Cons­truir pro­yec­tos de vi­da re­quie­re de de­ta­lles

Perfil (Costa Rica) - - Informe Perfil - An­drea Gon­zá­lez Me­sén Ma­ye­la López

En­trar al con­do­mi­nio Mon­te­rán, en Con­cep­ción de Tres Ríos, es al­go así co­mo in­gre­sar a otra di­men­sión. Un am­bien­te com­ple­ta­men­te cá­li­do, se­gu­ro, con áreas ver­des en per­fec­to es­ta­do —in­mu­nes al ve­rano— y ca­sas que ro­zan li­ge­ra­men­te el ca­li­fi­ca­ti­vo de man­sión.

Jus­to aquí se hi­zo reali­dad el pro­yec­to de vi­da de Ana Ce­ci­lia Cas­tro y Ál­va­ro Guar­dia. No se tra­ta de un ma­tri­mo­nio de re­cién ca­sa­dos o prin­ci­pian­tes en con­do­mi­nio, pe­ro sí en el te­ma de cons­truc­ción.

To­mar la de­ci­sión de qué desea­ban rea­li­zar y dón­de fue el pri­mer es­ca­lón pa­ra de­fi­nir có­mo le da­rían for­ma a aquel sue­ño que ha­bían es­pe­ra­do por tan­tos años.

Pa­ra Cas­tro se tra­tó de un pro­ce­so de es­trés de po­co me­nos de año y me­dio, en el que tu­vo que cam­biar su es­ti­lo de vi­da, dar prio­ri­dad a as­pec­tos que no creía tan in­dis­pen­sa­bles y has­ta dar su bra­zo a tor­cer en al­gu­nas de­ci­sio­nes cons­truc­ti­vas.

“Yo que­ría al­go muy clá­si­co, pe­ro con­ver­san­do con el in­ge­nie­ro de la obra nos con­ven­ció de que un pro­yec­to muy es­pe­cí­fi­co se­ría com­ple­jo de ven­der a fu­tu­ro. Por eso, op­ta­mos por un di­se­ño más con­tem­po­rá­neo; ade­más de que va más con el gus­to de Ál­va­ro”, co­men­tó sen­ta­da en la sa­la que re­cién ter­mi­nó de de­co­rar a su gus­to.

Con­cre­tar la edi­fi­ca­ción de una vi­vien­da no es fá­cil. Exis­ten de­ta­lles y trá­mi­tes que us­ted de­be co­no­cer, ade­más de ten­den­cias que le da­rán pis­tas de có­mo po­ner so­bre con­cre­to lo que una vez es­tu­vo en su men­te.

Pre­ci­sa­men­te pa­ra el ar­qui­tec­to Mar­co Gon­zá­lez Ca­lla­do el te­ma de la sin­cro­nía en­tre el pro­pie­ta­rio del pro­yec­to y el in­ge­nie­ro es de los pa­sos que re­quie­re de más de­ta­lle y fle­xi­bi­li­dad. A su cri­te­rio, es tan ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta el gus­to del clien­te co­mo la ex­pe­rien­cia de quien di­ri­gi­rá la obra.

Pa­ra la pa­re­ja de pro­pie­ta­rios, lle­gar a una de­ci­sión fi­nal no fue fá­cil. Tan­to así que el pro­yec­to su­frió cer­ca de un año de atra­so, de­bi­do a un pe­que­ño gran gi­ro en el cam­bio de lo­te y con ello la pér­di­da de la in­ver­sión ya rea­li­za­da. Los pla­nos y pre­vis­tas no eran com­pa­ti­bles con la nue­va pro­pues­ta.

A di­fe­ren­cia de mu­chos años atrás cuando úni­ca­men­te se con­tra­ta­ba un maes­tro de obras y unos cuan­tos peo­nes pa­ra po­ner en pie lo que mar­ca­ban los pla­nos, hoy en día es in­dis­pen­sa­ble el ser­vi­cio de in­ge­nie­ros elec­tro­me­cá­ni­cos, es­truc­tu­ra­les y ar­qui­tec­tos, es­te úl­ti­mo se­rá el en­car­ga­do del pro­yec­to des­de la ela­bo­ra­ción de es­tu­dios pre­li­mi­na­res has­ta la fi­na­li­za­ción de la obra.

