25 años de éxi­to en la bol­sa

BLA­DEX, GRAN ALIA­DO DEL CO­MER­CIO EX­TE­RIOR Y EL DESA­RRO­LLO DE LA RE­GIÓN, SE MAN­TIE­NE A LA VAN­GUAR­DIA Y OFRE­CE A SUS AC­CIO­NIS­TAS UN MO­DE­LO DE NE­GO­CIOS QUE PRO­VEE EX­PO­SI­CIÓN DIVERSIFICADA.

Summa - - Créditos - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

Bla­dex, gran alia­do del co­mer­cio ex­te­rior, se man­tie­ne a la van­guar­dia.

En 1992, El Ban­co La­ti­noa­me­ri­cano de Co­mer­cio Ex­te­rior (Bla­dex) hi­zo his­to­ria, al con­ver­tir­se en el pri­mer ban­co de Amé­ri­ca La­ti­na en re­gis­trar­se an­te la Se­cu­ri­ties and Ex­chan­ge Co­mi­sion (SEC) de Es­ta­dos Uni­dos e ins­cri­bir sus ac­cio­nes co­mu­nes en la Bol­sa de Nue­va York, el mer­ca­do de ca­pi­ta­les más gran­de e im­por­tan­te del mun­do.

Ru­bens V. Ama­ral, su pre­si­den­te eje­cu­ti­vo, con­ver­sa con Re­vis­ta Sum­ma so­bre lo que ha sig­ni­fi­ca­do esa ha­za­ña en la tra­yec­to­ria de la ins­ti­tu­ción y su fu­tu­ro.

¿Por qué de­ci­die­ron sa­lir a la bol­sa de Nue­va York?

Des­pués de ex­pe­ri­men­tar un fuer­te desa­rro­llo en la dé­ca­da de los 80, Bla­dex ne­ce­si­ta­ba más ca­pi­tal pa­ra avan­zar en sus ne­go­cios y los ac­cio­nis­tas fun­da­do­res de­ci­die­ron que la me­jor for­ma de con­se­guir­lo se­ría a tra­vés de una oferta pú­bli­ca en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos. Ese pa­so le per­mi­tió ac­ce­so per­ma­nen­te a un mer­ca­do con abun­dan­tes re­cur­sos pa­ra im­pul­sar su cre­ci­mien­to, apo­yar a com­pa­ñías con un mo­de­lo exi­to­so de ne­go­cios y ofre­cer re­tor­nos atrac­ti­vos pa­ra sus ac­cio­nis­tas, con­fir­man­do su ca­rác­ter re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal.

A la vez, sig­ni­fi­có un re­co­no­ci­mien­to a la ca­li­dad de ges­tión de la ins­ti­tu­ción y la for­ta­le­za de su mo­de­lo de ne­go­cios, que des­de en­ton­ces adop­tó es­tán­da­res de cla­se mun­dial de go­bierno cor­po­ra­ti­vo, exi­gi­dos a to­dos los emi­so­res lo­ca­les o ex­tran­je­ros que co­ti­zan en Nue­va York.

Ini­cial­men­te, se co­lo­ca­ron 4 mi­llo­nes de ac­cio­nes, a un pre­cio ini­cial de US$22. (Hoy, hay 39 mi­llo­nes de ac­cio­nes en cir­cu­la­ción y se co­ti­zan en US$27, en pro­me­dio, al 31 de mar­zo).

¿Cuá­les son, des­de su pun­to de vis­ta, los as­pec­tos que pon­de­ra un in­ver­sio­nis­ta pa­ra in­ver­tir en ac­cio­nes de Bla­dex?

