“La ma­yo­ría de abu­sos se man­tie­nen en si­len­cio por­que el agre­sor ame­na­za a la víc­ti­ma o a los fa­mi­lia­res. Tam­bién por mie­do a ser juz­ga­da o que no le crean”.

Perfil (Costa Rica) - - Informe Perfil -

Se­gún las es­pe­cia­lis­tas, en una mu­jer adul­ta hay mu­chos sín­to­mas que pue­den ser cau­sa­dos por una abu­so en la in­fan­cia. Po­dría­mos pen­sar que 30, 40 o más años des­pués, ese te­ma que­dó en el pa­sa­do, sin em­bar­go, que es­té en el pa­sa­do no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca que sea un ca­so re­suel­to.

Pue­de pre­sen­tar­se ex­ce­so de pe­so, anore­xia, dis­tor­sión de la ima­gen cor­po­ral, tras­tor­nos de sue­ño, des­con­fian­za, di­fi­cul­tad pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes sociales, pro­ble­mas pa­ra sos­te­ner un em­pleo, por men­cio­nar al­gu­nos sín­to­mas. In­clu­so, las víc­ti­mas se cul­pan por ha­ber na­ci­do con al­gu­na be­lle­za fí­si­ca y pue­de cau­sar­se da­ño con tal de lu­cir me­nos atrac­ti­vas y de­jar de sen­tir­se un ob­je­to de de­seo.

“Aca­dé­mi­ca­men­te, al­gu­nas mu­je­res no se pre­pa­ran por­que pier­den to­tal es­pe­ran­za de la vi­da y no tie­nen pro­pó­si­to, e in­cons­cien­te­men­te se em­pie­zan a sen­tir co­mo ob­je­tos (de pla­cer, agre­sión o fra­ca­so) en lu­gar de sen­tir­se co­mo per­so­nas que pue­den lle­gar a pro­du­cir”, men­cio­na Ara­gón.

Asi­mis­mo, hay una gran afec­ta­ción en el ám­bi­to se­xual: dis­fun­cio­nes se­xua­les, tras­tor­nos en la iden­ti­dad, pro­ble­mas de anor­gas­mia fe­me­ni­na, va­gi­nis­mo, mie­do a las re­la­cio­nes afec­ti­vas, et­cé­te­ra. Es­to ocu­rre por­que se ge­ne­ra­li­za el se­xo con el ac­to de abu­so.

El pri­mer sín­to­ma pa­ra sa­ber que hay un trau­ma sin so­lu­cio­nar es el mie­do: mie­do a la no­che, a un ges­to de otra per­so­na, a un ti­po de ves­ti­men­ta, a un so­ni­do en par­ti­cu­lar. Es­tos pue­den ser dis­pa­ra­do­res in­cons­cien­tes que re­mi­ten al mo­men­to cuan­do se su­frió el abu­so.

Qui­zá una mu­jer con­si­de­ra nor­mal su mie­do a la os­cu­ri­dad, pe­ro cuan­do se tra­ta de un mie­do ex­tre­mo y sin ra­zón apa­ren­te, es me­jor pe­dir la in­ter­ven­ción de un pro­fe­sio­nal y eso im­pli­ca em­pe­zar a ha­blar. Las­ti­mo­sa­men­te, hay gen­te que vi­ve en si­len­cio du­ran­te to­da su vi­da.

¿POR QUé CALLAMOS EL ABU­SO?

En mu­chas oca­sio­nes, el abu­so ocu­rre cuan­do una per­so­na es­tá en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad: es tí­mi­da, es un ni­ño, tie­ne al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad o di­fi­cul­tad pa­ra ex­pre­sar­se.

Lo co­mún es que si una mu­jer su­frió un abu­so en su in­fan­cia lo ocul­te has­ta te­ner la ma­du­rez de ha­blar. Las ni­ñas ca­llan por­que son ame­na­za­das por su abu­sa­dor y creen lo que es­te les di­ce.

El agre­sor tien­de a ejer­cer so­me­ti­mien­to y dis­tor­sio­nar la per­cep­ción de reali­dad de su víc­ti­ma, ha­cién­do­le creer que lo que su­ce­de es na­tu­ral. “Una vez aten­dí un ca­so, don­de el pa­pá le de­cía a su hi­ja que el pe­ne era un gu­sa­ni­to y que no ha­bía na­da de ma­lo en que lo to­ca­ra”, re­cuer­da Sán­chez.

Pa­ra em­peo­rar la si­tua­ción, es co­mún que el vic­ti­ma­rio sea una per­so­na muy cer­ca­na a la fa­mi­lia. “Sue­le ser una ami­go cer­cano, un fa­mi­liar, un tío, un pri­mo o has­ta un her­mano, co­mo se ha vis­to re­cien­te­men­te en las no­ti­cias”, aña­de Ara­gón. Por esa ra­zón, la víc­ti­ma sien­te que si de­nun­cia se po­dría ver ame­na­za­da, ade­más, se sien­te des­leal y du­da de que le lle­guen a creer. To­do es­to las ha­ce ca­llar por años.

Otro fac­tor que mar­ca el si­len­cio es la ver­güen­za y la cul­pa. Cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.