Je­fe: ¡Sea va­lien­te, asu­ma sus erro­res!

SER SIN­CE­RO, TE­NER UNA CO­MU­NI­CA­CIÓN DI­REC­TA Y PE­DIR AYU­DA SON TRES PA­SOS VI­TA­LES PA­RA TRA­BA­JAR CON UN JE­FE QUE NO ACEP­TA SUS EQUI­VO­CA­CIO­NES.

Summa - - Créditos - POR Ca­ro­li­na Ba­rran­tes @Ca­ro_Sum­ma

Ser sin­ce­ro, te­ner una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta y pe­dir ayu­da son tres pa­sos vi­ta­les pa­ra tra­ba­jar con un je­fe que no acep­ta sus equi­vo­ca­cio­nes.

¿Le ha pa­sa­do que lle­ga a la ofi­ci­na con la idea de te­ner un día tran­qui­lo, con­cen­tra­do en sus la­bo­res y que de pron­to es­cu­cha a su je­fe mal­hu­mo­ra­do por­que al­go sa­lió mal y an­da se­ña­lan­do cul­pa­bles, re­cri­mi­nan­do a to­do el equi­po de tra­ba­jo, me­nos a sí mis­mo? No se ex­tra­ñe, la­men­ta­ble­men­te, es un ca­so usual.

Mu­chos je­fes es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con fra­ses co­mo “Re­co­no­cer los erro­res es de va­lien­tes” y “El úni­co hom­bre que no se equi­vo­ca es el que nun­ca ha­ce na­da”, pe­ro tal pa­re­ce que las ol­vi­dan cuan­do se tra­ta de ha­cer fren­te a sus pro­pias equi­vo­ca­cio­nes. Ello ge­ne­ra mu­chos con­flic­tos a ni­vel in­terno en las com­pa­ñías. ¿Có­mo se de­be li­diar con un je­fe así? To­do se ba­sa en te­ner una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta, ser sin­ce­ro y pe­dir ayu­da adi­cio­nal cuan­do no se ob­tie­ne una res­pues­ta po­si­ti­va de la je­fa­tu­ra. “Ge­ne­ral­men­te, el pro­ble­ma de la gen­te or­gu­llo­sa es pa­ra sí mis­ma. Siem­pre va a te­ner que li­diar con los mis­mos pro­ble­mas con los de­más, una y otra vez, por el sim­ple he­cho de su in­cons­cien­cia so­bre el da­ño que cau­sa al no re­co­no­cer si se equi­vo­ca en al­gún as­pec­to. Lo me­jor es no to­mar per­so­nal­men­te la fal­ta de hu­mil­dad de los de­más, ya que son ellos quie­nes pier­den la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar to­dos los días”, acon­se­ja Lau­ra Cen­teno, country ma­na­ger de Peo­ple Wor­king Corp.

Ana Ga­brie­la Cha­ve­rri, ge­ren­te de país de Man­po­we­rG­roup Cos­ta Ri­ca, di­ce que “si se de­jan pa­sar las si­tua­cio­nes, es pro­ba­ble que el pro­ble­ma se ha­ga ca­da vez más gran­de, has­ta lle­gar a un mo­men­to en que ex­plo­ta. Lo re­co­men­da­ble es ha­cer ver a su je­fe que es­tá en un error, siem­pre guar­dan­do la ob­je­ti­vi­dad de la si­tua­ción y tra­tan­do de man­te­ner el con­trol emo­cio­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.