¿QUé ES UNA BAN­DA DE MAR­CHA?

Perfil (Costa Rica) - - Arte Y Cultura - Cris­ti­na Mo­ra Ji­liu­ta Jo­se Díaz

La ma­yo­ría de los jó­ve­nes pre­fie­re su­mer­gir­se en las re­des sociales o de­di­car sus ra­tos li­bres a los vi­deo­jue­gos, pe­ro las in­te­gran­tes de la Ban­da de Con­cier­tos y Ban­da de Mar­cha del Co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra de los De­sam­pa­ra­dos se cen­tran en apren­der a to­car un ins­tru­men­to, mar­char con rit­mo, es­tu­diar par­ti­tu­ras has­ta el ama­ne­cer e idear téc­ni­cas pa­ra sor­pren­der en ca­da pre­sen­ta­ción.

Marco Mu­ñoz, el di­rec­tor de la ban­da, y Da­ma­ris Ara­ya, di­rec­to­ra de es­te co­le­gio de so­lo mu­je­res, en­con­tra­ron diez años atrás el po­ten­cial que tie­ne la mú­si­ca en la edu­ca­ción.

En es­te co­le­gio siem­pre exis­tió una ban­da. Al ini­cio se tra­tó de una agru­pa­ción tra­di­cio­nal, de esas que ve­mos ca­da 15 de se­tiem­bre en los des­fi­les de la in­de­pen­den­cia; con­for­ma­da bá­si­ca­men­te por per­cu­sión y li­ras. Sin em­bar­go, Ara­ya vi­sua­li­zó la po­si­bi­li­dad de ins­tau­rar una ban­da de mar­cha, con un des­plie­gue más am­plio de ins­tru­men­tos de cuer­da, vien­to y per­cu­sión.

Con esa idea en men­te, co­no­ció a Marco en un en­cuen­tro pas­to­ral en De­sam­pa­ra­dos mien­tras es­te to­ca­ba la trom­pe­ta. Así, se con­vir­tie­ron en la du­pla per­fec­ta pa­ra for­mar a sus es­tu­dian­tes en una gran ban­da de mar­cha, co­mo com­ple­men­to a la edu­ca­ción in­te­gral de las chi­cas, atraí­das por la so­no­ri­dad, el bai­le, los ins­tru­men­tos y la fu­sión de rit­mos.

“Siem­pre he creí­do que la mú­si­ca es un an­tí­do­to con­tra las dro­gas, la de­pre­sión, to­da cla­se de mal que pue­da Es una ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ar­tís­ti­ca. Con­sis­te en una ban­da mu­si­cal que se con­for­ma por ins­tru­men­tos de vien­to me­tal, vien­to ma­de­ra y per­cu­sio­nes. Ge­ne­ral­men­te par­ti­ci­pan en des­fi­les, en los cua­les marchan al es­ti­lo mi­li­tar, en­to­nan­do di­fe­ren­tes te­ner una cria­tu­ra. Pen­san­do en eso y mi­ran­do que la mú­si­ca dis­ci­pli­na, que per­mi­te ex­pre­sar lo que no pue­den mu­chas ve­ces con pa­la­bras, vi en la ban­da una gran opor­tu­ni­dad”, ase­gu­ró Ara­ya, quien es par­te de la con­gre­ga­ción de Her­ma­nas Ter­cia­rias Ca­pu­chi­nas de la Sa­gra­da Fa­mi­lia.

SO­NO­RAS VI­DAS

La ban­da ha cam­bia­do la vi­da de mu­chas es­tu­dian­tes. Da­ma­ris ase­gu­ró que, in­clu­so, ha per­mi­ti­do a un par de alum­nas man­te­ner­se ale­ja­das de la idea del sui­ci­dio.

“Una es­tu­dian­te me con­fe­só una vez que no se qui­ta­ba la vi­da gra­cias a la ban­da. Te­nía una si­tua­ción fa­mi­liar muy com­pli­ca­da. Con el ins­tru­men­to, las mu­cha­chas en­cuen­tran paz”, con­tó la her­ma­na.

Ca­da sá­ba­do –y al­gu­nas tar­des en­tre se­ma­na– los vien­tos y la per­cu­sión re­tum­ban en­tre las pa­re­des del co­le­gio des­am­pa­ra­de­ño.

Ana Ma­ría Do­bles, de 16 años, guía a sus com­pa­ñe­ras de la sec­ción de sa­xo­fón, ins­pi­ra­da en su mú­si­ca me­lo­días que pue­den ser pie­zas de cual­quier gé­ne­ro mu­si­cal adap­ta­das a los ins­tru­men­tos de la ban­da. Uti­li­zan uni­for­mes con alu­sión mi­li­tar. Al­gu­nos de los ins­tru­men­tos que las com­po­nen son trom­pe­tas, cla­ri­ne­tes, sa­xo­fo­nes, flau­tas, trom­bo­nes, tu­bas, tam­bo­res, mul­ti­te­no­res, re­do­blan­tes, pla­ti­llos y bom­bos.

Ade­más, por lo ge­ne­ral se acom­pa­ñan de un cuer­po de ani­ma­do­ras, aban­de­ra­das o co­lor guards, que se en­car­gan de las co­reo­gra­fías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.