EL ABU­SO EN LA IN­FAN­CIA

Perfil (Costa Rica) - - Informe Perfil -

sien­ta bien con­si­go mis­ma, con su cuer­po, con el pla­cer y la se­xua­li­dad. Si la per­so­na en­ta­bla una re­la­ción, se in­vo­lu­cra a la pa­re­ja pa­ra que se­pa cuál es su fun­ción y có­mo pue­de ayu­dar.

Cuan­do se es­ta­ble­ce una nue­va re­la­ción ro­mán­ti­ca, se re­co­mien­da ha­blar del trau­ma des­de un prin­ci­pio, a los dos o tres me­ses, cuan­do ya la mu­jer sien­ta que pue­de abrir su co­ra­zón. “Hay que va­lo­rar si es una re­la­ción se­ria y que sea una per­so­na en la que se pue­de con­fiar, que ha de­mos­tra­do que tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra di­ge­rir la in­for­ma­ción y que va a guar­dar con­fi­den­cia­li­dad”, re­co­mien­da Ara­gón.

MA­DRES SOBREPROTECTORAS

Si una mu­jer no ha tra­ba­ja­do su trau­ma y se con­vier­te en ma­dre, pue­de lle­gar a so­bre­pro­te­ger a sus hi­jos. “Hay mu­je­res que no les per­mi­ten a sus hi­jos sa­lir y cuan­do los de­jan sa­lir, los pa­san lla­man­do cons­tan­te­men­te, de ma­ne­ra que ni los ni­ños, ni su ma­dre, ni la fa­mi­lia com­ple­ta lle­ga a te­ner una vi­da tran­qui­la”, di­ce Ara­gón.

Al vi­vir en en­cie­rros, los ni­ños se van des­co­nec­tan­do con la so­cie­dad y se pro­du­cen una se­rie de tras­tor­nos adi­cio­na­les en la sa­lud men­tal de to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia.

Cuan­do esos ni­ños se ha­cen adul­tos y se tie­nen que en­fren­tar a la vi­da, el mun­do se los co­me por­que no han ge­ne­ra­do me­ca­nis­mos de de­fen­sa y no sa­ben có­mo li­diar con los pe­li­gros. Eso pue­de ge­ne­rar in­se­gu­ri­dad y ba­ja au­to­es­ti­ma.

Por eso es fun­da­men­tal, que las mu­je­res que fue­ron víc­ti­mas de abu­so tra­ba­jen de la mano de un ex­per­to en su sa­na­ción pa­ra evi­tar que se re­pro­duz­can los te­mo­res ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.