Co­mer en una Ha­ba­na que se trans­for­ma

Perfil (Costa Rica) - - El Lugar -

No se­ría ra­ro que al­gún co­no­ci­do que ha­ya via­ja­do a Cu­ba con an­te­rio­ri­dad le su­gi­rie­ra lle­var en su ma­le­ta pro­duc­tos de uso bá­si­co, co­mo ja­bón o pa­pel hi­gié­ni­co. Tam­po­co, que le ad­vier­ta so­bre la co­mi­da sen­ci­lla y po­co va­ria­da que com­po­ne la die­ta cu­ba­na.

No obs­tan­te, si se sa­be dón­de bus­car, la ex­pe­rien­cia pue­de ser to­do lo con­tra­rio. Más aún en los úl­ti­mos me­ses, cuando la reaper­tu­ra de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos ha cam­bia­do el pa­no­ra­ma de esa na­ción ca­ri­be­ña. Vi­si­tar­la es es­tar en “el lu­gar de los he­chos” en el mo­men­to mis­mo en que se es­cri­be un cam­bio de rumbo en la his­to­ria del país.

Uno de los be­ne­fi­cios de via­jar a Cu­ba es la se­gu­ri­dad. Es un des­tino don­de el tu­ris­ta pue­de ca­mi­nar a cual­quier ho­ra sin te­mer por su se­gu­ri­dad. Pa­ra trans­por­tar­se, la op­ción más bus­ca­da si­guen siendo los ca­rros an­ti­guos que los cu­ba­nos man­tie­nen en buen es­ta­do con su fas­ci­nan­te ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer lo me­jor que pue­den con lo que tie­nen. Ne­go­cie los pre­cios pre­via­men­te, ya que pue­de ob­te­ner via­jes más ba­ra­tos.

Es­te pue­de ser el me­jor mo­men­to pa­ra vi­si­tar Cu­ba: cuando aún man­tie­ne su pe­cu­liar en­can­to pe­ro vi­bra con la es­pe­ran­za por un fu­tu­ro di­fe­ren­te

DE CA­SA A RES­TAU­RAN­TES

Ha­ba­na Vie­ja, Mi­ra­mar y el Ve­da­do son tres mu­ni­ci­pios que pue­den vi­si­tar­se a pie si se es­tá dis­pues­to a ca­mi­nar bas­tan­tes ki­ló­me­tros. Tam­bién, es po­si­ble usar un bi­ci­ta­xi, un me­dio de trans­por­te co­man­da­do por una es­pe­cie de bi­ci­cle­ta, cu­yos con­duc­to­res son tan ca­pa­ces de con­tar his­to­rias de la is­la co­mo de re­co­rrer los más de 8 km que mi­de el Ma­le­cón.

En los tres lu­ga­res, abun­dan pe­que­ños rin­co­nes de va­ria­da gas­tro­no­mía: los pa­la­da­res. Sur­gi­dos en los años 90, al ini­cio te­nían una li­mi­ta­da ofer­ta de pro­duc­tos y de es­pa­cio, de­bi­do a las

di­rec­tri­ces del Go­bierno cu­bano. No fue has­ta el 2010 cuando las re­for­mas eco­nó­mi­cas im­pul­sa­das por Raúl Cas­tro per­mi­tie­ron que se mul­ti­pli­ca­ran esos es­ta­ble­ci­mien­tos. Pa­sa­ron de unas po­cas me­sas en ca­sas de par­ti­cu­la­res a ver­da­de­ros res­tau­ran­tes con múl­ti­ples am­bien­tes, ca­fés con pas­te­le­ría ex­tran­je­ra o pla­ti­llos gour­met.

El tér­mino Pa­la­dar pro­vie­ne de una fic­ti­cia ca­de­na de res­tau­ran­tes que apa­re­ció en la te­le­no­ve­la bra­si­le­ña Va­le To­do, cu­ya trans­mi­sión ocu­rrió en el mis­mo mo­men­to en que se emi­tie­ron los pri­me­ros per­mi­sos pa­ra abrir es­tos lo­ca­les.

En la gran ma­yo­ría de pa­la­da­res se pue­den en­con­trar los pla­tos in­fal­ta­bles de la gas­tro­no­mía cu­ba­na, co­mo en Do­ña Eu­ti­mia, ubi­ca­do en la fa­mo­sa ca­lle Obis­po. El lu­gar, al que re­sul­ta más fá­cil vi­si­tar con re­ser­va­ción pre­via, ofre­ce ma­sas de cer­do, fri­jo­les, ca­ma­ro­nes, ro­pa vie­ja o gar­ban­zos. To­dos pla­tos ase­qui­bles –al me­nos pa­ra la bi­lle­te­ra del tu­ris­ta– y con la par­ti­cu­lar sa­zón cu­ba­na.

A po­cos me­tros se en­cuen­tra Es­to No Es Un Ca­fé, un lo­cal en­tre ga­le­ría de ar­te y res­tau­ran­te que ofre­ce co­mi­da in­ter­na­cio­nal, co­mo cre­pas, en­sa­la­das y ra­ta­toui­lle. Tras re­co­rrer los des­ti­nos in­fal­ta­bles de la ca­pi­tal cu­ba­na, co­mo El Ca­pi­to­lio o El Mu­seo de la Re­vo­lu­ción, in­ter­nar­se en al­gu­nas de las ca­lle­jue­las de Ha­ba­na Vie­ja es la me­jor op­ción pa­ra te­ner con­tac­to con es­ta nue­va reali­dad del país. Ha­blar con los em­plea­dos de los res­tau­ran­tes es otra ex­pe­rien­cia: gran parte son in­ge­nie­ros o mé­di­cos que bus­can un in­gre­so mu­cho más ju­go­so que el que ofre­ce el sa­la­rio del Es­ta­do (que ron­da los $ 20 por mes). Otros son co­ci­ne­ros for­ma­dos en el ex­tran­je­ro que re­gre­san a su país con nue­vas ideas y re­ce­tas.

En El Ve­da­do y Mi­ra­mar, los pe­que­ños ca­fés se in­ter­ca­lan con ba­res y clu­bes noc­tur­nos don­de se pue­de bai­lar mú­si­ca ac­tual o te­ner una ce­na ro­mán­ti­ca. El Ate­lier es un ejem­plo de ello: en lo que an­ta­ño fue­ra la man­sión fa­mi­liar de un se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, se pue­de de­gus­tar co­ne­jo, cor­de­ro o car­pac­cios en me­dio de una be­llí­si­ma de­co­ra­ción ecléc­ti­ca. No exis­ten dos pla­tos o te­ne­do­res igua­les: ca­da ele­men­to de la de­co­ra­ción es una an­ti­güe­dad tan úni­ca co­mo el me­nú de au­tor del lu­gar.

¿Có­mo con­si­guen los due­ños de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos mú­si­ca lan­za­da al mer­ca­do la se­ma­na pa­sa­da en un país don­de el ac­ce­so a Internet es ca­si inexis­ten­te? ¿De dón­de ob­tie­ne un chef cu­bano los in­su­mos pa­ra pre­pa­rar pae­lla? Es po­si­ble que de la fas­ci­nan­te ha­bi­li­dad de sus ha­bi­tan­tes pa­ra ha­cer lo me­jor que pue­den con lo po­co que tie­nen, pe­ro, pa­ra es­tar se­gu­ros, siem­pre pue­de pre­gun­tar­se des­de la me­sa de un Pa­la­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.