Por la na­tu­ra­le­za de sus ne­go­cios, vol­ca­dos a fi­nan­ciar el co­mer­cio ex­te­rior, Bla­dex es­tá ex­pues­to a los ries­gos de ci­clos eco­nó- mi­cos re­gio­na­les y glo­ba­les, lo que pue­de im­pac­tar su ni­vel de desem­pe­ño en tér­mi­nos de ge­ne­ra­ción de nue­vos ne­go­cios y ren­ta­bi­li­dad. Vis­to des­de esa pers­pec­ti­va,

mi vi­sión es que el pre­cio de la ac­ción ha reflejado la for­ta­le­za y la sos­te­ni­bi­li­dad de los re­tor­nos ofre­ci­dos a nues­tros ac­cio­nis­tas en los di­fe­ren­tes mo­men­tos, des­de la oferta ini­cial de ac­cio­nes en Nue­va York. Cual­quier in­ver­sio­nis­ta es­tá siem­pre preo­cu­pa­do por la sos­te­ni­bi­li­dad de los ne­go­cios, una ges­tión den­tro de es­tán­da­res éti­cos y re­sul­ta­dos cre­cien­tes. En Bla­dex, más allá de esos pun­tos, mi­ran a una ins­ti­tu­ción com­pro­me­ti­da con La­ti­noa­mé­ri­ca –un mer­ca­do emer­gen­te– que ofre­ce un car­te­ra muy equi­li­bra­do –sin pre­sen­tar con­cen­tra­cio­nes por paí­ses o in­dus­trias– y la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en una ins­ti­tu­ción ver­da­de­ra­men­te la­ti­noa­me­ri­ca­na. Por otro la­do, Bla­dex siem­pre ha si­do un ban­co muy preo­cu­pa­do por com­par­tir los re­sul­ta­dos con sus ac­cio­nis­tas, con un pa­go de di­vi­den­dos muy atrac­ti­vo.

¿Qué ha­ce a Bla­dex un ban­co di­fe­ren­te?

Nos di­fe­ren­cia­mos por nues­tro co­no­ci­mien­to de la re­gión, la ca­pa­ci­dad de asu­mir ries­go en los paí­ses y ac­ce­so a fon­deo con pre­cios com­pe­ti­ti­vos, así co­mo por

la ca­pa­ci­dad de en­ten­der los desafíos de nues­tros clien­tes y pre­sen­tar so­lu­cio­nes de ex­ce­len­cia que agre­guen va­lor a sus es­tra­te­gias de cre­ci­mien­to y ex­pan­sión a nue­vos mer­ca­dos y les per­mi­tan me­jo­rar sus con­di­cio­nes de com­pra y ven­ta (re­la­cio­nes con pro­vee­do­res y com­pra­do­res) a lo lar­go de la ca­de­na de va­lor.

¿Cuál es su vi­sión de fu­tu­ro?

Pre­ten­de­mos con­ver­tir a Bla­dex en un ban­co lí­der en lo que res­pe­ta al co­mer­cio ex­te­rior e in­te­gra­ción re­gio­nal. Te­ne­mos que es­tar aten­tos a las de­man­das de nues­tros clien­tes, in­ver­tir en nues­tro ta­len­to, en­ten­der muy bien có­mo es­tá cam­bian­do el en­torno de los ne­go­cios (lo­cal, re­gio­nal y glo­bal) y, no me­nos im­por­tan­te, los im­pac­tos de la dis­rup­ción de una eco­no­mía ca­da vez más di­gi­ta­li­za­da, que bus­ca eli­mi­nar la in­ter­me­dia­ción en sus di­fe­ren­tes ni­ve­les. No ten­go du­da de que si­guien­do con esa de­ter­mi­na­ción y com­pro­mi­so va­mos es­tar en una po­si­ción de van­guar­dia, co­mo en 1992, cuan­do fui­mos la pri­me­ra ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra en lis­tar ac­cio­nes en la Bol­sa de Nue­va York y lo­grar el gra­do de in­ver­sión.

Bla­dex cum­ple 25 años de co­ti­zar en la Bol­sa de Va­lo­res de Nue­va York.

Ru­bens V. Ama­ral Jr., pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Bla­dex.

Eje­cu­ti­vos de Bla­dex y del NYSE du­ran­te la pri­me­ra emi­sión de ac­cio­nes, en 1992.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.