Sa­lu­da­ble des­de las fi­nan­zas

Perfil (Costa Rica) - - Salud - An­drea Gon­zá­lez M. Shut­ters­tock.com

La fe­li­ci­dad no es si­nó­ni­mo de mu­chos bie­nes o dinero; más bien de­pen­de del ma­ne­jo efi­cien­te de re­cur­sos. Es­ta fue la con­clu­sión a la que lle­gó un es­tu­dio rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad Sout­ham­pton, Reino Uni­do.

El es­tu­dio afir­ma que aque­llas per­so­nas con deu­das en tar­je­tas de cré­di­to, prés­ta­mos o hi­po­te­cas son tres ve­ces más pro­pen­sos a su­frir pro­ble­mas si­co­ló­gi­cos.

Pa­ra la si­có­lo­ga San­dra Aya­les, el en­deu­da­mien­to cau­sa pro­ble­mas de per­so­na­li­dad. Otro fac­tor, ano­ta la ex­per­ta, es la idea de lle­nar va­cíos emo­cio­na­les con bie­nes ma­te­ria­les, por lo que acon­se­ja bus­car un equi­li­brio.

Car­los Mo­ra, vi­ce­mi­nis­tro de Eco­no­mía, re­cal­có que la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción de las fi­nan­zas per­so­na­les y fa­mi­lia­res in­flu­ye ne­ga­ti­va­men­te en la salud men­tal y la re­la­ción de la fa­mi­lia.

“No se tra­ta de sa­ber ma­ne­jar nú­me­ros, si no de rea­li­zar cam­bios en la lis­ta de de­seos, ca­pri­chos y ne­ce­si­da­des, ya que es­tos son ili­mi­ta­dos a di­fe­ren­cia de los in­gre­sos”, ad­vir­tió.

REALI­CE PRESUPUESTOS

Es­ta prác­ti­ca le ayu­da­rá a pla­ni­fi­car y vi­sua­li­zar sus re­cur­sos. Ade­más de evi­tar los gas­tos por im­pul­so. Re­cuer­de que los in­gre­sos son los que lle­van la ba­tu­ta en la ca­pa­ci­dad de con­su­mo. En sus gas­tos in­clu­ya aque­llos que son fi­jos co­mo el pa­go de prés­ta­mos o los servicios pú­bli­cos; los in­vi­si­bles, que co­rres­pon­den a pe­que­ños gas­tos que su­ma­dos re­pre­sen­tan una can­ti­dad men­sual con­si­de­ra­ble en­tre ellos el par­queo, un ca­fé, o un al­muer­zo fue­ra de ca­sa. Or­dé­ne­los se­gún el gra­do de im­por­tan­cia. Di­ví­da­los en ne­ce­si­da­des: lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra vi­vir co­mo la ali­men­ta­ción, la ves­ti­men­ta, el pa­go de servicios; en de­seos que se re­fie­ren a la ca­li­dad de los bie­nes a es­co­ger, por ejem­plo, si eli­ge en­tre un cor­te de car­ne re­gu­lar o uno fino; y ca­pri­chos que son aque­llas co­sas que so­lo pue­de lle­var a ca­bo cuando tie­ne in­gre­sos adi­cio­na­les o aho­rros co­mo ir a la pla­ya o rea­li­zar un via­je al ex­tran­je­ro. Es­ta prác­ti­ca le ayu­da­rá, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, a des­car­tar gas­tos.

Re­vi­se sus há­bi­tos: An­tes de com­prar al­go pre­gún­te­se si lo quie­re o lo ne­ce­si­ta. Cues­tió­ne­se si real­men­te es el me­jor mo­men­to de com­pra. Sim­pli­fi­que y eli­mi­ne ex­ce­sos.

Apren­da a aho­rrar: De­ter­mi­ne un mon­to o un por­cen­ta­je de su in­gre­so pa­ra asig­nar al aho­rro. Lo ideal es que sea ma­yor al 5%, pe­ro no en­tre en crisis si es me­nos, lo real­men­te im­por­tan­te es crear el há­bi­to. Lo ideal es se­pa­rar esa can­ti­dad el mis­mo día que re­ci­be el dinero, si lo de­ja en la cuen­ta es pro­ba­ble que lo ter­mi­ne gas­tan­do.

Cré­di­to: Con­tar con sis­te­mas de tar­je­ta re­sul­ta ser un me­dio de pa­go se­gu­ro y efi­cien­te, siem­pre y cuando pro­cu­re can­ce­lar a tiem­po sus cuen­tas pa­ra evi­tar in­tere­ses. Ten­ga cla­ro que el fi­nan­cia­mien­to a tra­vés de tar­je­ta de cré­di­to pue­de re­sul­tar ca­ro.

Via­jes con equi­li­brio: Si us­ted es de esas per­so­nas que los fi­nes de se­ma­nas apro­ve­cha al má­xi­mo su tiem­po no per­mi­ta que el dinero sea una li­mi­tan­te. Lo úni­co que de­be ha­cer es pla­ni­fi­car a me­diano pla­zo las ac­ti­vi­da­des que le de­man­da­rán más re­cur­sos. Tra­te de ha­cer un ba­lan­ce, por ejem­plo, si pla­nea ir a la pla­ya el pró­xi­mo fin de se­ma­na y no quie­re que­dar­se en ca­sa es­te, apro­ve­che los es­pa­cios gra­tui­tos pa­ra dis­fru­tar, tra­te de lle­var ali­men­tos de su ca­sa y evi­tar ha­cer com­pras de más. Me­tas rea­lis­tas: Se va­le so­ñar, pe­ro man­ten­ga los pies en la tie­rra. Los pla­nes de­ben ser eje­cu­ta­bles y con­cre­tos. Iden­ti­fi­que la ra­zón por la que quie­re aho­rrar. Si desea com­prar un so­fá, pón­ga­le nom­bre y ape­lli­do a ese aho­rro. Otro pun­to im­por­tan­te es te­ner cla­ro el pla­zo y pro­cu­re que sean me­tas re­le­van­tes. In­clu­ya en su lis­ta de prio­ri­da­des la rea­li­za­ción per­so­nal, su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal o me­jo­ra­mien­to de cu­rrí­cu­lum.

No otor­gue fi­nan­zas: Ten­ga pre­sen­te que cuando se con­vier­te en apo­yo fi­nan­cie­ro de una ter­ce­ra per­so­na en una deu­da es­tá en­tre­gan­do sus fi­nan­zas a otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.