“Una vez que los do­cu­men­tos in­gre­san al Co­le­gio Fe­de­ra­do de In­ge­nie­ros y Ar­qui­tec­tos (CFIA) es el ar­qui­tec­to que pre­sen­tó el pro­yec­to el res­pon­sa­ble de la obra has­ta que no se re­gis­tre lo con­tra­rio, es­to in­clu­ye un pe­rio­do de ga­ran­tía de has­ta cin­co años des­pués de ter­mi­na­da la cons­truc­ción”, di­jo Gon­zá­lez.

Ran­dall Bri­ce­ño, pre­si­den­te del Co­mi­té de Vi­vien­da y Desa­rro­llo In­mo­bi­lia­rio de la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de la Cons­truc­ción, con­si­de­ra que la com­ple­ji­dad de una cons­truc­ción de­pen­de­rá de la ca­li­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo con que se eje­cu­te la obra; lo que va di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con los pro­fe­sio­na­les con­tra­ta­dos pa­ra la eje­cu­ción. Da­do que en la ac­tua­li­dad la gen­te dis­po­ne de po­co tiem­po y co­no­ci­mien­to pa­ra con­tro­lar y es­tar a car­go de un pro­yec­to.

Se­gún la ex­pe­rien­cia de Cas­tro,

lue­go de con­se­guir un ar­qui­tec­to y una em­pre­sa de cons­truc­ción de con­fian­za es ne­ce­sa­rio pres­tar mu­cha aten­ción a los sub­con­tra­tos, aque­llos que in­clu­yen los pi­sos, te­chos y co­ci­na, en­tre otros.

“Un año an­tes ya ha­bía­mos can­ce­la­do la co­ci­na y re­sul­ta que se nos atra­só la mu­dan­za por­que la em­pre­sa nos que­dó mal, no la ins­ta­ló a tiem­po. Ca­si to­dos los sub­con­tra­tos nos fa­lla­ron, son irres­pon­sa­bles. Re­co­mien­do in­cluir cláu­su­las que los pe­na­li­cen”, de­cía Cas­tro.

Mien­tras que su pa­re­ja ad­vier­te que una cons­truc­ción nun­ca sal­drá en el pre­cio es­ti­ma­do ini­cial. Siem­pre va a re­que­rir de un por­cen­ta­je adi­cio­nal, más aún si no se to­man en cuen­ta des­de el ini­cio de­ta­lles co­mo el uso de sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos, si­tua­ción que vi­vie­ron en car­ne pro­pia.

OFER­TA

Sa­lir del apar­ta­men­to en el que se en­con­tra­ban era la con­sig­na. Una vi­vien­da ya ter­mi­na­da fue la pri­me­ra al­ter­na­ti­va; sin em­bar­go, nin­gu­na lle­gó a cum­plir con la lis­ta de ne­ce­si­da­des de la pa­re­ja. Un jar­dín am­plio, con se­gu­ri­dad y bien lo­ca­li­za­do era mu­cho pe­dir. Tras va­rios me­ses de bús­que­da de­ci­die­ron ini­ciar la cons­truc­ción en con­do­mi­nio.

Con ello, el pro­yec­to de Ana y Víc­tor se su­mó al re­gis­tro de pla­nes de cons­truc­ción tra­mi­ta­dos an­te el Co­le­gio Fe­de­ra­do de In­ge­nie­ros y Ar­qui­tec­tos (CFIA), que en el 2015 al­can­zó 9,7 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos (m²), que su­peró en 530.000 m² las so­li­ci­tu­des del 2008, has­ta en­ton­ces el año más di­ná­mi­co de la úl­ti­ma dé­ca­da.

Pa­ra el 2016 se es­pe­ra un cre­ci­mien­to de un 4% en el re­gis­tro de me­tros cua­dra­dos de vi­vien­da con res­pec­to a lo ins­cri­to en el 2015, po­co más de cua­tro mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos. La ma­yor can­ti­dad de re­gis­tros de vi­vien­da co­rres­pon­de a obras in­di­vi­dua­les de pri­mer ni­vel.

“En tiem­pos re­cien­tes se ha da­do un in­cre­men­to de la vi­vien­da que se cons­tru­ye ba­jo la fi­gu­ra de con­do­mi­nio y dis­mi­nu­ción de los re­gis­tros de apar­ta­men­to, in­flui­do prin­ci­pal­men­te por la sim­pli­fi­ca­ción de trá­mi­tes que tu­vo el pro­ce­so cons­truc­ti­vo”, anun­ció el Co­le­gio.

