Una coach sin fron­te­ras

CO­MO EM­PREN­DE­DO­RA, CON­FE­REN­CIS­TA IN­TER­NA­CIO­NAL, SO­CIA FUN­DA­DO­RA Y MENTORA DE COACHING DEL PRO­GRA­MA JOHN MAXWELL TEAM EN ES­PA­ÑOL, LA HON­DU­RE­ÑA JES­SI­CA CAL­DE­RÓN ES UNA LÍ­DER QUE ROM­PE ES­QUE­MAS Y TIE­NE AL MUN­DO CO­MO ES­CE­NA­RIO.

Summa - - Contenido - POR Ana Elsy Men­do­za

La hon­du­re­ña Jes­si­ca Cal­de­rón es una lí­der que rom­pe es­que­mas y tie­ne al mun­do co­mo es­ce­na­rio.

Fue es­co­gi­da en­tre un se­lec­to gru­po pa­ra pre­sen­tar al maes­tro de maes­tros del li­de­raz­go mun­dial, John Maxwell, an­te un au­di­to­rio de 3.000 es­pe­cia­lis­tas de to­do el or­be, en el mar­co de la prin­ci­pal con­fe­ren­cia de cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal, rea­li­za­da es­te año en Or­lan­do, Flo­ri­da. La hon­du­re­ña Jes­si­ca Cal­de­rón, superó sus ner­vios, sa­tis­fi­zo al exi­gen­te pú­bli­co y ob­tu­vo ese ho­nor por ha­ber lo­gra­do su nom­bra­mien­to co­mo so­cia fun­da­do­ra y mentora de coaching del Pro­gra­ma John Maxwell Team en es­pa­ñol, el pri­me­ro que se ofre­ce en un idio­ma dis­tin­to al ofi­cial.

“En nues­tras co­mu­ni­da­des la ba­rre­ra del in­glés to­da­vía es muy al­ta y es im­pe­di­mien­to pa­ra mu­cha gen­te la­ti­na que quie­re desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des, al­go que pre­ten­de­mos cam­biar”, re­la­tó Cal­de­rón. Su cer­ti­fi­ca­ción con esa or­ga­ni­za­ción es la más im­por­tan­te en su pre­pa­ra­ción co­mo mentora pro­fe­sio­nal y se su­ma a otras cin­co que ha ob­te­ni­do en el ex­tran­je­ro. Su em­pe­ño por al­can­zar la ex­ce­len­cia, jun­to con su ap­ti­tud, crea­ti­vi­dad, com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad hi­zo que sus maes­tros pu­sie­ran los ojos en ella y la in­te­gra­ran al nue­vo proyecto.

LA LEC­CIÓN MÁS IM­POR­TAN­TE ES EN­TEN­DER EL FRA­CA­SO Y PER­DER EL MIE­DO.

“Soy la per­so­na res­pon­sa­ble de re­for­zar los co­no­ci­mien­tos de coaching en li­de­raz­go de la co­mu­ni­dad de ha­bla his­pa­na, que es­tá dis­tri­bui­da en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do”, ex­pli­ca muy en­tu­sias­ta.

Su his­to­ria in­clu­ye in­sa­tis­fac­cio­nes y du­ros gol­pes, pe­ro no per­mi­tió que mi­na­ran su es­fuer­zo, de­di­ca­ción y per­se­ve­ran­cia. Uno de ellos fue que por la cri­sis del gol­pe de Es­ta­do del 2009 tu­vo que ce­rrar una em­pre­sa que ha­bía abier­to un año an­tes. “Fue un fra­ca­so y per­dí bas­tan­te di­ne­ro, pe­ro me ayu­dó a mon­tar la com­pa­ñía que ten­go aho­ra. Apren­dí lo que im­pli­ca ser una em­pre­sa­ria. Me di cuen­ta que ne­ce­si­ta­ba ayu­da de gen­te que su­pie­ra de ne­go­cios, men­to­res que me en­se­ña­ran el ca­mino y la lec­ción más im­por­tan­te fue per­der el mie­do a ac­tuar. Yo le huía al fra­ca­so y a co­me­ter erro­res, pe­ro en­ten­dí que son par­te del pro­ce­so de apren­di­za­je. Por esa ma­la ex­pe­rien­cia tam­bién pue­do ayu­dar­le me­jor a mis clien­tes, ya que mu­chos li­de­res bri­llan­tes se de­tie­nen y de­jan de ha­cer co­sas por mie­dos que hay que su­pe­rar, re­cal­ca. Y con­ti­núa: “En mi se­gun­da em­pre­sa si­go co­me­tien­do erro­res, pe­ro he apren­di­do a ma­ne­jar­los pa­ra me­jo­rar; equivocarse es par­te del cre­ci­mien­to. No se es lí­der por no co­me­ter erro­res, sino por ir ade­lan­te abrien­do ca­mino, le­van­tar­se a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des y en­se­ñar­le a los otros a ha­cer lo pro­pio. John Maxwell di­ce que mien­tras uno no en­tien­da el fra­ca­so, no pue­de te­ner éxi­to”, co­men­ta, al tiem­po que pre­ci­sa que el pri­mer li­bro que le­yó de ese ex­per­to fue El la­do po­si­ti­vo del fra­ca­so.

