Evo­lu­ción en en­tre­di­cho

LA MA­YOR RE­FOR­MA LA­BO­RAL DE COS­TA RI­CA EN MÁS DE 70 AÑOS GE­NE­RA CON­TRO­VER­SIA POR PO­SI­BLES EFEC­TOS NO DESEA­DOS, PRIN­CI­PAL­MEN­TE POR AU­MEN­TOS EN LA JU­DI­CIA­LI­ZA­CIÓN DE CA­SOS, RE­CLA­MOS POR DIS­CRI­MI­NA­CIÓN Y SINDICALIZACIÓN.

Summa - - Contenido - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

La ma­yor re­for­ma la­bo­ral de Cos­ta Ri­ca en más de 70 años ge­ne­ra con­tro­ver­sia por po­si­bles efec­tos no desea­dos.

Tras ca­si 20 años de dis­cu­sio­nes, el 25 de ju­lio del 2017 en­tró en vi­gen­cia la nue­va Ley de Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral (RPL) en Cos­ta Ri­ca. De­ro­ga de 16 ar­tícu­los del Có­di­go de Tra­ba­jo, in­cor­po­ra otros 89 y mo­di­fi­ca 260 de los exis­ten­tes, es de­cir, cam­bió ca­si la mi­tad del tex­to ori­gi­nal, vi­gen­te des­de 1943. De acuer­do con sus im­pul­so­res, pre­sen­ta opor­tu­ni­da­des pa­ra me­jo­rar, es­tan­da­ri­zar y ac­tua­li­zar pro­ce­sos a lo in­terno de las em­pre­sas y en las ins­tan­cias ju­di­cia­les, que de­be­rán ac­tuar de for­ma rá­pi­da y ex­pe­di­ta.

“Es una le­gis­la­ción pro­gre­si­va que vie­ne a for­ta­le­cer nues­tros bie­nes más pre­cia­dos: el bien co­mún y la paz so­cial. Al­gu­nas em­pre­sas ma­ne­ja­ban las re­la­cio­nes la­bo­ra­les de ma­ne­ra muy ar­te­sa­nal. Aho­ra, de­be­rán in­for­mar­se, or­de­nar sus de­par­ta­men­tos y cui­dar­se con te­mas co­mo la dis­cri­mi­na­ción. De­be­rán lle­var ex­pe­dien­tes de­ta­lla­dos de ca­da tra­ba­ja­dor y do­cu­men­tar to­do pa­ra jus­ti­fi­car las de­ci­sio­nes que to­men, que no pue­den ser ar­bi­tra­rias, ni an-

to­ja­di­zas o con ba­se en con­ver­sa­cio­nes de pa­si­llo”, ex­pli­ca Víctor Mo­ra­les, ex­mi­nis­tro de tra­ba­jo y abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho La­bo­ral.

“A co­mo hay com­pa­ñías que se ri­gen por prin­ci­pios de re­ten­ción de ta­len­to y ofre­cen ga­ran­tías y be­ne­fi­cios por en­ci­ma de los mí­ni­mos, en otras los tra­ba­ja­do­res re­quie­ren de ma­yor pro­tec­ción. Es­ta re­for­ma for­ta­le­ce el pa­pel de inspección la­bo­ral del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial (MTSS), que se con­ver­ti­rá en el rec­tor de los pro­ce­sos de ar­bi­tra­je y de­be­rá fa­ci­li­tar la re­so­lu­ción de con­flic­tos. Im­pul­sa­re­mos la con­ci­lia­ción y el diá­lo­go co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la cons­truc­ción de acuer­dos, de­fen­sa de te­mas com­ple­jos y acer­car po­si­cio­nes”, afir­ma Juan Al­fa­ro, vi­ce­mi­nis­tro de Tra­ba­jo del Área So­cial.

