An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, la res­pues­ta de Mé­xi­co a Do­nald Trump

¿QUÉ TAN ASUS­TA­DO DE­BE­RÍA ES­TAR EL MUN­DO AN­TE EL FU­TU­RO PRE­SI­DEN­TE DE MÉ­XI­CO?

Summa - - Contenido - POR The Eco­no­mist

¿Qué tan asus­ta­do de­be­ría es­tar el mun­do an­te el fu­tu­ro pre­si­den­te de Mé­xi­co?

EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA, CO­MO EN OTRAS LA­TI­TU­DES DEL MUN­DO, LOS VO­TAN­TES ES­TÁN EN­FU­RE­CI­DOS CON LAS ÉLI­TES QUE CON­SI­DE­RAN CO­RRUP­TAS.

Es­tos días los me­xi­ca­nos con­cuer­dan en dos co­sas. La gran­dio­sa vic­to­ria de su equi­po de fút­bol so­bre Ale­ma­nia el 17 de ju­nio y que las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, del 1 de ju­lio, se­rán las más im­por­tan­tes en dé­ca­das. El as­pi­ran­te a la pre­si­den­cia, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, li­de­ra una coa­li­ción lla­ma­da "Jun­tos ha­re­mos his­to­ria". La­men­ta­ble­men­te, sus opo­nen­tes jus­ta­men­te te­men que eso lo­gre. Ló­pez Obra­dor, quien an­te­rior­men­te se ha pos­tu­la­do a la pre­si­den­cia dos ve­ces, asu­me un ai­re de in­co­rrup­ti­bi­li­dad que en­can­ta a mu­chos me­xi­ca­nos. Él pro­me­te una "re­vo­lu­ción ra­di­cal" que pa­ra mu­chos sue­na co­mo una ame­na­za. Oca­sio­nal­men­te, Ló­pez Obra­dor se ha opues­to a las me­di­das que los go­bier­nos an­te­rio­res han to­ma­do pa­ra mo­der­ni­zar la economía. Sus crí­ti­cos lo com­pa­ran con Hu­go Chá­vez, cu­ya "re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na" ha apor­ta­do rui­na a Ve­ne­zue­la. El po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta que ofre­ce no se pa­re­ce en na­da a lo que Mé­xi­co ha­ya vis­to des­de prin­ci­pios de los años ochen­ta. Y si las en­cues­tas son acer­ta­das, él ga­na­rá. Con­si­guien­te­men­te, el se­gun­do país más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na se uni­ría a un pu­ña­do de de­mo­cra­cias don­de los elec­to­res se han su­ble­va­do en con­tra del or­den es­ta­ble­ci­do. Lo que es­tá a pun­to de acon­te­cer en Mé­xi­co se ase­me­ja a la elec­ción de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­do, al vo­to de Gran Bre­ta­ña pa­ra de­jar la Unión Eu­ro­pea y al gi­ro de Ita­lia ha­cia el po­pu­lis­mo. Asi­mis­mo, po­dría re­pe­tir­se en Bra­sil, don­de el fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar la pre­si­den­cia en oc­tu­bre es Jair Bol­so­na­ro, quien ha­bla des­pia­da­da­men­te so­bre los ho­mo­se­xua­les, pe­ro afec­ti­va­men­te de un go­bierno mi­li­tar. Las cau­sas de la ira po­pu­lar va­rían. En Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo en otras la­ti­tu­des del mun­do, los vo­tan­tes es­tán en­fu­re­ci­dos con las éli­tes que con­si­de­ran co­rrup­tas, in­efi­ca­ces y con­des­cen­dien­tes. Así co­mo los po­pu­lis­tas es­ta­dou­ni­den­ses con­de­nan el "pan­tano" en Was­hing­ton y los bra­si­le­ños es­tán ho­rro­ri­za­dos por la in­mun­di­cia de su cla­se po­lí­ti­ca, Ló­pez Obra­dor ful­mi­na en con­tra de la "ma­fia del po­der" que, se­gún él, con­tro­la a Mé­xi­co.