Bri­ce­ño afir­ma que la ofer­ta in­mo­bi­lia­ria que exis­te en el mer­ca­do tie­ne el apo­yo del sec­tor fi­nan­cie­ro, lo que in­clu­ye una am­plia ga­ma de ta­sas y pla­zos, así co­mo op­cio­nes en co­lo­nes y dó­la­res. No obs­tan­te, el 40% de la po­bla­ción no tie­ne ac­ce­so a esas con­di­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to, de­bi­do a que per­te­ne­cen a los es­tra­tos de in­gre­sos más ba­jos del país.

Pa­ra el 2015 cons­truir una vi­vien­da de 100 me­tros cua­dra­dos te­nía en pro­me­dio un va­lor de ¢305.000 por me­tro cua­dra­do, in­clui­dos los cos­tos di­rec­tos, re­la­cio­na­dos con ma­te­ria­les, mano de obra y sub­con­tra­tos di­rec­tos; y los in­di­rec­tos, que ha­cen re­fe­ren­cia a per­mi­sos, cos­tos de pro­fe­sio­nal res­pon­sa­ble y se­gu­ros, en­tre es­tos úl­ti­mos se in­clu­ye la ta­sa­ción del CFIA por pla­nos y per­mi­sos que es de un 0,26% del mon­to to­tal de la obra y el de la mu­ni­ci­pa­li­dad que exi­ge un 1% del va­lor to­tal.

Los cos­tos adi­cio­na­les de­pen­de­rán del lu­gar y es­tán­da­res que de­ban cum­plir prin­ci­pal­men­te en con­do­mi­nio. Por ejem­plo, en el ca­so de Mon­te­rán es in­dis­pen­sa­ble el pa­go de un guar­dia de se­gu­ri­dad du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral de los cons­truc­to­res pa­ra evi­tar que se dis­per­sen a otras pro­pie­da­des, o con­tar con sis­te­mas de rie­go de ca­mio­nes pa­ra evi­tar de­jar re­si­duos por las zo­nas co­mu­nes o ca­lles, de lo con­tra­rio po­dría en­fren­tar pe­na­li­za­cio­nes.

El ar­qui­tec­to men­cio­nó que pa­ra po­der ini­ciar un pro­yec­to, el clien­te de­be te­ner en­tre un 10% a un 20% de la in­ver­sión to­tal. Ade­más, afir­ma que en la ma­yo­ría de los ca­sos es el pro­pie­ta­rio el que de­be fi­nan­ciar el pro­ce­so has­ta la eta­pa fí­si­ca de la cons­truc­ción. (Vea re­cua­dro de pro­ce­so cons­truc­ti­vo).

TEN­DEN­CIA Y TEC­NO­LO­GíA

Las tran­si­cio­nes en­tre la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea y la mo­der­na, siem­pre cui­dan­do de­ta­lles co­mo el he­cho de que es­ta­mos en un país tro­pi­cal don­de la ra­dia­ción so­lar pue­de ser fuer­te, y el uso de la tec­no­lo­gía que per­mi­ta el aho­rro de re­cur­sos a lar­go pla­zo, aun­que sig­ni­fi­que una ma­yor in­ver­sión a la ho­ra de cons­truir, son parte de las ten­den­cias cons­truc­ti­vas.

Pre­ci­sa­men­te, la vi­vien­da de Ana y Ál­va­ro es un ejem­plo cla­ro del uso de ele­men­tos no­ve­do­sos, apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio y com­bi­na­ción per­fec­ta con la tec­no­lo­gía.

Es ca­si un pro­yec­to fu­tu­ris­ta. Cuen­ta con la ins­ta­la­ción de pa­ne­les so­la­res que per­mi­ten la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad, ele­men­tos que han lo­gra­do re­du­cir has­ta en un 50% el cos­to del ser­vi­cio eléc­tri­co.

Guar­dia ex­pli­có que el pro­pó­si­to es rea­li­zar las ta­reas que re­quie­ran de elec­tri­ci­dad du­ran­te el día, pa­ra así apro­ve­char la ge­ne­ra­ción de los pa­ne­les.

Gra­cias a la ins­ta­la­ción de un me­di­dor bi­di­rec­cio­nal a par­tir de mar­zo pue­den com­par­tir con la co­mu­ni­dad el so­bran­te de lo pro­du­ci­do, con el fin de que es­te sea com­pra­do por la ad­mi­nis­tra­ción del con­do­mi­nio y re­tri­bui­do mo­ne­ta­ria­men­te.

Pro­cu­rar es­pa­cios más fres­cos sin el uso de ai­res acon­di­cio­na­dos es otra de las ten­den­cias que bus­ca la in­ge­nie­ría. En el ca­so de la ca­sa en Mon­te­rán se con­tó con el tra­ba­jo del ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta Ra­fael Ba­ta­lla, quien pro­pu­so la ge­ne­ra­ción de som­bras con ár­bo­les y ar­bus­tos.

