Gua­te­ma­la se es­fuer­za, pe­ro no avan­za

Summa - - Contenido - POR Ale­jan­dra So­to

El país to­da­vía en­fren­ta se­rias de­bi­li­da­des en se­gu­ri­dad, edu­ca­ción y nu­tri­ción.

EL PAÍS TO­DA­VÍA EN­FREN­TA SE­RIAS DE­BI­LI­DA­DES EN SE­GU­RI­DAD, EDU­CA­CIÓN Y NU­TRI­CIÓN.

CHI­LE, COS­TA RI­CA, URU­GUAY Y AR­GEN­TI­NA ES­TÁN EN­TRE LOS PAÍ­SES CON PRO­GRE­SO SO­CIAL AL­TO.

Los re­sul­ta­dos del Ín­di­ce de Pro­gre­so So­cial (IPS) 2017 po­nen de ma­ni­fies­to re­za­gos muy im­por­tan­tes pa­ra el de­sa­rro­llo en Gua­te­ma­la. A ni­vel mun­dial, ocu­pa el pues­to 84 en­tre 128 paí­ses, con 62,62 pun­tos de 100 po­si­bles. Es­to lo ubi­ca co­mo el pe­núl­ti­mo de La­ti­noa­mé­ri­ca y en Amé­ri­ca Cen­tral es­tá so­lo por en­ci­ma de Hon­du­ras. Pe­se a que la ru­ta ha­cia el cam­bio es­tá es­ta­ble­ci­da, en los úl­ti­mos cua­tro años, sus es­fuer­zos por me­jo­rar los ín­di­ces so­cia­les no han da­do ma­yo­res fru­tos y ha per­di­do lu­ga­res en los ran­kings mun­dia­les que mi­den el de­sa­rro­llo so­cial co­mo el IPS, que com­pa­ra el desem­pe­ño de las na­cio­nes y re­ve­la ten­den­cias glo­ba­les, re­gio­na­les y na­cio­na­les en esa ma­te­ria.

El re­tro­ce­so mar­ca su ten­den­cia. En 2014

ocu­pa­ba el pues­to 76, en 2015 ba­ja al 79, en 2016 cae de nue­vo has­ta el lu­gar 87 y so­lo es­te año lo­gra una le­ve me­jo­ría, al ubi­car­se en el pues­to 84. Re­gis­trar cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y una ma­cro­eco­no­mía es­ta­ble no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar una me­jor vi­da pa­ra sus ciu­da­da­nos. Fi­gu­ra co­mo la na­ción cen­troa­me­ri­ca­na con las ta­sas más al­tas de crí­me­nes vio­len­tos, mor­ta­li­dad in­fan­til, muer­tes por en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y anal­fa­be­tis­mo, jun­to con ca­ren­cias en el ac­ce­so al sa­nea­mien­to me­jo­ra­do y la edu­ca­ción bá­si­ca. En se­gu­ri­dad, por ejem­plo, ocu­pa el pues­to 124, en ac­ce­so a edu­ca­ción su­pe­rior el 108, en nu­tri­ción el 99 y en ac­ce­so a edu­ca­ción bá­si­ca el 97.

“Gua­te­ma­la es la eco­no­mía más gran­de de Amé­ri­ca Cen­tral, pe­ro no ha in­ver­ti­do en los te­mas so­cia­les y am­bien­ta­les. No les ha da­do prio­ri­dad a es­tos sec­to­res que, de­fi­ni­ti­va­men­te, tam­bién ge­ne­ran com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­gre­so eco­nó­mi­co”, ase­gu­ra Se­bas­tián So­lís, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to de Pro­gre­so So­cial.

For­ta­le­zas y es­fuer­zos

El IPS es­tá for­ma­do por 52 in­di­ca­do­res y ayu­da a iden­ti­fi­car for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des que per­mi­ten prio­ri­zar y fo­ca­li­zar in­ter­ven­cio­nes so­cia­les.