Un sal­to a lo des­co­no­ci­do

Los lí­de­res ca­ris­má­ti­cos que lle­van es­tos re­sen­ti­mien­tos al po­der son ca­si siem­pre fal­sos pro­fe­tas, que pro­me­ten se­gu­ri­dad y pros­pe­ri­dad in­clu­so cuan­do ero­sio­nan sus ci­mien­tos. El pe­li­gro que re­pre­sen­tan pa­ra las nue­vas de­mo­cra­cias es ma­yor que en las más arrai­ga­das. Trump es­tá res­trin­gi­do por el Con­gre­so, por un po­der ju­di­cial in­de­pen­dien­te, por una li­ber­tad de pren­sa y por una bu­ro­cra­cia con una lar­ga tra­di­ción de obe­de­cer la ley. Por el con­tra­rio, Ló­pez Obra­dor go­ber­na­ría un país que ha si­do de­mo­crá­ti­co úni­ca­men­te des­de el año 2000, y don­de la co­rrup­ción es ge­ne­ra­li­za­da y es­tá em­peo­ran­do. La ta­rea prin­ci­pal del pró­xi­mo pre­si­den­te de­be­ría ser re­for­zar las ins­ti­tu­cio­nes que sos­tie­nen una economía mo­der­na, la de­mo­cra­cia y, so­bre to­do, el es­ta­do de de­re­cho. El ries­go

LA FUEN­TE PRIN­CI­PAL DEL DES­CON­TEN­TO DE LOS ME­XI­CA­NOS NO ES LA DE­SI­GUAL­DAD, SINO EL CRI­MEN Y LA

CO­RRUP­CIÓN.

con Ló­pez Obra­dor, quien se­rá el pri­mer pre­si­den­te no in­cli­na­do a la tec­no­cra­cia en 36 años, es que ha­rá pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio.

La tec­no­cra­cia me­xi­ca­na ha te­ni­do sus éxi­tos. Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas or­to­do­xas han ase­gu­ra­do un cre­ci­mien­to re­la­ti­va­men­te cons­tan­te, aun­que po­co re­co­no­ci­do, des­de la dé­ca­da de los no­ven­tas. Gra­cias al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca (TLCAN) con Es­ta­dos Uni­do y Ca­na­dá, que en­tró en vi­gor en 1994, Mé­xi­co es el cuar­to ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de vehícu­los. El pre­si­den­te saliente, En­ri­que Pe­ña Nie­to, abrió la ener­gía y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes a la com­pe­ten­cia y es­tá tra­tan­do de im­po­ner es­tán­da­res más

al­tos en un sis­te­ma es­co­lar de­fi­cien­te. Por des­gra­cia, el pro­gre­so ha si­do más len­to de lo que los po­lí­ti­cos pro­me­tie­ron y de­sigual. El sur de Mé­xi­co, en don­de vi­ve un cuar­to de la po­bla­ción, es más agrí­co­la que in­dus­trial. Se­gún las pro­pias es­ta­dís­ti­cas de Mé­xi­co, ca­si el 44% de sus ciu­da­da­nos son po­bres.

La fuen­te prin­ci­pal del des­con­ten­to de los me­xi­ca­nos no es la de­si­gual­dad, sino el cri­men y la co­rrup­ción, que se han desata­do ba­jo Pe­ña Nie­to. La ta­sa de ho­mi­ci­dios ha ro­to un ré­cord es­ta­ble­ci­do en el 2011. El par­ti­do en el po­der ha vis­to in­nu­me­ra­bles es­cán­da­los. Re­sul­tó que la ca­sa de sie­te mi­llo­nes de dó­la­res de la es­po­sa de Pe­ña Nie­to ha­bía per­te­ne­ci­do a un con­tra­tis­ta del go­bierno. En una elec­ción or­di­na­ria, los me­xi­ca­nos aban­do­na­rían el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal de Pe­ña Nie­to y re­gre­sa­rían a vo­tar por el Par­ti­do con­ser­va­dor de Ac­ción Na­cio­nal. Pe­ro des­pués de sus úl­ti­mos años en el po­der pla­ga­dos de crí­me­nes, des­de 2006 has­ta 2012, tam­bién es­tán har­tos del mis­mo. Quie­ren un cam­bio, que Ló­pez Obra­dor cier­ta­men­te ofre­ce.

La po­bre­za si­gue sien­do uno de los peo­res pro­ble­mas de los me­xi­ca­nos.

An­drés Ma­nual Ló­pez Obra­dor, can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.