Los ejes más sen­si­bles

Las obli­ga­cio­nes y de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res y em­plea­do­res se man­tie­nen prác­ti­ca­men­te in­có­lu­mes, sal­vo dis­po­si­cio­nes es­pe­cí­fi­cas co­mo: In­clu­sión de nue­vas for­mas de

dis­cri­mi­na­ción en la “eta­pa pre­via, du­ran­te y pos­te­rior al con­tra­to”. A los cua­tro cri­te­rios exis­ten­tes –et­nia, se­xo, re­li­gión y edad– se sumaron otros 10, co­mo orien­ta­ción se­xual, es­ta­do ci­vil, opi­nión po­lí­ti­ca, si­tua­ción eco­nó­mi­ca y has­ta fí­si­ca o “al­gún otro ti­po de dis­cri­mi­na­ción si­mi­lar”. Si me­dian en el des­pi­do, se exi­ge re­ins­ta­lar al tra­ba­ja­dor, pa­gar sus sa­la­rios caí­dos y can­ce­lar los da­ños y per­jui­cios. Car­ta de des­pi­do sin res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal Se acla­ra que su con­te­ni­do mí­ni­mo de­be des­cri­bir “de for­ma pun­tual, de­ta­lla­da y cla­ra, el he­cho o los he­chos en los que se fun­da”. Si se ale­ga re­es­truc­tu­ra­ción, de­be de­mos­trar ele­men­tos fi­nan­cie­ros que res­pal­den esa de­ci­sión.

De­re­cho a de­fen­sa pú­bli­ca a aque­llos cu­yo úl­ti­mo in­gre­so no su­pere los dos sa­la­rios ba­se de un au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­vo –apro­xi­ma­da­men­te US$1.500– que se es­ti­ma son más del 80% de la PEA.

De­re­cho la­bo­ral co­lec­ti­vo Se for­ta­le­cen los de­re­chos de or­ga­ni­za­ción sin­di­cal, huel­ga y ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Por ejem­plo, con so­lo el 17% de los tra­ba­ja­do­res de una em­pre­sa se pue­de con­vo­car a huel­ga, otor­ga a los par­ti­ci­pan­tes en una huel­ga de­cla­ra­da ile­gal has­ta 24 ho­ras pa­ra re­in­te­grar­se a su pues­to des­pués de la de­cla­ra­to­ria sin que pro­ce­da el des­pi­do y mien­tras el mo­vi­mien­to no ha­ya si­do de­cla­ra­do ile­gal es prohi­bi­do con­tra­tar tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les pa­ra se­guir ope­ran­do.

In­tro­duc­ción de la ora­li­dad en los jui­cios la­bo­ra­les pa­ra agi­li­zar los pro­ce­sos y se reducen de tres a dos las eta­pas pa­ra lle­gar a la re­so­lu­ción fi­nal, que se es­pe­ra lo­grar en po­cas se­ma­nas o me­ses, en vez de años.

Las reac­cio­nes

Dis­tin­tos ac­to­res se­ña­lan que no hay cla­ri­dad ab­so­lu­ta so­bre qué ca­be con­si­de­rar co­mo prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias, lo cual, au­na­do al res­to de ele­men­tos, vul­ne­ra la po­si­ción de los em­plea­do­res, po­dría dar pie a in­tro­mi­sio­nes en la to­ma de de­ci­sio­nes cor­po­ra­ti­vas es­tra­té­gi­cas y dis­pa­rar la ju­di­cia­li­za­ción de re­cla­mos, que aca­rrean cos­tos adi­cio­na­les y one­ro­sos.