Igual­men­te, la im­ple­men­ta­ción de mu­ros en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos ayu­dó a re­pe­lar por va­rias ho­ras el ca­lor del sol, al igual que la ins­ta­la­ción de ven­ta­nas que re­frac­tan la luz con gas ar­gón, de­bi­do a que tie­ne cá­ma­ras en­tre los vi­drios que de­tie­nen la ra­dia­ción di­rec­ta a lo in­terno.

El agua es otro pun­to de aho­rro. Im­ple­men­tar vál­vu­las de re­cir­cu­la­ción ayu­da a eco­no­mi­zar agua cuando se abre un gri­fo con agua ca­lien­te, ya que el sis­te­ma re­cir­cu­la el agua y la de­ja sa­lir por el as­per­sor has­ta que es­té a la tem­pe­ra­tu­ra desea­da.

“Hay otras for­mas de eco­no­mi-

zar agua, una de ellas es uti­li­zar los re­si­duos de ca­noas y al­ma­ce­nar­los en tan­ques sub­te­rrá­neos y po­der uti­li­zar­los en inodo­ros, la­va­to­rios y rie­go”, co­men­tó el ar­qui­tec­to.

Con la mis­ma fa­ci­li­dad con que se en­vía un men­sa­je de tex­to, así Guar­dia y su fa­mi­lia tie­nen la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar el sis­te­ma de rie­go, ilu­mi­na­ción, se­gu­ri­dad, fuen­tes de agua y so­ni­do de su ca­sa.

“Vea, des­de es­ta apli­ca­ción pue­do con­tro­lar la luz de las dis­tin­tas áreas. Pue­do po­ner fies­ta y se ilu­mi­na to­do, en mo­do re­lax la in­ten­si­dad ba­ja. Lo mis­mo su­ce­de con el so­ni­do. La ca­sa cuen­ta con ca­blea­do in­terno y ser­vi­dor pro­pio que ayu­da a con­tro­lar­la des­de cual­quier parte co­nec­ta­do a Internet”, ex­pli­ca Ál­va­ro mien­tras abre las apli­ca­cio­nes des­de su smartp­ho­ne.

Noe­lia Bo­ni­lla, eje­cu­ti­va de Ar­te en Luz, les ex­pli­có los be­ne­fi­cios de la ilu­mi­na­ción in­te­li­gen­te; en­tre ellos la ca­pa­ci­dad de gra­duar el con­su­mo o lu­men. Por ejem­plo, a las seis de la tar­de se en­cien­den las pri­me­ras lám­pa­ras y des­pués de las nue­ve se ba­ja au­to­má­ti­ca­men­te se­gún el por­cen­ta­je que los pro­pie­ta­rios deseen.

“Sí, es más ca­ro cons­truir una ca­sa con es­tas con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, el por­cen­ta­je no lo sé. Sí se en­ca­re­ce la in­ver­sión ini­cial, pe­ro a lar­go pla­zo se va a re­cu­pe­rar. Si pue­do lle­gar a ven­der la elec­tri­ci­dad a mis ve­ci­nos eso me ayu­da­rá a re­cu­pe­rar la in­ver­sión”, co­men­ta Gon­zá­lez.

Los ex­per­tos con­clu­yen que pe­se a los ba­jos nú­me­ros en con­fian­za del con­su­mi­dor pa­ra ini­ciar pro­yec­tos a lar­go pla­zo, es­te es un buen año pa­ra ha­cer reali­dad su sue­ño. Ten­ga pre­sen­te la reali­dad de su ca­pa­ci­dad de pa­go y lí­mi­tes de su pro­yec­to con res­pec­to a la ofer­ta fi­nan­cie­ra a que ten­ga ac­ce­so.

Vi­vien­das en po­cos me­tros cua­dra­dos:

con­si­de­re di­men­sio­nes y al­tu­ras, pre­fie­ra es­pa­cios abier­tos, que no ten­gan mu­chas di­vi­sio­nes in­ter­nas. Re­co­men­da­ble uti­li­zar ma­te­ria­les con­tem­po­rá­neos.

Pro­cu­re acom­pa­ñar se­ma­nal­men­te a los pro­fe­sio­na­les en­car­ga­dos de la cons­truc­ción de su ca­sa, es­to pa­ra que vi­sua­li­ce en con­cre­to lo que una vez vio en pa­pel y así evi­tar cam­bios de úl­ti­ma ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.