Tu­ris­mo ru­ral con buen sa­bor

Sabores - - Entre Sartenes -

En años re­cien­tes, el tu­ris­mo ru­ral vie­ne to­man­do fuer­za y no so­lo los ti­cos lo vi­ven y lo sa­bo­rean, sino tam­bién mu­chos ex­tran­je­ros que desean co­no­cer la otra Cos­ta Ri­ca, aque­lla ale­ja­da de las ciu­da­des y de las pla­yas.

Un ejem­plo es el ho­tel San­ta Jua­na Lod­ge, es­con­di­do en las mon­ta­ñas de Na­ran­ji­to de Que­pos, can­tón de Agui­rre, co­mu­ni­dad que co­lin­da con la zo­na de Los San­tos, don­de en ver­dad uno se ol­vi­da del mun­do, so­bre to­do cuan­do ve la ex­ten­sa ve­ge­ta­ción y, a lo le­jos, se di­vi­sa el azul del mar si el día es­tá des­pe­ja­do.

Mu­chos son los atrac­ti­vos que cau­ti­van a los tu­ris­tas, en es­pe­cial a los ex­tran­je­ros que vie­nen de las gran­des y con­ta­mi­na­das ciu­da­des de otras la­ti­tu­des. El ai­re que se res­pi­ra es pu­ro, la vis­ta es re­fres­can­te, y se pue­de te­ner un con­tac­to más es­tre­cho con la na­tu­ra­le­za con las ca­ta­ra­tas y las cris­ta­li­nas po­zas que se for­man a lo lar­go del río El Ro­deo, que na­ce ca­si en la mis­ma fin­ca don­de es­tá el ho­tel.

Los vi­si­tan­tes vi­ven una gran ex­pe­rien­cia cuan­do bajan unos cuan­tos me­tros de sus ha­bi­ta­cio­nes y se en­cuen­tran con un tra­pi­che tra­di­cio­nal, mo­vi­do por una yunta de bue­yes. Allí pue­den co­no­cer co­mo la ca­ña pro­du­ci­da en el lu­gar se con­vier­te en ju­go, es­te en dul­ce y has­ta en una re­con­for­tan­te agua­dul­ce que sa­be a pue­blo. San­ta Jua­na se lu­ce ade­más por su rús­ti­co co­me­dor, en el cual se pue­de de­gus­tar la au­ten­ti­ci­dad de la co­ci­na cos­ta­rri­cen­se. Ahí los pla­ti­llos se ela­bo­ran con los pro­duc­tos que ofre­cen los po­bla­do­res: ver­du­ras, car­ne, lác­teos, fri­jo­les, ca­fé, maíz, po­llo, res, cer­do, fru­tas, dul­ce y ve­ge­ta­les.

Ade­más, el ho­tel ofre­ce­rá, en po­co tiem­po, ti­la­pia, que ya tie­ne en re­pro­duc­ción en es­tan­ques pro­pios re­ga­dos por aguas cris­ta­li­nas y pu­ras.

Es muy po­co lo que hay que bus­car fue­ra del en­torno del lu­gar, y el pro­pie­ta­rio Jim Da­ma­les de vez en cuan­do to­ma su vehícu­lo 4X4 pa­ra ad­qui­rir al­gu­nos pro­duc­tos en San Mar­cos de Ta­rra­zú, lu­gar muy cer­cano al ho­tel.

El uso de pro­duc­tos lo­ca­les for­ma par­te de ls po­lí­ti­cas de Green­ti­que Ho­tels, em­pre­sa que de­sa­rro­lla es­te pro­yec­to y que de­fien­de a ca­pa y a es­pa­da los re­cur­sos na­tu­ra­les: tam­bién se cuen­ta con 450 hec­tá­reas de con­ser­va­ción y un re­fu­gio sil­ves­tre pa­ra las la­pas rojas.

En es­ta co­mu­ni­dad, en la que ha­bi­tan al­re­de­dor de 50 per­so­nas, dis­tri­bui­das en unas 9 fa­mi­lias, ca­da una tie­ne muy cla­ra la im­por­tan­cia de pro­te­ger el me­dio am­bien­te y to­das vi­gi­lan con mu­cho ce­lo los re­cur­sos a su al­re­de­dor. Las ca­ta­ra­tas y las po­zas del río El Ro­deo nos re­cuer­dan los años de in­fan­cia, cuan­do nos po­día­mos dar un buen cha­pu­zón.

Pa­ra lle­gar a San Jua­na lo pue­de ha­cer por San Mar­cos de Ta­rra­zú o por Que­pos; es pre­fe­ri­ble ha­cer­lo en un ca­rro de do­ble trac­ción, so­bre to­do en épo­ca llu­vio­sa. En tem­po­ra­da se­ca se pue­de lle­gar sin nin­gún pro­ble­ma en mi­cro­bús. Pa­ra re­ser­va­cio­nes, lla­me al te­lé­fono 2777-0777. En las ha­bi­ta­cio­nes se con­vi­ve, muy de cer­ca, con la ri­ca flo­ra y la fau­na del lu­gar. A po­cos me­tros del ho­tel se en­cuen­tra el tra­pi­che tra­di­cio­nal mo­vi­do a la an­ti­gua usan­za, es de­cir, con bue­yes. Des­pués de co­no­cer el tra­ba­jo en un tra­pi­che, los vi­si­tan­tes dis­fru­tan de una re­con­for­tan­te agua­dul­ce, bien ca­lien­ti­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.