“Al apro­bar una ley de una na­tu­ra­le­za tan so­cial co­mo és­ta, al Go­bierno le que­da pen­dien­te la ta­rea de ve­lar por un ba­lan­ce pa­ra no afec­tar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de las em­pre­sas en cum­pli­mien­to y que ten­gan vál­vu­las pa­ra ser com­pe­ti­ti­vas. To­man­do en cuen­ta que la car­ga de la prue­ba siem­pre ha es­ta­do del la­do del pa­trono, de­be brin­dar guías y pro­pues­tas pa­ra las Py­me, prin­ci­pal­men­te. Son las ma­yo­res ge­ne­ra­do­ras de em­pleo, dis­po­nen de re­cur­sos muy li­mi­ta­dos y fa­llos en su con­tra po­drían has­ta de­jar­las fue­ra del mer­ca­do. No po­de­mos des­in­cen­ti­var­las, ni per­mi­tir que cie­rren y op­ten por in­ver­tir su ca­pi­tal en un cer­ti­fi­ca­do a pla­zo en vez de se­guir ge­ne­ran­do tra­ba­jo”, afir­ma Mar­co Du­ran­te, so­cio di­rec­tor de BDS Ase­so­res.

“Es­ta re­for­ma nos to­ma po­co pre­pa­ra­dos. Tal vez por idio­sin­cra­sia, vi­mos con­si­de­ra­cio­nes im­por­tan­tes has­ta úl­ti­ma ho­ra y no hu­bo mar­gen de ac­ción; te­ne­mos que in­for­mar­nos más. Las mul­ti­na­cio­na­les y

em­pre­sas gran­des te­ne­mos po­lí­ti­cas de ta­len­to bien es­ta­ble­ci­das y ca­pa­ci­dad pa­ra ase­so­rar­nos co­mo es de­bi­do, pe­ro no sue­le ser el ca­so de las de­más, que re­pre­sen­tan cer­ca del 90%. Ade­más, le aña­de un in­gre­dien­te al me­nú que res­ta com­pe­ti­ti­vi­dad al país. Cos­ta Ri­ca era vis­ta en el ex­te­rior co­mo Union Free (li­bre de sin­di­ca­tos) ya que so­lo 3% de los tra­ba­ja­do­res es­tán sin­di­ca­li­za­dos, pe­ro ya no sé si lo va a ser tan­to”, co­men­ta Or­lan­do Uri­za, se­nior Hu­man Re­sour­ces Bu­si­ness Part­ner de Con­vergys. El pro­fe­sio­nal acla­ra que siem­pre se ha res­pe­ta­do la afi­lia­ción sin­di­cal co­mo un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro su ma­yor em­po­de­ra­mien­to pren­de una aler­ta. Aho­ra los mi­li­tan­tes po­drán ale­gar ex­pre­sa­men­te dis­cri­mi­na­ción e ir a un pro­ce­so ex­pe­di­to, co­mo el de tu­te­la del de­bi­do pro­ce­so, y no se per­mi­te des­pe­dir a los lí­de­res sin una au­to­ri­za­ción ex­pre­sa del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, co­mo ocu­rre con las trabajadoras en es­ta­do de em­ba­ra­zo o lac­tan­cia. “Participar en un sin­di­ca­to no es­tá mal, pe­ro ha­brá que ver có­mo van a ac­tuar. ¿Se­rán res­pon­sa­bles y se pon­drán de la mano con el pa­trono a ge­ne­rar ma­yor pro­duc­ti­vi­dad que se­ría lo pro­ce­den­te? No po­de­mos en­trar en an­ta­go­nis­mos y choques por­que, al fi­nal, uno de los efec­tos que la RPL po­dría traer con­si­go es más re­gu­la­ción, me­nos em­pleo y más in­for­ma­li­dad”, agre­ga Du­ran­te.

