¿Por qué el im­pul­so de la IA en China es preo­cu­pan­te?

LAS COR­PO­RA­CIO­NES CON­TRO­LA­DAS POR EL ES­TA­DO ES­TÁN DESA­RRO­LLAN­DO UNA PO­DE­RO­SA IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL

Summa - - Contenido - POR The Economist

Las cor­po­ra­cio­nes con­tro­la­das por el es­ta­do es­tán desa­rro­llan­do una po­de­ro­sa in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Ima­gí­ne­se el en­torno per­fec­to pa­ra el desa­rro­llo de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA). Los in­gre­dien­tes in­clui­rían rau­da­les de po­der de pro­ce­sa­mien­to, cuan­tio­sos in­for­má­ti­cos, una afluen­cia de ca­pi­tal y abun­dan­tes da­tos pa­ra en­se­ñar­le a las má­qui­nas a re­co­no­cer y res­pon­der a pa­tro­nes. Di­cho con­tex­to po­dría pa­re­cer una acer­ta­da des­crip­ción de Es­ta­dos Uni­dos, el actual lí­der en el cam­po, pe­ro en al­gu­nos as­pec­tos, es­te es­ce­na­rio es aún más pun­tual en China.

Rá­pi­da­men­te, el país es­tá acre­cen­tan­do su ca­pa­ci­dad de compu­tación en la nu­be. Los aca­dé­mi­cos chi­nos su­pe­ran a sus con­tra­par­tes es­ta­dou­ni­den­ses no so­lo en el vo­lu­men de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre IA, sino en ca­li­dad. Las so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes re­la­cio­na­das con IA en China por po­co se han tri­pli­ca­do en­tre 2010 y 2014, en com­pa­ra­ción con los cin­co años an­te­rio­res. Las em­pre­sas emer­gen­tes chi­nas es­tán atra­yen­do miles de mi­llo­nes en ca­pi­tal de ries­go. Más que en cual­quier otro país, China su­pera los 700 mi­llo­nes de usua­rios de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, quie­nes con­su­men ser­vi­cios di­gi­ta­les, uti­li­zan asis­ten­tes de voz, pa­gan por ob­je­tos/ ser­vi­cios con tan so­lo un mo­vi­mien­to de sus te­lé­fo­nos y, al mis­mo tiem­po, ge­ne­ran gran­des can­ti­da­des de da­tos. Eso les pro­por­cio­na a las fir­mas lo­ca­les co­mo Ali­ba­ba, Bai­du y Ten­cent, la opor­tu­ni­dad de crear los me­jo­res sis­te­mas de IA pa­ra to­do, des­de el re­co­no­ci­mien­to fa­cial has­ta los bots de men­sa­je­ría. El go­bierno en Bei­jing es­tá con­ven­ci­do de es­te po­ten­cial, tan­to así que el 20 de ju­lio ideó una es­tra­te­gia de desa­rro­llo di­se­ña­da pa­ra con­ver­tir a Chi­naen el lí­der mun­dial de la IA en el 2030.

Un boom de IA, en el lu­gar más po­bla­do del mun­do, brin­da una enor­me pro­me­sa. Nin­gún otro país po­dría ge­ne­rar tan­to vo­lu­men de da­tos pa­ra per­mi­tir a las má­qui­nas apren­der, por ejem­plo, cier­tos pa­tro­nes in­di­ca­ti­vos de en­fer­me­da­des ra­ras. Pa­ra­le­lo a es­te avan­ce, las nue­vas tec­no­lo­gías tam­bién ten­drán que desa­rro­llar­se más rá­pi­da­men­te. Los ser­vi­cios de re­co­no­ci­mien­to de voz en China son más po­pu­la­res que en Oc­ci­den­te, de­bi­do a que es com­pli­ca­do es­cri­bir ca­rac­te­res chi­nos. Por esa ra­zón, de­be­rán per­fec­cio­nar­se más ace­le­ra­da­men­te. Los

UN BOOM DE LA IA EN EL LU­GAR MÁS PO­BLA­DO DEL MUN­DO, BRIN­DA UNA ENOR­ME

PRO­ME­SA.

