De­fen­da­mos la co­ci­na ca­se­ra

Sabores - - Portada -

Pa­ra la gen­te de edad más ma­du­ra, co­mo es mi ca­so, el so­lo he­cho de es­cu­char el nom­bre de un pla­ti­llo de nues­tra co­ci­na de an­ta­ño, nos evo­ca mu­chos re­cuer­dos. Lo ima­gi­na­mos en su for­ma, en su sa­bor, en su tex­tu­ra, y al­go muy im­por­tan­te, lo re­la­cio­na­mos con las per­so­nas que en al­gún mo­men­to lo pre­pa­ra­ban con mu­cho ca­ri­ño.

Una frase muy po­pu­lar di­ce que “re­cor­dar es vi­vir”, y es aun ma­yor ex­pe­rien­cia vi­vir­lo me­dian­te la co­mi­da ca­se­ra, esa que tie­ne un sa­bor sin igual, que no se pue­de com­pa­rar con los gran­des man­ja­res; es inigua­la­ble.

Quie­nes afor­tu­na­da­men­te con­vi­vi­mos con per­so­nas que han he­re­da­do las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias de mu­chos años atrás nos po­de­mos dar el gran gus­to, de dis­fru­tar la co­mi­da sin in­gre­dien­tes ni pre­ser­van­tes ar­ti­fi­cia­les, con el sa­bor de la huer­ta de aque­llos pa­tios don­de an­tes po­día­mos ir a bus­car unos que­li­tes de cha­yo­te, unas ho­jas de cu­lan­tro co­yo­te, un ayo­te sa­zón o tierno, unos cha­yo­tes, unos elo­tes bien tier­nos, fru­tas di­ver­sas, el ra­ci­mo de gui­neo y has­ta re­co­ger los hue­vos del día y la le­che al pie de la va­ca. Hoy, en mu­chas pue­blos, se man­tie­nen es­tas cos­tum­bres, las cua­les no las po­de­mos com­pa­rar con pla­ti­llos ser­vi­dos en un fino res­tau­ran­te ni con los ofre­ci­dos en las ca­de­nas de co­mi­da rá­pi­da. ¡Es­ta es otra his­to­ria! Afor­tu­na­da­men­te, en los úl­ti­mos años ve­mos un mo­vi­mien­to de vol­ver a esos años do­ra­dos de la co­ci­na. Mu­chos chefs es­tán apun­tan­do a esa di­rec­ción. Se preo­cu­pan por res­ca­tar esos pro­duc­tos ol­vi­da­dos y de­vol­ver­los a nues­tras me­sas; al­gu­nos, con mo­di­fi­ca­cio­nes o fu­sio­nes mo­der­nas, las cua­les en mu­chos ca­sos son vá­li­das, siem­pre y cuan­do res­pe­ten el ori­gen y el uso de los in­gre­dien­tes.

Aho­ra bien, aun­que esas fu­sio­nes son vá­li­das, no es co­rrec­to des­na­tu­ra­li­zar nues­tra co­ci­na con mé­to­dos y pro­duc­tos aje­nos. Lo im­por­tan­te es ese res­pe­to, que in­clu­ye tam­bién el cui­da­do de nues­tro am­bien­te, pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pue­dan dis­fru­tar esos pla­ti­llos de nues­tras abue­li­tas o de otras per­so­nas de an­ta­ño.

De­fen­da­mos, des­de los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios en que nos mo­ve­mos, la bue­na sa­zón ca­se­ra: es más ri­ca, más sa­lu­da­ble y, ade­más, nos acer­ca a la Cos­ta Ri­ca de ayer. ¡Yo es­toy apun­ta­do des­de ha­ce mu­chos años en es­ta aven­tu­ra cu­li­na­ria; ¡uná­mo­nos to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.