5 cu­rio­sos sín­dro­mes de via­je­ros

VI­SI­TAR CIU­DA­DES MUY IM­PAC­TAN­TES PUE­DEN DES­PER­TAR EX­TRA­ÑAS SIN­TO­MA­TO­LO­GÍAS EN AL­GU­NAS PERSONAS.

Summa - - Contenido - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

Vi­si­tar ciu­da­des muy im­pac­tan­tes pue­den des­per­tar ex­tra­ñas sin­to­ma­to­lo­gías en al­gu­nas personas.

¿Le ha pa­sa­do que al vol­ver de un via­je re­crea­ti­vo se sien­te tris­te, ago­bia­do o has­ta de­pri­mi­do, al pun­to que se le di­fi­cul­ta re­to­mar su vi­da co­ti­dia­na?

Se tra­ta del sín­dro­me post­va­ca­cio­nal y más fre­cuen­te de los que se ima­gi­na, re­la­cio­na­do con la di­fi­cul­tad de adap­tar­se de nuevo a la ru­ti­na y res­pon­der al al­to nú­me­ro de de­man­das que supone la vuel­ta al tra­ba­jo y el re­to­mar to­das nues­tras de­más res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes. Sin em­bar­go, hay otros menos co­mu­nes que afec­tan a personas muy sensib­les, prin­ci­pal­men­te si via­jan so­las. ¡El ex­ce­so de be­lle­za, de­cep­ción sobre el des­tino por ex­ce­so de ex­pec­ta­ti­vas y has­ta fa­ti­ga fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca pue­den ser de­to­nan­tes! Si lle­ga a su­frir al­guno, es im­por­tan­te que se­pa que sus sín­to­mas no son per­ma­nen­tes –ce­san en cues­tión de días o se­ma­nas, con­for­me se vuelve a asi­mi­lar el día a día en el país de ori­gen– y no ne­ce­sa­ria­men­te se vol­ve­rán a re­pe­tir, así que no per­mi­ta que le ha­gan per­der las ga­nas de via­jar.

1 Sín­dro­me de Flo­ren­cia:

Tam­bién co­no­ci­do co­mo Sín­dro­me de Stend­hal, es una en­fer­me­dad psi­co­so­má­ti­ca que afec­ta a personas con un al­to sen­ti­do es­té­ti­co, aman­tes y co­no­ce­do­res del ar­te, la his­to­ria y la ar­qui­tec­tu­ra. El go­ce de es­tar fren­te a obras fa­mo­sas o par­ti­cu­lar­men­te her­mo­sas les pro­vo­ca “una so­bre­do­sis” de be­lle­za, con reacciones que van des­de au­men­to del rit­mo car­día­co, tem­blo­res y pal­pi­ta­cio­nes has­ta vér­ti­go, ma­reos, de­pre­sión, alu­ci­na­cio­nes y des­ma­yos. Fue des­cri­to en 1979 por la psi­quia­tra ita­lia­na Gra­zie­lla Mag­he­ri­ni, tras ana­li­zar más de cien ca­sos si­mi­la­res en­tre vi­si­tan­tes de los mu­seos y la ciu­dad de Flo­ren­cia.

LO ME­JOR AL VIA­JAR ES LLE­VAR UNA MEN­TE ABIER­TA Y DIS­FRU­TAR DE LO QUE SE PRE­SEN­TE, SIN CAR­GAR GRAN­DES EX­PEC­TA­TI­VAS.