sis­te­mas pa­ra sin­cro­ni­zar los se­má­fo­ros de for­ma au­to­má­ti­ca, en res­pues­ta a las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de las ca­rre­te­ras, ya es­tán en prue­ba. Se­gún el McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te, em­pre­sa con­sul­to­ra, la au­to­ma­ti­za­ción pro­mo­vi­da por la IA po­dría im­pul­sar el cre­ci­mien­to del PIB de China en más de un pun­to por­cen­tual anual. No obs­tan­te, los pla­nes en IA del país tam­bién son in­quie­tan­tes. Una preo­cu­pa­ción es que los be­ne­fi­cios de los avan­ces chi­nos se­rán si­len­cia­dos por el pro­tec­cio­nis­mo de los da­tos. Una ley de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca que en­tró en vi­gor en ju­nio exi­ge que las em­pre­sas ex­tran­je­ras al­ma­ce­nen la in­for­ma­ción que re­co­pi­lan de clien­tes chi­nos den­tro de las fron­te­ras del país y no pue­den uti­li­zar da­tos chi­nos pa­ra ofre­cer ser­vi­cios a ter­ce­ros. No es di­fí­cil ima­gi­nar­se las mis­mas res­tric­cio­nes pa­ra las em­pre­sas chi­nas. Lo com­ple­jo es que si los da­tos no pue­den ser agru­pa­dos, los al­go­rit­mos que operan los au­to­mó­vi­les au­tó­no­mos y otros pro­duc­tos, por ci­tar ejem­plos, po­drían no ser tan efi­cien­tes. Una se­gun­da in­quie­tud de im­por­tan­cia es la éti­ca y la se­gu­ri­dad. En Es­ta­dos Uni­dos, los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos de Si­li­con Va­lley se han com­pro­me­ti­do a trabajar en con­jun­to pa­ra ase­gu­rar­se de que cual­quier he­rra­mien­ta que desa­rro­llen de IA sea se­gu­ra. Se en­fo­ca­rán en téc­ni­cas co­mo la "com­par­ti­men­ta­li­za­ción", en el que los agen­tes de IA son ais­la­dos de su en­torno, de mo­do que cual­quier com­por­ta­mien­to des­via­do no cau­se efec­tos desas­tro­sos. To­dos los prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­do­res de IA en Oc­ci­den­te son sig­na­ta­rios de una car­ta abier­ta del 2015 que lla­ma a una prohi­bi­ción de la crea­ción de ar­mas au­tó­no­mas. Si al­go ocu­rrie­ra, el dis­cur­so chino equi­va­len­te acer­ca de los lí­mi­tes de la in­ves­ti­ga­ción éti­ca de la IA no de­ja de ser aún más inex­tri­ca­ble.

Las em­pre­sas chi­nas del cam­po sí tie­nen in­cen­ti­vos pa­ra con­si­de­rar al­gu­nos de es­tos te­mas: la IA co­rrup­ta se­ría un pro­ble­ma pa­ra el pla­ne­ta don­de­quie­ra que irrum­pa. Por ejem­plo, hay un ca­so de in­te­rés pro­pio en la for­mu­la­ción de nor­mas mun­dia­les de se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, una ter­ce­ra con­si­de­ra­ción –que se­rá uti­li­za­da prin­ci­pal­men­te pa­ra el be­ne­fi­cio del go­bierno de China– es un pro­ble­ma me­nos tra­ta­ble.

In­te­li­gen­cia au­to­crá­ti­ca

El nue­vo plan es ex­plí­ci­to acer­ca del va­lor de la IA pa­ra el Es­ta­do. Con­tem­pla el uso de la tec­no­lo­gía en to­do, des­de mi­si­les guia­dos has­ta el con­trol pre­dic­ti­vo. Las téc­ni­cas de IA son per­fec­tas pa­ra ha­llar pa­tro­nes en enor­mes can­ti­da­des de da­tos que las cen­su­ras chi­nas de­ben ma­ne­jar pa­ra man­te­ner un do­mi­nio so­bre la ciu­da­da­nía. Es fá­cil ima­gi­nar có­mo los mis­mos da­tos po­drían im­pul­sar los pla­nes in­ci­pien­tes del país pa­ra crear un sis­te­ma de "cré­di­to so­cial" que de­ter­mi­ne a las per­so­nas por su com­por­ta­mien­to. Es­tos al­go­rit­mos, una vez per­fec­cio­na­dos, po­drían ser de in­te­rés pa­ra los re­gí­me­nes au­to­crá­ti­cos en to­do el mun­do.

Las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas chi­nas no es­tán en con­di­cio­nes de im­pe­dir que el go­bierno en Bei­jing apro­ve­che di­chas he­rra­mien­tas. Bai­du, por ejem­plo, ha si­do nom­bra­do pa­ra di­ri­gir un la­bo­ra­to­rio na­cio­nal pa­ra el apren­di­za­je pro­fun­do. La IA china re­fle­ja­rá la in­fluen­cia del Es­ta­do. Mien­tras tan­to, las em­pre­sas y los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les no son nin­gu­nos án­ge­les cuan­do se tra­ta de la re­co­pi­la­ción de da­tos y es­pio­na­je. No obs­tan­te, es­tán al me­nos in­vo­lu­cra­das en un de­ba­te abier­to so­bre las im­pli­ca­cio­nes éti­cas de la IA y, a la vez, las agen­cias de in­te­li­gen­cia es­tán res­trin­gi­das por las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

En el ca­so de China, nin­gu­na de las dos me­di­das an­te­rio­res apli­ca. La IA es una tec­no­lo­gía con el po­ten­cial de cam­biar la vi­da de miles de mi­llo­nes. Si China aca­ba te­nien­do una ma­yor in­fluen­cia so­bre su fu­tu­ro, el Es­ta­do, y no los ciu­da­da­nos, po­dría ser el ma­yor be­ne­fi­cia­rio.

LOS ACA­DÉ­MI­COS CHI­NOS SU­PE­RAN A SUS CON­TRA­PAR­TES ES­TA­DOU­NI­DEN­SES NO SO­LO EN EL VO­LU­MEN DE IN­VES­TI­GA­CIO­NES SO­BRE IA, SINO EN LA

CA­LI­DAD.

El go­bierno en Bei­jing pu­so en mar­cha el 20 de ju­lio una es­tra­te­gia de desa­rro­llo di­se­ña­da pa­ra con­ver­tir a China en el lí­der mun­dial de la IA en el 2030.

El nue­vo plan es ex­plí­ci­to acer­ca del va­lor de la IA pa­ra el Es­ta­do. Con­tem­pla el uso de la tec­no­lo­gía en to­do, des­de mi­si­les guia­dos has­ta el con­trol pre­dic­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.