Ya no es 2005

Summa - - The Economist -

Al igual que en el mun­do fue­ra de lí­nea, los le­gis­la­do­res de­ben en­con­trar un equi­li­brio en­tre la se­gu­ri­dad y la li­ber­tad. Es­pe­cial­men­te des­pués de ata­ques, cuan­do los go­bier­nos quie­ren ser vis­tos ac­tuan­do, pue­den es­tar ten­ta­dos a im­po­ner prohi­bi­cio­nes ge­ne­ra­les en los dis­cur­sos. Sin em­bar­go, más bien de­be­rían bus­car fi­gu­rar por ser trans­pa­ren­tes y pun­tua­les so­bre lo que es ile­gal, lo cual tam­bién ayu­da­rá a las pla­ta­for­mas a li­diar con las pu­bli­ca­cio­nes de ma­ne­ra rá­pi­da y con­sis­ten­te. In­clu­so en­ton­ces, el um­bral en­tre la li­ber­tad de ex­pre­sión y la in­ci­ta­ción se­rá di­fí­cil de de­fi­nir. El ob­je­ti­vo de­be­rá ser tra­du­cir nor­mas le­ga­les que apli­can fue­ra de lí­nea al do­mi­nio ci­ber­né­ti­co.

An­tes de que los le­gis­la­do­res se pre­ci­pi­ten, tam­bién ne­ce­si­tan pen­sar en las con­se­cuen­cias no desea­das. Si las em­pre­sas de In­ter­net se ven ame­na­za­das con mul­tas, pue­den sim­ple­men­te eli­mi­nar to­dos los con­te­ni­dos mar­ca­dos, por si aca­so. Re­gu­la­cio­nes que re­quie­ran de cuan­tio­so per­so­nal pa­ra des­ha­cer­se de las pu­bli­ca­cio­nes ofen­si­vas da­ña­rán más a las com­pa­ñías emer­gen­tes, que no po­drán cos­tear­lo. Las le­yes que obli­gan a te­ner "puer­tas tra­se­ras" crip­to­grá­fi­cas en las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría po­pu­la­res de­bi­li­ta­rían la se­gu­ri­dad de los usua­rios inocen­tes. Los mal­he­cho­res se cam­bia­rían a al­ter­na­ti­vas no re­gu­la­das en paí­ses que pro­ba­ble­men­te no ayu­da­rían a los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les. Por lo tan­to, se­ría más di­fí­cil de de­tec­tar pa­ra los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.