2 Sín­dro­me de Pa­rís:

El shock cul­tu­ral y la de­cep­ción por al­tas ex­pec­ta­ti­vas muy opues­tas a la reali­dad pro­vo­can una cri­sis ner­vio­sa a al­gu­nos tu­ris­tas, prin­ci­pal­men­te de ori­gen asiá­ti­co, que ha­bían he­cho pla­nes en torno una ima­gen pre­con­ce­bi­da de cui­dad ro­mán­ti­ca, má­gi­ca e idí­li­ca vista en pe­lí­cu­las y ca­tá­lo­gos tu­rís­ti­cos. En vez de eso se en­cuen­tran con una me­tró­po­li rui­do­sa, aba­rro­ta­da de gen­te y con un rit­mo fre­né­ti­co, ca­lles su­cias, ba­rrios po­bres y personas de tra­to se­co, hos­ti­les o has­ta gro­se­ras. Sín­to­mas: irri­ta­bi­li­dad, sen­sa­ción de mie­do, ob­se­sión, de­pre­sión e in­som­nio; quien lo pa­de­ce sien­te que es víc­ti­ma de per­jui­cios o agre­sión. Fue diag­nos­ti­ca­do por primera vez en 1986, por el psi­quia­tra ja­po­nés Hi­roa­ki Ota. Aun­que son menos de una do­ce­na al año, la em­ba­ja­da de Ja­pón tie­ne una lí­nea te­le­fó­ni­ca dis­po­ni­ble las 24 ho­ras al ser­vi­cio de sus ciu­da­da­nos afec­ta­dos y pue­den apor­tar tra­ta­mien­to hos­pi­ta­la­rio de emer­gen­cia, de ser ne­ce­sa­rio.

3 Sín­dro­me de Je­ru­sa­lén:

La ma­yo­ría de los cris­tia­nos so­ña­mos con pe­re­gri­nar al­gún día por Tie­rra San­ta, un des­tino car­ga­do de mis­ti­cis­mo, pe­ro hay quie­nes se aden­tran tan­to en la his­to­ria que lle­gan a creer­se un per­so­na­je bí­bli­co o sufren epi­so­dios de pa­ra­noia, de­li­rio y an­sie­dad. Al­gu­nos has­ta rea­li­zan pré­di­cas pú­bli­cas, in­ten­tan sa­nar en­fer­mos o se pa­sean ves­ti­dos con tú­ni­cas o sá­ba­nas. Tam­bién ocu­rre en otros lu­ga­res con fuer­te car­ga re­li­gio­sa co­mo el Va­ti­cano, Lour­des y Fá­ti­ma. Fue diag­nos­ti­ca­do por el psi­quia­tra Yir Bar El, en la dé­ca­da de 1980.

4 Sín­dro­me de la In­dia:

Quie­nes eli­gen In­dia co­mo des­tino pa­ra ir a me­di­tar, re­la­jar­se y en­con­trar paz pue­den de­sen­can­tar­se y en­trar en conflicto al en­fren­tar­se de gol­pe con una me­gá­po­lis hi­per­po­bla­da y caó­ti­ca, jun­to a fuer­tes es­ce­nas de po­bre­za, pro­ble­mas de hi­gie­ne, vio­len­cia y su­cie­dad. Ex­pe­ri­men­tan des­de an­gus­tia has­ta de­cep­ción, enojo y cri­sis ner­vio­sas que pue­de de­ri­var in­clu­so en un com­por­ta­mien­to pa­ra­noi­co al no ha­llar en In­dia el mis­ti­cis­mo es­pe­ra­do.

5 Sín­dro­me del eterno via­je­ro:

Es una ob­se­sión por via­jar y co­no­cer lu­ga­res nue­vos. ¡Na­da es su­fi­cien­te! En cuan­do la per­so­na lle­ga a un nuevo des­tino ya quie­re mo­vi­li­zar­se a otro por lo que le cues­ta dis­fru­tar de su es­ta­día, y así su­ce­si­va­men­te. Son via­je­ros in­can­sa­bles que al vol­ver a ca­sa ex­pe­ri­men­tan el lla­ma­do cho­que cul­tu­ral in­ver­so: no sien­ten per­te­ne­cer a nin­gún lu­gar, “no son de aquí, ni de allá”. Siem­pre les fal­ta al­go y ex­plo­ran con an­sie­dad por lo que sufren es­trés, ta­qui­car­dias y so­fo­cos e in­clu­so, en los ca­sos más gra­ves, pue­de ex­pe­ri­men­tar alu­ci­na­cio­nes, de­li­rio o pa­ra­noia a cau­sa de la fa­ti­ga psi­co­ló­gi­ca, emo­ti­va y fí­si­ca.

La be­lle­za del ar­te pue­de so­bre­im­pre­sio­nar a al­gu­nos via­je­ros.

Las gran­des aglo­me­ra­cio­nes cau­san es­trés y mo­les­tan en ex­tre­mo a cier­tas personas.

Hay quie­nes su­cum­ben aními­ca­men­te an­te es­ce­nas de po­bre­za ex­tre­ma en des­ti­nos tu­rís­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.