En el ca­so de Gua­te­ma­la no to­do es ne­ga­ti­vo. Es nú­me­ro uno a ni­vel mun­dial en to­le­ran­cia re­li­gio­sa, li­ber­tad de re­li­gión y sus­crip­cio­nes a te­le­fo­nía mó­vil; mien­tras que en ca­li­dad del ser­vi­cio eléc­tri­co es­tá en el pues­to 33 y en li­ber­tad de de­ci­dir so­bre su vi­da en el pues­to 36. “En los pró­xi­mos cin­co años tam­bién se avi­zo­ra un cam­bio po­si­ti­vo en lo re­la­cio­na­do con la co­rrup­ción. Se es­pe­ra que los re­cur­sos del Es­ta­do se des­ti­nen a es­tos sec­to­res más vul­ne­ra­bles, que es don­de se ne­ce­si­ta”, agre­ga So­lís. Pa­ra avan­zar, se pro­po­ne un es­fuer­zo de na­ción, don­de to­dos los sec­to­res se in­vo­lu­cren, y pa­sar de un mo­de­lo de asis­ten­cia­lis­mo a uno participativo, en que ca­da ciu­da­dano ayu­de a ge­ne­rar pro­gre­so so­cial en su lo­ca­li­dad.

“El país tie­ne un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ta­ble y una ma­cro­eco­no­mía que nos per­mi­te te­ner un pro­gre­so so­cial mu­cho más im­por­tan­te del que te­ne­mos ac­tual­men­te. Co­mo so­cie­dad te­ne­mos que tra­ba­jar en con­jun­to, a ni­vel mul­ti­sec­to­rial: go­bierno, so­cie­dad y aca­de­mia, pa­ra ge­ne­rar po­lí­ti­cas con­cre­tas, so­bre­to­do en edu­ca­ción, se­gu­ri­dad y ac­ce­so a sa­lud, así co­mo en to­le­ran­cia e in­clu­sión. So­mos de los cin­co paí­ses más in­to­le­ran­tes ha­cia los mi­gran-

EL PRIN­CI­PAL RE­ZA­GO DE LA RE­GIÓN ES LA SE­GU­RI­DAD PER­SO­NAL, EN ES­PE­CIAL EN HON­DU­RAS.

tes y a las mi­no­rías exis­ten­tes en el país”, pun­tua­li­za Macarena Cor­laz­zo­li, di­rec­to­ra de Pro­yec­tos Lo­ca­les del Ins­ti­tu­to de Pro­gre­so So­cial.

Pa­no­ra­ma re­gio­nal

De acuer­do con Víc­tor Uma­ña, di­rec­tor del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad y el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (CLACDS) de INCAE Bu­si­ness School, Amé­ri­ca Cen­tral es­tá por en­ci­ma del pro­me­dio glo­bal, pe­ro di­cha com­pa­ra­ción tie­ne poca apli­ca­ción práctica. Es­to de­bi­do a que la re­gión es­tá po­la­ri­za­da en tér­mi­nos de pro­gre­so so­cial, ya que hay paí­ses que se se­pa­ran del res­to. Cos­ta Ri­ca –IPS al­to– y Pa­na­má –IPS me­dio al­to– vi­ven una reali­dad di­fe­ren­te a la de Nicaragua, Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, que tie­nen un IPS me­dio ba­jo. Esas di­fe­ren­cias es­tán mar­ca­das por de­sigual­da­des en in­gre­sos y por una ma­ne­ra dis­tin­ta de ha­cer las co­sas, la cual no es de hoy, sino que tie­ne raí­ces co­lo­nia­les.

“La fron­te­ra del co­no­ci­mien­to es­tá ahí pre­ci­sa­men­te, en sa­ber cuál es y cuá­les han si­do esas po­lí­ti­cas, esas mejores prác­ti­cas. Por ejem­plo: bue­nas ins­ti­tu­cio­nes, de­mo­cra­cia, in­de­pen­den­cia del poder ju­di­cial, opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas pa­ra to­dos y se­gu­ro so­cial. En fin, hay mu­chas co­sas que con­tri­bu­yen a eso”, agre­ga Uma­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.