Cé­lu­las ma­dre me­jo­ran la vi­da de per­so­nas con au­tis­mo

Perfil (Costa Rica) - - Salud - Mó­ni­ca Mo­ra­les Mar­ce­la Ber­toz­zi

Eder­son Ro­jas Ugar­te es un jo­ven de 17 años que na­ció con la con­di­ción de au­tis­mo, tras­torno ca­rac­te­ri­za­do por im­pe­di­men­tos so­cia­les, di­fi­cul­ta­des en la comunicación y pa­tro­nes de con­duc­ta re­pe­ti­ti­vos.

Al na­cer, a sus padres Wi­lliam y Shir­leny les di­je­ron que no ha­bía tra­ta­mien­to pa­ra la con­di­ción de su hi­jo. La úni­ca al­ter­na­ti­va que le die­ron los mé­di­cos fue pa­cien­cia y fe. Sin em­bar­go, la pa­cien­cia y fe les tra­jo una res­pues­ta más efec­ti­va: el tra­ta­mien­to con cé­lu­las ma­dre.

Des­de ha­ce dos años, Eder­son ha re­ci­bi­do dos trans­plan­tes de es­tás cé­lu­las in­te­li­gen­tes, ca­pa­ces de re­ge­ne­rar va­sos san­guí­neos, co­rre­gir y po­ten­ciar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, me­jo­rar la irri­ga­ción ce­re­bral y for­mar nue­vas neu­ro­nas pa­ra res­ta­ble­cer sip­na­sis o co­ne­xio­nes.

Es­tos trans­plan­tes se rea­li­za­ron de cé­lu­las ma­dre ob­te­ni­das de su pro­pia mé­du­la ósea y de cé­lu­las ma­dre pro­ve­nien­tes de la gra­sa de sus padres; un pro­ce­di­mien­to que ac­tual­men­te se rea­li­za en la Clí­ni­ca Me­diCell, ubi­ca­da en San Ra­món de Ala­jue­la.

Las cé­lu­las se ex­traen en un am­bien­te es­té­ril, du­ran­te un tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio y mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo, con anes­te­sia lo­cal. El mis­mo día se apli­can de ma­ne­ra in­tra­ve­no­sa en el pa­cien­te. Se­gún re­la­ta su ma­dre, en el ca­so de Eder­son, en cues­tión de se­ma­nas co­men­za­ron a no­tar me­jo­ras en el com­por­ta­mien­to.

“Aho­ra res­pon­de a ór­de­nes, no ha­ce be­rrin­ches, sa­lu­da, ha me­jo­ra­do su ca­pa­ci­dad de de­cir qué le gus­ta y qué no, es­co­ge su pro­pia ro­pa y lo que quie­re co­mer, es mu­cho más afec­ti­vo y ca­ri­ño­so”, re­la­ta Shir­leny.

Lo po­si­ti­vo es que en Cos­ta Ri­ca se es­tá rea­li­zan­do ya des­de ha­ce va­rios años una te­ra­pia que ha ge­ne­ra­do re­sul­ta­dos exi­to­sos en ni­ños y jó­ve­nes con es­ta con­di­ción: la te­ra­pia ce­lu­lar

Lo­gran ser mu­cho más so­cia­les, ex­pre­san sus emo­cio­nes, con­si­guen fi­jar la mi­ra­da, aten­der y obe­de­cer ór­de­nes, con­tro­lar su hi­per­ac­ti­vi­dad, en­tre otros be­ne­fi­cios.

con la cual des­pués de tres a cin­co tras­plan­tes, de­pen­dien­do de la edad y con­di­cio­nes clí­ni­cas del pa­cien­te, co­mien­zan a ver­se no­ta­bles me­jo­rías.

El tra­ta­mien­to con cé­lu­las ma­dre pa­ra tra­tar el au­tis­mo y el as­per­ger es más efec­ti­vo cuando se rea­li­za en ni­ños me­no­res de cin­co años. In­clu­so, se­gún la mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en cé­lu­las ma­dre y pe­dia­tra Mi­la­gros Sán­chez, la con­di­ción pue­de re­ver­tir­se por com­ple­to.

Cuando los pa­cien­tes son ma­yo­res de cin­co años y cuan­to más adul­tos, es más com­ple­ja la re­cu­pe­ra­ción, sin em­bar­go se lo­gran me­jo­rías que au­men­tan la ca­li­dad de vi­da de la per­so­na y su nú­cleo fa­mi­liar.

TRAS­TORNO DEL AU­TIS­MO

Un es­tu­dio de In­ter­na­tio­nal Jour­nal of De­ve­lop­men­tal and Edu­ca­tio­nal Psy­cho­logy se­ña­la que en­tre 60 y 70 per­so­nas de ca­da 10.000 po­drían es­tar afec­ta­das por al­gún ni­vel de au­tis­mo.

