Cuan­do la ge­nia­li­dad se vuel­ve una com­pa­ñía

EL FE­NÓ­MENO DE LOS EM­PREN­DI­MIEN­TOS TEC­NO­LÓ­GI­COS EN PA­NA­MÁ, AUN­QUE IN­CI­PIEN­TE, ES PRO­MI­SO­RIO. PIO­NE­ROS Y VISIONARIOS, REPLANTEAN LOS PA­RA­DIG­MAS DE DI­VER­SOS SEC­TO­RES Y SER­VI­CIOS.

Summa - - Contenido - POR San­tia­go Sán­chez

El fe­nó­meno de los em­pren­di­mien­tos tec­no­ló­gi­cos en Pa­na­má, aun­que in­ci­pien­te, es pro­mi­so­rio.

PA­NA­MÁ ES TO­DA­VÍA UNA CO­MU­NI­DAD MUY JO­VEN EN TE­MAS DE EM­PREN­DI­MIEN­TO. YA HAY INI­CIA­TI­VAS, LO QUE SE NE­CE­SI­TA ES ARTICULARLAS .

RO­BER­TO CE­DE­ÑO, CEO Y CO­FUN­DA­DOR DE DE­LI­VERY ZO­NE

Al pe­rio­dis­ta ca­na­dien­se Mal­com Glad­well, au­tor del li­bro Lo que vio el pe­rro y otras aven­tu­ras, se le atri­bu­ye una fra­se que con­den­sa la esen­cia de in­no­var: “Si te­ne­mos que pe­dir­le a to­do el mun­do que se sal­ga de la ca­ja, tal vez sea la ca­ja la que de­ba ser re­pa­ra­da”.

Esa es la la­bor de los em­pren­de­do­res, pa­la­bra con una raíz eti­mo­ló­gi­ca li­ga­da al tér­mino fran­cés en­tre­pre­neur, que en el si­glo XVI sir­vió co­mo ad­je­ti­vo pa­ra re­fe­rir­se a aque­llos via­je­ros que se aven­tu­ra­ban al Nue­vo Mun­do y eran ad­mi­ra­dos por su va­len­tía de ca­ra a la in­cer­ti­dum­bre.

Es­tos crea­do­res de pro­duc­tos y ser­vi­cios son en esen­cia di­si­den­tes de los mo­de­los tra­di­cio­na­les de ne­go­cios, pre­co­ces pa­ra asu­mir re­tos y arries­ga­dos pa­ra ha­cer po­si­ble lo im­pro­ba­ble. Una nue­va ge­ne­ra­ción de ellos es­tá emer­gien­do en Pa­na­má, de la mano de las ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas. Pre­sen­ta­mos cua­tro ca­sos ilus­tra­ti­vos, que

re­cla­man por­cio­nes de mer­ca­do en dis­tin­tos sec­to­res con so­lu­cio­nes tan sim­ples de con­tar, que sue­na in­ve­ro­sí­mil que na­die las ha­ya con­ce­bi­do an­tes.

El Net­flix de las Pymes

De­li­very Zo­ne, hub de so­lu­cio­nes lo­gís­ti­cas pa­ra pe­que­ños y me­dia­nos ne­go­cios, ini­ció sien­do un ser­vi­cio que co­nec­ta­ba men­sa­je­ros in­de­pen­dien­tes con res­tau­ran­tes. “Pa­sa­mos de ser un Uber de men­sa­je­ría al Net­flix pa­ra Pymes”, ex­pli­ca Nel­son Ce­de­ño, CEO y co­fun­da­dor de la com­pa­ñía. La pla­ta­for­ma, que fue seleccionada en 2016 co­mo una de las diez em­pre­sas más in­no­va­do­ras de Pa­na­má, ofre­ce a sus clien­tes un eco­sis­te­ma de so­lu­cio­nes que van des­de con­tro­lar su flo­ta de vehícu­los vía GPS has­ta op­ti­mi­zar el in­ven­ta­rio y ge­ne­rar ór­de­nes de com­pra des­de cual­quier si­tio. “Que­re­mos que sien­tan que es co­mo po­ner­se una cha­que­ta o in­ter­ac­tuar con su celular. Así de sen­ci­llo es usar nues­tro por­ta­fo­lio”, ex­pli­ca Ce­de­ño.

Un ban­co tay­lor­ma­de

Si de “arre­glar la ca­ja” se tra­ta, Nequi, una de las pri­me­ras fin­tech de Pa­na­má, es to­do un ejem­plo. Crea­da en las en­tra­ñas de la ban­ca, es­ta es una pla­ta­for­ma fi­nan­cie­ra que fa­ci­li­ta el uso co­ti­diano del di­ne­ro des­de el celular y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fun­cio­na sin an­clar­se en in­fra­es­truc­tu­ras ban­ca­rias y sin ge­ne­rar co­bros al usua­rio ni te­ner co­mi­sio­nes ocul­tas.

