EL PA­RAÍ­SO DE LAS AVES EN HON­DU­RAS

Des­de ha­ce 16 años, Ma­caw Moun­tain Bird Park and Na­tu­ral Re­ser­ve pro­mue­ve la edu­ca­ción, con­ser­va­ción y pro­tec­ción de aves, en el Oc­ci­den­te de Hon­du­ras.

Summa - - Imagen Ejecutiva - POR Zuha Ka­fa­ti FO­TOS Hn_Na­tu­re Pb­ho­to­graphy y C4 Vi­sual Co­pan Rui­nas.

En la dé­ca­da de 1980, en las Is­las de la Bahía, la es­ta­dou­ni­den­se Mandy Wag­ner, ini­cia un pro­yec­to in­no­va­dor pa­ra cui­dar a un po­co más de 30 aves: Roa­tán Bird Park. En la dé­ca­da de 1990, le­ga su la­bor al tam­bién es­ta­dou­ni­den­se Lloyd Da­vid­son, re­pon­sa­ble de ha­cer cre­cer en el país la co­lec­ción de gua­ca­ma­yas rojo es­car­la­ta y di­fe­ren­tes es­pe­cies en Co­pán Rui­nas –la ciu­dad del Mun­do Ma­ya de Hon­du­ras–, don­de el tu­ris­mo se ha in­te­gra­do con la na­tu­ra­le­za, de ma­ne­ra sor­pren­den­te.

Vi­si­tar es­te par­que den­tro de un eco­sis­te­ma bien pre­ser­va­do es amor a pri­me­ra vis­ta y una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. El com­por­ta­mien­to pa­cí­fi­co de las aves

se­du­ce, al igual que sus co­lo­res im­pre­sio­nan­tes. Se po­san en su cabeza, hom­bros o bra­zos, lis­tas pa­ra una fo­to­gra­fía.

Es­ta re­ser­va es un au­tén­ti­co san­tua­rio na­tu­ral, ro­dea­do de ár­bo­les cen­te­na­rios y ador­na­do con las re­fres­can­tes aguas de la que­bra­da Ca­ka­gua­ta­les, que per­mi­te des­co­nec­tar­se por com­ple­to de la ru­ti­na. En una ca­mi­na­ta guia­da es po­si­ble su­mer­gir­se en sus en­tra­ñas y apren­der so­bre más de 26 es­pe­cies de ani­ma­les ver­te­bra­dos en­tre lo­ros, gua­ca­ma­yas, tu­ca­nes, búhos, urra­cas, oro­pén­do­las, ar­di­llas, rep­ti­les e in­sec­tos, que son vis­tos fá­cil­men­te en los sen­de­ros.

Se di­ce que en la an­ti­güe­dad el re­cin­to fue ha­bi­ta­do por los Ma­yas. La mon­ta­ña que se di­vi­sa en la par­te su­pe­rior del sen­de­ro na­tu­ral fue nom­bra­da por ellos co­mo Mon­ta­ña Gua­ca­ma­ya y es co­no­ci­da lo­cal­men­te co­mo Ce­rro Co­lo­ra­do. Otro da­to in­tere­san­te es que la Es­te­la B den­tro del Par­que Ar­queo­ló­gi­co con­tie­ne je­ro­glí­fi­cos Mo­witz, que tie­nen el mis­mo sig­ni­fi­ca­do.

La ma­yor par­te de los ani­ma­les de la re­ser­va han si­do do­na­dos; otros son lle­va­dos por per­so­nas de bue­na vo­lun­tad que los en­cuen­tran he­ri­dos o acu­den al cen­tro pa­ra que les brin­den los cui­da­dos ne­ce­sa­rios. El lu­gar se man­tie­ne con con­tri­bu­cio­nes pri­va­das y el pa­go que los tu­ris­tas de to­do el mun­do ha­cen a su lle­ga­da –hay ta­ri­fas es­pe­cia­les pa­ra na­cio­na­les–.

