Fran­cis­co de Dos Ríos, ba­jo los cui­da­dos de su es­po­sa Ce­ci­lia He­rre­ra y de sus ge­me­las Li­gia Ele­na y Pa­tri­cia Alejandra.

El lu­nes de­be re­gre­sar al hos­pi­tal pa­ra que los mé­di­cos le di­gan qué pro­ce­di­mien­tos si­guen; él di­ce es­tar “con­fian­do en Dios que to­do va a sa­lir bien”.

“Aquí me sien­to a ver te­le­vi­sión en el si­llón de la sa­la to­do el día, ¿a dón­de va a sa­lir uno con es­to de la pan­de­mia? Y a es­pe­rar que me man­den la qui­mio y el tra­ta­mien­to pa­ra ver si me­jo­ro mi sa­lud”, di­jo.

Su ma­yor de­seo es re­gre­sar a los es­ce­na­rios y ver to­car a sus 16 mú­si­cos --en­tre ellos los tres can­tan­tes: Nor­ma Ar­güe­llo, Tony Gonzalo y El­vin Morales-- y vol­ver a com­par­tir con los bai­la­ri­nes que lle­ga­ban al par­que Mo­ra­zán o a la pla­za de la Cul­tu­ra ca­da vez que to­ca­ban sus bo­le­ra­zos.

Li­bri­tos en ven­ta. En oc­tu­bre del año pa­sa­do la or­ques­ta Lu­bín Ba­raho­na y los Ca­ba­lle­ros del Rit­mo lan­zó un li­bro car­ga­do de fo­to­gra­fías que re­su­men los 80 años de his­to­ria.

El es­cri­tor Ma­rio Zal­di­var fue el en­car­ga­do de re­co­pi­lar­las y, se­gún con­tó don Ma­rio, aún le que­dan va­rios a la ven­ta. Sa­len en 10 ro­ji­tos y se pue­den pe­dir al 2259 2961.

El li­bro cuen­ta con 160 fo­tos del re­cuer­do y vie­ne in­clui­do un DVD que trae diez de las me­jo­res can­cio­nes de la or­ques­ta de un es­pe­cial que les hi­zo Te­le­ti­ca ha­ce cin­co años, cuan­do cum­plie­ron su 75 aniver­sa­rio.

La ven­ta de es­tos li­bros es una de las po­cas en­tra­das que re­ci­be el mú­si­co des­de que lle­gó la pan­de­mia y can­ce­la­ron los bai­les. Sus hi­jas pu­sie­ron una ven­ta de que­ques (Twins Ca­kes & Mo­re) pa­ra ga­nar pla­ti­ca.

“Creo que el úl­ti­mo bai­le fue el pri­me­ro de di­ciem­bre pa­ra al­go de la abo­li­ción del ejér­ci­to y an­te­rior a ese to­ca­mos en Pun­ta­re­nas. Va­le que a los mú­si­cos se les pa­ga por to­ques por­que con es­to de que no de­jan ha­cer con­cier­tos no hay có­mo man­te­ner­los”, se­ña­ló.

Ami­gos pen­dien­tes. Sus ami­gos de la mú­si­ca han es­ta­do muy pen­dien­tes de él des­de que se en­te­ra­ron de su es­ta­do de sa­lud.

Una que con­tó que sien­te mu­cho ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción por el mú­si­co es Liz So­to, quien en oca­sio­nes ha can­ta­do con la or­ques­ta cuan­do la ti­tu­lar, Nor­ma Ar­güe­llo, no pue­de.

74 años de edad tie­ne el mú­si­co y em­pre­sa­rio

“Pa­ra las dos (Nor­ma y ella) fue co­mo bal­da­zo de agua fría. Don Ma­rio es una per­so­na ex­ce­len­te. En lo per­so­nal yo lo apre­cio un montón y ahí le he es­ta­do man­dan­do men­sa­ji­tos de áni­mo, men­sa­ji­tos pa­ra dar­le fuer­za. Se oye muy op­ti­mis­ta y ben­di­to Dios lo ha to­ma­do con mu­cha for­ta­le­za, co­sa que ad­mi­ro”, di­jo la can­tan­te na­cio­nal.

Otros lo han lla­ma­do a su ca­sa pa­ra desear­le una pron­ta re­cu­pe­ra­ción, que es lo que desea­mos to­dos.

AR­CHI­VO

La or­ques­ta es una ins­ti­tu­ción de la mú­si­ca na­cio­nal.

CORTESÍA

La or­ques­ta Lu­bín Ba­raho­na y los Ca­ba­lle­ros del Rit­mo fue fun­da­da en 1940.

Li­bro pu­bli­ca­do por los 80 años.

CORTESÍA

Don Ma­rio en­fren­ta la si­tua­ción con op­ti­mis­mo y fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.