De he­cho, aun­que fue res­pal­da­da por una en­ti­dad ban­ca­ria, cues­tio­na va­rios pos­tu­la­dos in­trín­se­cos al sec­tor. “Nos di­mos cuen­ta de que ha­bía que pen­sar los pro­duc­tos y ser­vi­cios al­re­de­dor del clien­te y no al con­tra­rio, co­mo se ha­bía he­cho siem­pre. Tra­ta­mos de aca­bar con to­dos los pa­ra­dig­mas que ge­ne­ran crí­ti­cas a la ca­te- go­ría”, ase­gu­ra Raúl Ro­me­ro, di­rec­tor de Nequi Pa­na­má.

El quid de es­te apli­ca­ti­vo es que res­pon­de a la ne­ce­si­dad que ca­da quien tie­ne de ma­ne­jar el di­ne­ro a su pro­pio rit­mo. Nequi se adap­ta a los há­bi­tos del usua­rio, ha­bla en un len­gua­je más di­ge­ri­ble, le entiende y fa­ci­li­ta la pla­nea­ción y ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra. Es te­ner un ban­co he­cho a la me­di­da en el celular.

Tra­ba­jar en la ca­lle tan fá­cil co­mo en la ofi­ci­na

Al­go muy si­mi­lar ocu­rre con Ma­pTas­king, apli­ca­ción que le fa­ci­li­ta a las com­pa­ñías la coor­di­na­ción de ta­reas geo­lo­ca­li­za­das con su per­so­nal en cam­po. Des­de la asig­na­ción has­ta el se­gui­mien­to, la pla­ta­for­ma lle­va la ges­tión del tra­de­mar­ke­ting a otro ni­vel de efi­cien­cia y or­ga­ni­za­ción. En palabras de

CREE­MOS EN UN CAM­BIO EN LA SO­CIE­DAD, EN DAR MEJORES AL­TER­NA­TI­VAS A CA­DA UNA DE LAS PER­SO­NAS Y FA­CI­LI­TAR­LES LA VI­DA .

RAÚL RO­ME­RO, DI­REC­TOR DE NEQUI

LAS STAR­TUPS TIE­NEN QUE SER MUY FLE­XI­BLES. CONS­TAN­TE­MEN­TE ES­TÁN CAM­BIAN­DO POR­QUE HAY QUE IR EN LA DE­LAN­TE­RA Y HA­CER LAS CO­SAS EN EL MO­MEN­TO . ALE­JAN­DRA LIZARAZU, COO Y CO­FUN­DA­DO­RA DE TUTOREZ.

Vittorio Calcagno, uno de sus fun­da­do­res y ac­tual CEO, “bus­ca fa­ci­li­tar la vi­da de la per­so­na que es­tá tra­ba­jan­do en la ca­lle, re­gu­lar el des­per­di­cio de tiem­po, re­cur­sos y ma­te­ria­les. To­do es­to genera un im­pac­to ne­ga­ti­vo pa­ra los ne­go­cios”. Y lo ha lo­gra­do. En­tre sus clien­tes se en­cuen­tra la fá­bri­ca de pro­duc­tos ali­men­ti­cios más gran­de de Pa­na­má.

La im­ple­men­ta­ción de es­ta tec­no­lo­gía ha si­do tan no­ve­do­sa que le va­lió a la com­pa­ñía el pri­mer lu­gar de la ca­te­go­ría “Me­jor Star­tup” en la III edi­ción de la com­pe­ten­cia mun­dial Seed Stars Sum­mit, ce­le­bra­da en Sui­za, en el año 2015.

Más allá del di­ne­ro es­tá el im­pac­to

Por úl­ti­mo, es­tá Tutorez, star­tup que evo­ca las teo­rías de Ken Ro­bin­son so­bre trans­for­mar los sis­te­mas edu­ca­ti­vos o la re­vo­lu­ción que lle­vó a ca­bo ha­ce unos años la Khan Aca­demy.

