Los dos la­dos de la mo­ne­da de la do­la­ri­za­ción

Summa - - Economía -

Be­ne­fi­cios

Re­duc­ción de la in­cer­ti­dum­bre ma­cro­eco­nó­mi­ca de los paí­ses de­bi­do a una ta­sa de in­fla­ción po­si­ble­men­te me­nor.

Tien­de a re­du­cir las ta­sas de in­te­rés al eli­mi­nar el ries­go aso­cia­do a una va­ria­ción en el ti­po de cam­bio. Si bien el efec­to se pre­sen­ta, el ries­go país no so­lo de­pen­de de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, sino del con­jun­to de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, prin­ci­pal­men­te la fis­cal.

Re­tos

Se­lec­cio­nar apro­pia­da­men­te el ti­po de cam­bio pa­ra con­ver­tir la mo­ne­da na­cio­nal en dó­la­res.

Pér­di­da del ins­tru­men­to mo­ne­ta­rio y cam­bia­rio pa­ra en­fren­tar cho­ques ex­ter­nos. Al no dis­po­ner de la po­lí­ti­ca cam­bia­ria ni mo­ne­ta­ria se de­be de­pen­der más de los otros ins­tru­men­tos co­mo los re­fe­ren­tes al mer­ca­do la­bo­ral.

Si un país do­la­ri­za­do en­fren­ta un cho­que ex­terno que re­quie­ra una de­pre­cia­ción real pa­ra ajus­tar­se, su op­ción de ajus­te pa­sa por una re­duc­ción de su ni­vel de pre­cios, lo cual im­pli­ca, ge­ne­ral­men­te, una re­duc­ción de los sa­la­rios no­mi­na­les; al­can­zar­la nor­mal­men­te, to­ma mu­cho tiem­po. Si no es­tu­vie­ra do­la­ri­za­do, el ajus­te lo pue­de lo­grar en un pla­zo más cor­to, por la vía de una de­pre­cia­ción cam­bia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.