Des­ta­ca ade­más que en tres lus­tros de trabajar co­mo ca­te­drá­ti­ca uni­ver­si­ta­ria ha vis­to a jó­ve­nes con mu­cho ta­len­to y de­seos de cre­cer que cuan­do se en­fren­tan al mun­do la­bo­ral les fal­ta pre­pa­ra­ción pa­ra desa­rro­llar com­ple­ta­men­te su po­ten­cial. Ella cree que pue­de ayu­dar y mar­car la di­fe­ren­cia.

Mu­jer in­tré­pi­da

Otro desafío que ha te­ni­do que ven­cer en mu­chas oca­sio­nes es su con­di­ción de mu­jer. “Tra­ba­jo con or­ga­ni­za­cio­nes muy gran­des en Hon­du­ras que me res­pe­tan y acep­tan y me es­toy abrien­do cam­po en el ex­tran­je­ro, en ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias e in­dus­trias muy res­pe­ta­das. Atien­do a pre­si­den­tes, vi­ce­pre­si­den­te y jun­tas di­rec­ti­vas do­mi­na­das en su ma­yo­ría por hom­bres y no ha si­do fá­cil. Me ha to­ma­do años ir­me abrien­do pa­so, con tran­qui­li­dad y pa­cien­cia, pe­ro to­da­vía hay fir­mas en la que no pue­do en­trar”, con­fie­sa. Co­mo bue­na lí­der, tie­ne una agen­da bien es­truc­tu­ra­da que le per­mi­te se­pa­rar su vi­da la­bo­ral de la per­so­nal. De 7:30 a.m. a 4:00 p.m. se de­di­ca, a tiem­po com­ple­to, a trabajar; lue­go, com­par­te con su fa­mi­lia. No siem­pre fue así; an­tes de for­mar­se co­mo lí­der era tra­ba­jó­li­ca. “Es una lu­cha bien du­ra por­que en es­te mun­do tan agi­ta­do uno tra­ta de abar­car to­do y una de las co­sas que de­be­mos apren­der co­mo lí­de­res es a prio­ri­zar. El lí­der que no es­ta­ble­ce prio­ri­da­des no se li­de­ra a sí mis­mo”, sen­ten­cia. Co­mo fiel cre­yen­te, asis­te los do­min­gos a la igle­sia y par­ti­ci­pa en ac­ti­vi­da­des de apo­yo so­cial, ya que con­si­de­ra que dar es tan im­por­tan­te co­mo re­ci­bir.

Sus pla­nes a fu­tu­ro son am­bi­cio­sos. Fren­te a los al­tos cos­tos de las con­fe­ren­cias pre­sen­cia­les, que ade­más no per­mi­ten gru­pos nu­me­ro­sos, es­tá por lan­zar, jun­to con su so­cio y des­de su em­pre­sa, Jes­si­ca Cal­de­rón, un mo­de­lo de te­le­con­fe­ren­cias vir­tua­les. Asi­mis­mo, aun­que ya es­tá en el mer­ca­do, ha­rá el lan­za­mien­to ofi­cial del pro­gra­ma de men­to­ría de em­po­de­ra­mien­to pa­ra lí­de­res.

Jes­si­ca tra­ba­ja con im­por­tan­tes em­pre­sas hon­du­re­ñas y brin­da con­fe­ren­cias y cur­sos en otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y Tri­ni­dad y To­ba­go.

Jes­si­ca es in­ge­nie­ra in­dus­trial, con un MBA del ITESM de Mon­te­rrey (Mé­xi­co) y tie­ne va­rias cer­ti­fi­ca­cio­nes co­mo en­tre­na­do­ra y coach es­pe­cia­li­za­da en desa­rro­llo per­so­nal y li­de­raz­go.

Jes­si­ca Cal­de­rón jun­to con John Maxwell, re­co­no­ci­do coach, con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal y au­tor de más de 80 li­bros so­bre li­de­raz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.