Whit­ney Val­ver­de

Éxi­to des­de Lon­dres

Perfil (Costa Rica) - - En Portada - Me­lis­sa Her­nan­dez

Whit­ney so­ña­ba con vi­vir en Pa­rís, cu­na de la mo­da y el es­ti­lo, pe­ro ter­mi­nó en­con­trán­do­se a ella mis­ma co­mo re­fe­ren­te de mo­da y es­ti­lo en un te­rreno cer­cano: In­gla­te­rra. La jo­ven le en­con­tró el gus­to a la mo­da des­de ni­ña, al mis­mo tiem­po que a las le­tras. Por ello es­tu­dió li­te­ra­tu­ra y ar­tes plás­ti­cas en el con­ser­va­to­rio Cas­te­lla.

Al lle­gar a la uni­ver­si­dad, de­ci­dió es­tu­diar in­glés y es­pe­cia­li­zar­se en tra­duc­ción pe­ro al con­cluir sus es­tu­dios, la es­pi­ni­ta de la mo­da se­guía allí. Fue así co­mo cur­só un téc­ni­co en di­se­ño de mo­das que le abrió el pa­no­ra­ma pa­ra ha­blar de tex­tu­ras, ma­te­ria­les y te­ji­dos.

“Me ha­bía ido a vi­vir a Fran­cia, en un in­ter­cam­bio de un año, cuando te­nía 17 años. Mi idea siem­pre ha­bía si­do vol­ver allí. Tras gra­duar­me tra­ba­jé va­rios años en un call cen­ter don­de aho­rra­ba y in­ten­ta­ba gas­tar lo me­nos po­si­ble”, re­la­ta.

Un via­je a Ta­ma­rin­do des­vió su des­tino: co­no­ció a un in­glés, su ac­tual pa­re­ja, y de­ci­dió que el rumbo de sus aho­rros se­ría Lon­dres. Tras un mes co­mo tu­ris­ta, abrió un blog so­bre su vi­da: los lu­ga­res que vi­si­ta­ba, sus atuen­dos, sus gus­tos.

Me­ses des­pués, Whit­ney ce­rró ese pri­mer pro­yec­to y abrió un pro­yec­to si­mi­lar: Whit­ney’s Won­der­land. El nom­bre lo ha­lló jun­to a su no­vio, quien le ayu­da­ba en esos pri­me­ros post a to­mar fo­to­gra­fías.

“En ese en­ton­ces no ha­bía boom de blog­gers, lo cual me ayu­dó. Ha­bían unas cuen­tas in­ter­na­cio­na­les, ya gran­des, es­ta­ble­ci­das. To­ma­ba fo­tos de don­de iba a co­mer, de mis via­jes, mi atuen­dos, des­de ir a un mu­seo has­ta ir a al­mor­zar y lo com­par­tía ahí”, re­me­mo­ra.

Cua­tro años des­pués, la mu­cha­cha me­nu­da y de ojos gran­des ha con­quis­ta­do al pú­bli­co lon­di­nen­se con sus con­se­jos de es­ti­lo y sus re­co­men­da­cio­nes de lu­jo y af­for­da­ble lu­xury –lu­jo ase­qui­ble–. In­clu­so, ob­tu­vo el se­gun­do lu­gar en la ca­te­go­ría de Me­jor Blog de Mo­das del Reino Uni­do en los Pre­mios de la Re­vis­ta Cos­mo­po­li­tan 2015. Allí, la pá­gi­na de Whit­ney su­peró otras 64.000 blogs de to­do el Reino Uni­do y fue de­sig­na­do co­mo “al­ta­men­te re­co­men­da­do”.

Pa­ra Whit­ney, es­tos re­co­no­ci­mien­tos son un ho­nor pa­ra un tra­ba­jo ar­duo que, des­de ha­ce un año, es de tiem­po com­ple­to pe­ro que tan so­lo seis me­ses des­pués de ini­cia­do em­pe­zó a ren­dir fru­tos mo­ne­ta­rios.

Aho­ra, cuen­ta con una asis­ten­te que le ayu­da a leer los mi­les de co­rreos que lle­gan a su ban­de­ja de en­tra­da y, aun­que sue­ña con te­ner un equi­po pro­pio, ella con­ti­núa siendo la prin­ci­pal en­car­ga­da de gran parte del tra­ba­jo y la re­dac­ción, que se rea­li­za en in­glés y es­pa­ñol.

“Al­gu­nos de los blogs son pa­ga­dos, otros no y los es­cri­bo por­que me ins­pi­ran. Al fin y al ca­bo, mi blog nun­ca fue pa­ra ha­cer dinero. Nun­ca em­pe­cé pen­san­do en un ne­go­cio to­do lo que he he­cho por­que de ver­dad me gus­ta y creo que por eso me ha ido tan bien”, ase­gu­ra Val­ver­de.

Otra de las ra­zo­nes a las que Whit­ney atri­bu­ye el éxi­to de su pá­gi­na y otras si­mi­la­res es el pa­pel que cum­plen pa­ra de­mo­cra­ti­zar la mo­da.

“Las blog­gers na­cie­ron, en el ca­so de mo­da, co­mo una re­bel­día a la in­dus­tria que to­das las mo­de­los eran del­ga­das, al­tas gua­pas, con dinero. Co­sas con la que la gen­te no se po­día iden­ti­fi­car. En­ton­ces, los blo­gue­ros eran per­so­nas, co­mo una ami­ga con quien po­dés te­ner al­go en co­mún”, co­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.