Es­ta com­pa­ñía, fun­da­da por los jó­ve­nes Ale­jan­dro Car­bo­nell y Ale­jan­dra Lizarazu, le apues­ta a la per­so­na­li­za­ción de la edu­ca­ción, per­mi­tién­do­le a co­le­gia­les y uni­ver­si­ta­rios ac­ce­der a una red de ex­per­tos pa­ra re­for­zar su apren­di­za­je. “Los tu­to­res son ne­ce­sa­rios por­que to­dos te­ne­mos di­fe­ren­tes ti­pos de in­te­li­gen­cias, sin em­bar­go, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­tá di­se­ña­do pa­ra un so­lo es­tán­dar. Eso va ge­ne­ran­do bre­chas y va­cíos”, ex­pli­ca Car­bo­nell. Ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, quí­mi­ca e in­glés son las prin­ci­pa­les ma­te­rias so­li­ci­ta­das por los es­tu­dian­tes o sus pa­dres. Las se­sio­nes son aten­di­das por tu­to­res que han si­do pre­via­men­te se­lec­cio­na­dos y eva­lua­dos por la pla­ta­for­ma, ase­gu­ran­do una me­to­do­lo­gía de al­tí­si­ma ca­li­dad. Con es­te sen­ci­llo mo­de­lo de edu­ca­ción on-de­mand, Tutorez se ha ga­na­do un im­por­tan­te te­rreno en el eco­sis­te­ma de in­no­va­ción lo­cal y, ade­más, es­tá con­tri­bu­yen­do a la con­so­li­da­ción de un im­por­tan­te pi­lar so­cial.

Pa­na­má des­pués del Ca­nal y la ban­ca

El pa­sa­do mes de ju­lio, se pre­sen­tó en Pa­na­má el Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor 2016, es­tu­dio que re­ve­la las cos­tu­ras del mun­do del em­pren­di­mien­to a ni­vel mun­dial. Los re­sul­ta­dos in­di­can que aún hay mu­cho por ha­cer en es­ta ma­te­ria en el país, sin em­bar­go, jó­ve­nes co­mo es­tos, que no pa­san de los trein­ta años, es­tán de­mos­tran­do que hay otras opor­tu­ni­da­des más allá de las que tra­di­cio­nal­men­te han si­do pi­la­res de la eco­no­mía na­cio­nal. Ya hay quie­nes se atre­ven a de­cir que si Pa­na­má ha si­do un hub re­gio­nal pa­ra di­ver­sas in­dus­trias, no re­sul­ta osa­do pen­sar que tam­bién lo se­rá pa­ra los ne­go­cios del fu­tu­ro. De­cía Leo Bur­nett, una de las men­tes más lú­ci­das que ha te­ni­do la his­to­ria de la pu­bli­ci­dad, que el se­cre­to de las per­so­nas crea­ti­vas es su in­men­sa cu­rio­si­dad so­bre to­dos los as­pec­tos de la vi­da. La ne­ce­si­dad que tie­nen al­gu­nos de co­no­cer y en­ten­der to­do lo que exis­te, es la clave pa­ra con­ce­bir en su ca­be­za to­do aque­llo que no. Que­da cla­ro que en Pa­na­má hay va­rios jó­ve­nes así, que mar­can la era de las start-ups en su sue­lo. So­lo es cues­tión de tiem­po pa­ra que tras­cien­dan más allá de sus fron­te­ras.

LO MÁS DI­FÍ­CIL DE EM­PREN­DER ES CÓ­MO VE EL CLIEN­TE NUES­TRO APOR­TE. EL PRIN­CI­PAL RE­TO ES HA SI­DO EN­TEN­DER SUS NE­CE­SI­DA­DES PA­RA GENERARLES VA­LOR

VITTORIO CALCAGNO, CEO Y CO­FUN­DA­DOR DE MA­PTAS­KING

El equi­po de De­li­very Zo­ne tra­ba­ja más allá de la mo­ti­va­ción del di­ne­ro. Su man­tra, dicen, “es ha­cer co­sas ge­nia­les”.

El ob­je­ti­vo De­li­very Zo­ne es ser mul­ti-in­dus­tria, pues to­dos los sec­to­res tie­nen ne­ce­si­da­des lo­gís­ti­cas.

Pa­ra lan­zar­se a di­ri­gir Nequi, Raúl Ro­me­ro ha te­ni­do que cues­tio­nar va­rios pa­ra­dig­mas de la ban­ca.

Lue­go de es­tu­diar en Bar­ce­lo­na, Ale­jan­dro Car­bo­nell y Ale­jan­dra Lizarazu, re­gre­san a Pa­na­má con el cla­ro pro­pó­si­to de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la edu­ca­ción.

Vittorio es un en­tu­sias­ta de la pro­gra­ma­ción y de­di­ca­do to­da su vi­da pro­fe­sio­nal al mer­ca­deo. De esa mez­cla sur­ge la vi­sión que da vi­da a Ma­pTas­king.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.