En 2012, la ad­mi­nis­tra­ción de Lau­ra Chin­chi­lla ha­bía im­pug­na­do la RPL por ob­je­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, pe­ro la del presidente Luis Gui­ller­mo So­lís lo­gró re­vi­vir­la. “Nues­tra or­ga­ni­za­ción fue muy ac­ti­va en es­te te­ma y se opu­so a va­rios pun­tos, in­clu­so pre­sen­tó una ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra el le­van­ta­mien­to del ve­to. Nues­tra po­si­ción siem­pre fue que Cos­ta Ri­ca ne­ce­si­ta una Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral, pe­ro no és­ta”, re­co­no­ce Jo­sé Sa­las, ase­sor de Ta­len­to Hu­mano de la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Cos­ta Ri­ca, quien ha­ce én­fa­sis en que, al no ha­ber exis­ti­do una ca­pa­ci­ta­ción con­jun­ta pa­ra los prin­ci­pa­les ac­to­res del mer­ca­do, ha­brá que es­pe­rar a las pri­me­ras re­so­lu­cio­nes de los jue­ces pa­ra co­no­cer su lí­nea ju­ris­pru­den­cial. El gre­mio tam­bién cues­tio­na si el país po­drá afron­tar la gran mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos pú­bli­cos que la RPL im­pli­ca y el al­can­ce de las vías pa­ra evi­tar la ju­di­cia­li­za­ción y pro­mo­ver la con­ci­lia­ción.

“A pe­sar de que los se­ño­res dipu­tados que apro­ba­ron el proyecto en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va di­je­ron que no se va­rió na­da en cuan­to a arre­glos di­rec­tos y for­ma­ción de Co­mi­tés Per­ma­nen­tes de Tra­ba­ja­do­res, el MTSS no es­tá acep­tan­do arre­glos di­rec­tos has­ta que no se ha­ya ini­cia­do un conflicto en esa ins­tan­cia”, ale­ga Sa­las.

¿Afec­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad na­cio­nal?

Ma­ría Mar­ta Sa­la­zar, ase­so­ra le­gal de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Cos­ta Ri­ca, con­si­de­ra que se ha divulgado in­for­ma­ción “alar­mis­ta” y en gran par­te “erró­nea” en ese sen­ti­do, pro­duc­to de la cau­te­la que se de­be te­ner al com­par­tir da­tos de una re­for­ma com­ple­ja que de­be ser exac­ta, pre­ci­sa y ob­je­ti­va. In­sis­te en que los te­mas me­du­la­res pa­ra el desa­rro­llo y la atrac­ción de in­ver­sio­nes re­caen, ma­yor­men­te, en la solución de otros problemas.

“Des­de tiem­po atrás, el Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se ha da­do pa­sos en ma­te­ria de de­re­chos la­bo­ra­les que son pro­gre­si­vos. La RPL sim­ple­men­te aña­de en el cuer­po de la ley lo que se ve­nía rea­li­zan­do en la prác­ti­ca y la ju­ris­pru­den­cia que ya ha­bían es­ta­ble­ci­do la Sa­la Se­gun­da y los tri­bu­na­les la­bo­ra­les. Sí su­po­ne un re­to pa­ra los pa­tro­nos en ma­te­ria de ges­tión o ad­mi­nis­tra­ción de sus re­cur­sos hu­ma­nos, pe­ro en lo con­cer­nien­te a com­pe­ti­ti­vi­dad exis­ten otros fac­to­res que re­quie­ren de una ma­yor aten­ción co­mo la tra­mi­to­lo­gía ex­ce­si­va, la bu­ro­cra­cia, las al­tas car­gas so­cia­les y los im­pues­tos, así co­mo las de­fi­cien­cias en in­fra­es­truc­tu­ra, gas­to pú­bli­co y otros”, afir­ma.

El sec­tor pri­va­da em­plea al 87% de los tra­ba­ja­do­res cos­ta­rri­cen­ses.

Du­ran­te el pro­ce­so de en­tre­vis­ta, no se po­drán ha­cer pre­gun­tas de ín­do­le per­so­nal, úni­ca­men­te so­bre ha­bi­li­da­des y as­pec­tos que com­pe­tan al per­fil.

En ma­te­ria de de­re­chos la­bo­ra­les, Cos­ta Ri­ca siem­pre ha si­do pro­gre­si­va.

Po­co más del 3% de los tra­ba­ja­do­res per­te­ne­cen a un sin­di­ca­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.