PI­LO­TO IN­TER­NA­CIO­NAL

Su amor por la ve­lo­ci­dad la he­re­dó de su pa­dre

Motores Elite - - DE LA DIRECTORA - POR JOE VIN­DAS P.

La vida de Ma­ría Villota Com­ba

Su vida se cen­tra en el mun­do del mo­tor des­de pe­que­ña por la in­fluen­cia de su pa­dre, el ex­pi­lo­to de Fór­mu­la 1 Emi­lio de Villota. Des­de en­ton­ces su vida ha gi­ra­do al­re­de­dor de los mo­to­res al pun­to de con­ver­tir­se en res­pon­sa­ble de la Es­cue­la de Pi­lo­tos de su pa­dre, ade­más de ser re­pre­sen­tan­te y em­ba­ja­do­ra del Día de la Mu­jer de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y em­ba­ja­do­ra con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro. Tam­bién ha si­do ga­lar­do­na­da con el Pre­mio Ho­no­rí­fi­co de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid.

Em­pe­zó a los 16 años, ga­nan­do su pri­me­ra ca­rre­ra en kar­ting y fue as­cen­dien­do en ex­pe­rien­cia y cre­di­bi­li­dad has­ta con­ver­tir­se en pi­lo­to de prue­bas de la es­cu­de­ría Ma­rus­sia de ca­ra a 2012. Ilu­sio­na­da y sa­tis­fe­cha por su lle­ga­da a la Fór­mu­la 1, la ma­dri­le­ña via­jó a los Gran­des Premios jun­to a la for­ma­ción de Ban­bury con la in­ten­ción de “tra­ba­jar co­do con co­do” con el equi­po.

No obs­tan­te, el que de­be­ría ha­ber si­do uno de sus me­jo­res días en su ca­rre­ra de­por­ti­va dio un gi­ro ines­pe­ra­do. El 3 de ju­lio de 2012 De Villota se subió al MR01 pa­ra rea­li­zar unos test en el Ae­ró­dro­mo de Dux­ford, en Gran Bre­ta­ña. En los pri­me­ros com­pa­ses del ini­cio de la jor­na­da, la pi­lo­to es­pa­ño­la se es­tre­lló con­tra la par­te tra­se­ra de uno de los ca­mio­nes de la es­cu­de­ría por cau­sas to­da­vía no es­cla­re­ci­das. El mo­no­pla­za cir­cu­la­ba muy len­to des­pués de la pri­me­ra vuel­ta de ins­ta­la­ción, cuan­do ace­le­ró sin mo­ti­vo apa­ren­te y fue a gol­pear la ram­pa ele­va­do­ra de un ca­mión, si­tua­da a me­dia al­tu­ra, jus­to por en­ci­ma del fron­tal del co­che y coin­ci­den­te con el cas­co de la pi­lo­to.

Tras el choque, la ma­dri­le­ña per­dió el ojo de­re­cho co­mo con­se­cuen­cia del im­pac­to su­fri­do. Die­ci­sie­te días des­pués del de­sa­for­tu­na­do ac­ci­den­te, Ma­ría de­jó Gran Bre­ta­ña y re­gre­só a Es­pa­ña pa­ra con­ti­nuar su re­cu­pe­ra­ción en Ma­drid. Ma­ría de Villota fue la pri­me­ra mu­jer en com­pe­tir en el Mun­dial de Tu­ris­mos (WTCC), en la Su­per­lea­gue Fór­mu­la y en con­se­guir la Po­le Position en el cam­peo­na­to Fe­rra­ri Cha­llen­ge en 2006. Ade­más, ha par­ti­ci­pa­do en la Fór­mu­la 3000, en las 24 ho­ras de Day­to­na en 2005 y en el Cam­peo­na­to ale­mán de Tu­ris­mos ADAC Pro­car, en­tre otros.

En 2008 reali­zó un test con el Au­di DTM y otro pa­ra la Su­per­lea­gue Fór­mu­la, don­de par­ti­ci­pó co­mo pi­lo­to oficial has­ta 2011. En 2011 reali­zó un test en Paul Ri­card con el equi­po Lo­tus —en­ton­ces Lo­tus Re­nault—, don­de com­ple­tó 300 ki­ló­me­tros al vo­lan­te del R29. Siem­pre con una son­ri­sa en su ros­tro, De Villota tra­ba­ja ac­tual­men­te con la Fun­da­ción Ana Ca­ro­li­na Díez Mahou, que ayu­da a en­fer­mos neu­ro­mus­cu­la­res mi­to­con­dria­les.

Ma­ría de Villota Com­ba Na­cio­na­li­dad Es­pa­ño­la

Edad 33 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.