Ex­tran­je­ros de dis­tin­tas par­tes del mun­do vi­si­tan con­ti­nua­men­te es­te re­fu­gio na­tu­ral, prin­ci­pal­men­te de Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do y has­ta de Su­dá­fri­ca, atraí­dos tan­to por la ri­que­za ar­qui­tec­tóc­ni­ca de Co­pán Rui­nas co­mo por la se­gu­ri­dad de la ciu­dad y la ama­bi­li­dad de su gen­te.

2017: AÑO DE EVO­LU­CIÓN

En pa­la­bras de Mr. Lloyd Da­vid­son, 2017 se­rá un año de im­por­tan­tes avan­ces. "He­mos evo­lu­cio­na­do en cuan­to al cui­da­do de los pá­ja­ros, mu­chos de los cua­les sir­ven pa­ra edu­car a nues­tros vi­si­tan­tes y, des­de el 2011, he­mos li­be­ra­do 40 gua­ca­ma­yas ro­jas, en el mar­co del pro­gra­ma de li­be­ra­ción de aves del Par­que Ar­queo­ló­gi­co de Co­pán, que cuen­ta con el apo­yo téc­ni­co de la Fun­da­ción Mun­dial de Lo­ros (World Pa­rrot Trust), el Ins­ti­tu­to de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria, el Ins­ti­tu­to de Con­ser­va­ción Fo­res­tal y la Aso­cia­ción Co­pán. La co­mu­ni­dad ha si­do muy re­cep­ti­va y el pro­gra­ma se se­gui­rá for­ta­le­cien­do, con el in­vo­lu­cra­mien­to de es­cue­las y co­le­gios de la lo­ca­li­dad", co­men­ta. Pro­duc­to de ese es­fuer­zo, esa es­pe­cie vue­la con li­ber­tad so­bre las rui­nas ma­yas, re­to­man­do su pa­pel sa­gra­do en la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción y ma­yor pro­ta­go­nis­mo co­mo el Ave Na­cio­nal de Hon­du­ras.

La li­be­ra­ción de gua­ca­ma­yas se lle­va a ca­bo en bos­ques na­cio­na­les pro­te­gi­dos, no en va­lles po­bla­dos, ba­jo un nue­vo mo­de­lo de eco­tu­ris­mo que pue­de ser re­pli­ca­do en otros paí­ses del mun­do. Es­te año se van a li­be­rar más gru­pos de esas aves al­re­de­dor de Co­pán pe­ro fue­ra de las rui­nas, en un área le­gal­men­te de­sig­na­da de 870 ki­ló­me­tros cua­dra­dos lla­ma­da El Va­lle Sa­gra­do de la Gua­ca­ma­ya Ro­ja. Allí no so­lo se pro­te­ge­rán las gua­ca­ma­yas sino que se trans­for­ma­rán en un sím­bo­lo pa­ra pro­mo­ver una se­rie de pro­yec­tos de con­ser­va­ción, orien­ta­dos a la re­fo­res­ta­ción, la pro­tec­ción de las fuen­tes de agua y el con­trol de la que­ma.

El Par­que Ar­queo­ló­gi­co de Co­pán Rui­nas es el se­gun­do lu­gar en Hon­du­ras pa­ra el avis­ta­mien­to de aves. La zo­na geo­grá­fi­ca en que se ubi­ca, su flo­ra y fau­na lo con­vier­ten en un há­bi­tat ideal.

Una Gua­ra ama­ri­lla po­sa so­bre el an­te­bra­zo de un turista, en su vis­ta al par­que de aves de Co­pán Rui­nas.

Un res­tau­ran­te y mi­ra­dor na­tu­ral es­tán a dis­po­si­ción de los tu­ris­tas. El so­ni­do de la que­bra­da Ca­ka­gua­ta­les ha­ce una sin­fo­nía per­fec­ta con el mur­mu­llo de las aves del par­que. El tu­cán es uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos.

Mr. Lloyd Da­vid­son con­tem­pla una de las es­pe­cies en ex­tin­ción y aho­ra a sal­vo en Ma­caw Park.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.