¡Do­cu­men­tos en pe­li­gro!

CÓ­MO PRO­TE­GER LAS JO­YAS DE LA CO­RO­NA DE SU EM­PRE­SA CON­TRA LOS HAC­KERS.

Summa - - Contenido - POR Mar­co Ma­touk* *El au­tor es em­pren­de­dor, fun­da­dor y CEO de Avan­za­da Group, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en Ci­ber­se­gu­ri­dad, Tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y Trans­for­ma­ción di­gi­tal en Amé­ri­ca La­ti­na. @Mar­coMa­touk

Có­mo pro­te­ger las jo­yas de la co­ro­na de su em­pre­sa con­tra los hac­kers.

Si su or­ga­ni­za­ción so­bre­vi­vió el se­cues­tro in­for­má­ti­co ma­si­vo Wan­naCry, pue­de sen­tir­se or­gu­llo­so de su de­par­ta­men­to de se­gu­ri­dad. Pe­ro no es mo­men­to de ba­jar la guar­dia an­te ci­ber­cri­mi­na­les, es­pías in­dus­tria­les o sim­ples em­plea­dos re­sen­ti­dos ace­chan­do en la red.

Do­cu­men­tos co­mo una pe­lí­cu­la an­tes de su es­treno, un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co o las coor­de­na­das de un ya­ci­mien­to de gas en cuan­to sa­len del pe­rí­me­tro de su red via­jan sin pro­to­co­los de se­gu­ri­dad a tra­vés de lap­tops, te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y ta­blets. A me­nu­do, son los pro­pios em­plea­dos los que los ex­po­nen com­par­tién­do­los en sus re­des so­cia­les, en­vián­do­se­los a ami­gos o su­bién­do­los a pla­ta­for­mas de co­la­bo­ra­ción en lí­nea po­co se­gu­ras.

Sin un sis­te­ma efi­caz que pro­te­ja sus do­cu­men­tos, la em­pre­sa y sus ac­cio­nis­tas po­drían su­frir cos­to­sas pér­di­das fi­nan­cie­ras, impactos en la com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad o un da­ño en su repu­tación di­fí­cil de re­pa­rar. Por ello, el exem­plea­do que usur­pó 14.000 in­for­mes téc­ni­cos a Way­mo –an­ti­gua com­pa­ñía de vehícu­los au­tó­no­mos de Goo­gle– fue lle­va­do a los tri­bu­na­les. El ci­ber­cri­men cre­ce en las Amé­ri­cas y en el mun­do en­te­ro. El há­bi­to de trabajar des­de ca­sa ha­ce que los bie­nes di­gi­ta­les sean ca­da vez más fá­ci­les de ro­bar o de ex­tra­viar. Ade­más, el tra­ba­jo en for­ma re­mo­ta fo­men­ta la cir­cu­la­ción de ar­chi­vos por re­des inalám­bri­cas en ca­fe­te­rías, lobbys de hotel, ae­ro­puer­tos, ta­xis o en las pro­pias ofi­ci­nas de clien­tes. Y, con­se­cuen­te­men­te, en­tre más gran­de es el vo­lu­men de ar­chi­vos que cir­cu­lan en In­ter­net, ma­yo­res son los ries­gos de se­gu­ri­dad.

En una re­cien­te en­cues­ta de Ac­cu­soft, Clo­sing the Do­cu­ment Management Awa­re­ness Gap, 33% de los 350 di­rec­ti­vos y pro­fe­sio­na­les de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción par­ti­ci­pan­tes ad­mi­tie­ron que en al­gún mo­men­to sus do­cu­men­tos pri­va­dos han pe­li­gra­do por ca­re­cer de sis­te­mas de se­gu­ri­dad efi­cien­tes, mien­tras que 43% re­por­ta­ron que sus em­plea­dos no siem­pre cum­plen con las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa.

Pa­ra so­lu­cio­nar es­te gra­ve pro­ble­ma de se­gu­ri­dad, ca­da vez más or­ga­ni­za­cio­nes op­tan por im­ple­men­tar pla­ta­for­mas de IRM (ad­mi­nis­tra­ción de de­re­chos so­bre la in­for­ma­ción, se­gún sus si­glas en in­glés). Im­ple­men­tar una solución de ese ti­po re-

quie­re que la jun­ta y el equi­po di­rec­ti­vo se con­cien­ti­cen y de­ci­dan pro­te­ger a to­da la en­ti­dad. Ade­más, ca­da em­plea­do ten­drá que sa­cri­fi­car co­mo­di­dad por se­gu­ri­dad y apren­der los nue­vos pro­ce­sos y pro­to­co­los. Su efi­ca­cia pa­sa­rá por sa­ber iden­ti­fi­car cuá­les son exac­ta­men­te las jo­yas de la co­ro­na que pa­ra un ban­co pue­den ser las ac­tas de la Jun­ta Di­rec­ti­va, pa­ra una em­pre­sa de tec­no­lo­gía sus pa­ten­tes y pa­ra un hos­pi­tal los ex­pe­dien­tes de los pa­cien­tes. Una vez iden­ti­fi­ca­das, se de­ben eva­luar los va­cíos de se­gu­ri­dad exis­ten­tes y las op­cio­nes tec­no­ló­gi­cas dis­po­ni­bles pa­ra col­mar­los. Y pa­ra cal­cu­lar el pre­su­pues­to a asig­nar, hay que es­ti­mar las pér­di­das fi­nan­cie­ras, sin ol­vi­dar las de­ri­va­das del da­ño a la repu­tación.

La pro­li­fe­ra­ción mun­dial de ame­na­zas ci­ber­né­ti­cas ha­ce esen­cial que su em­pre­sa pro­te­ja sus ar­chi­vos con­fi­den­cia­les. No ig­no­re los ries­gos; so­pe­se lo que hay en jue­go y plán­te­le ca­ra al pe­li­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.