En cuan­to a se­xo, el úl­ti­mo in­for­me del Cen­tro pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des man­tie­ne que la pre­va­len­cia de tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta se­ña­lan que es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yor en ni­ños que en ni­ñas, pues la pro­por­ción es de tres va­ro­nes por ca­da mu­jer.

Aún no exis­ten es­ta­dís­ti­cas que se re­fie­ran a la in­ci­den­cia de es­ta pa­to­lo­gía en Cos­ta Ri­ca, ade­más, el diagnóstico es com­ple­jo pues el tras­torno es­pec­tro au­tis­ta tie­ne mu­chos ni­ve­les de fun­cio­na­mien­to y di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas que va­rían se­gún cir­cuns­tan­cias y evo­lu­ción de la per­so­na.

No obs­tan­te, exis­ten aso­cia­cio­nes, gru­pos de padres y cen­tros edu­ca­ti­vos que tra­ba­jan con es­ta po­bla­ción, pues afor­tu­na­da­men­te hoy se ha am­plia­do el con­cep­to de es­pec­tro au­tis­ta así co­mo los cri­te­rios de diag­nós­ti­cos y la crea­ción de servicios es­pe­cia­li­za­dos y un me­jor co­no­ci­mien­to.

TRA­TA­MIEN­TO CON Cé­LU­LAS MA­DRE

Exis­ten di­ver­sos ti­pos de cé­lu­las ma­dre, las lla­ma­das he­ma­to­po­yé­ti­cas se ob­tie­nen de la mé­du­la ósea y su fun­ción es re­ge­ne­rar va­sos san­guí­neos; mien­tras que las cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les se ex­traen de la gra­sa y tie­nen la ca­pa­ci­dad de for­man nue­vas neu­ro­nas.

Asi­mis­mo, las cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les tam­bién tie­nen una fun­ción in­mu­no­mo­du­la­do­ras, lo que sig­ni­fi­ca que son ca­pa­ces de co­rre­gir y po­ten­ciar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, una de las cau­sas prin­ci­pa­les de la pa­to­lo­gía au­tis­ta.

Se re­co­mien­da que un pa­cien­te se reali­ce de tres a má­xi­mo cin­co trans­fu­sio­nes; la can­ti­dad de­pen­de de la con­di­ción de ca­da per­so­na, por ello de­ben ser eva­lua­dos por los mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas.

Lo ideal es que el lap­so en­tre una te­ra­pia y la si­guien­te sea en­tre 21 días y mes y me­dio, por lo que se re­co­mien­dan men­sual­men­te, con la fi­na­li­dad de que se re­ge­ne­ren de for­ma con­ti­nua los te­ji­dos le­sio­na­dos.

Ade­más, se de­be com­ple­men­tar con una die­ta es­pe­cial sin tri­go, lác­teos, azú­ca­res o ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Es­te cam­bio en la ali­men­ta­ción es fun­da­men­tal pa­ra ayu­dar a me­jo­rar la con­di­ción de la per­so­na au­tis­ta, ex­pli­ca la doc­to­ra Mar­jo­rie Ma­ria­na Gó­mez, de la clí­ni­ca Me­diCell.

“En la prác­ti­ca dia­ria he­mos po­di­do ver có­mo los pa­cien­tes que an­te­rior­men­te los padres nos ma­ni­fes­ta­ban que se po­nían más hi­per­ac­ti­vos cuando con­su­mían azú­ca­res, glu­ten o ca­feí­na, una vez fi­na­li­za­do el tra­ta­mien­to con cé­lu­las ma­dre, el con­su­mo even­tual de cual­quie­ra de es­tos pro­duc­tos se vuel­ve to­tal­men­te inofen­si­vo pa­ra ellos, lo que ha­ce que la die­ta pue­da ser me­nos es­tric­ta. Es­to es­tá re­la­cio­na­do con los cam­bios a ni­vel in­mu­no­ló­gi­co con los cua­les se be­ne­fi­cia­rá el pa­cien­te con es­te ti­po de tra­ta­mien­to, ya que tam­bién coin­ci­de con que los ni­ños no vuel­ven a pre­sen­tar cua­dros in­fec­cio­sos de nin­gún ti­po”, co­men­tó la doc­to­ra.

De acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, una vez ini­cia­do el tra­ta­mien­to con cé­lu­las ma­dre, los ni­ños con tras­torno au­tis­ta me­jo­ran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y de for­ma pro­gre­si­va su in­ter­ac­ción con el me­dio que les ro­dea, son mu­cho más so­cia­bles, ex­pre­san sus emo­cio­nes, lo­gran fi­jar la mi­ra­da, aten­der y obe­de­cer ór­de­nes y con­tro­lar su hi­per­ac­ti­vi­dad, en­tre otras más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.