¿Un mun­do li­bre de hu­mo?

NUE­VAS ES­TRA­TE­GIAS PA­RA COM­BA­TIR EL TA­BA­QUIS­MO, NO EXEN­TAS DE CON­TRO­VER­SIA, SE CEN­TRAN EN MO­TI­VAR A LOS FU­MA­DO­RES DE CI­GA­RRI­LLOS A CAM­BIAR A AL­TER­NA­TI­VAS DE ME­NOR RIES­GO Y RE­DU­CIR LA EX­PO­SI­CIÓN A LAS TO­XI­NAS DEL HU­MO.

Summa - - Contenido - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

Nue­vas es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir el ta­ba­quis­mo, no exen­tas de con­tro­ver­sia, se cen­tran en mo­ti­var a los fu­ma­do­res de ci­ga­rri­llos a cam­biar a al­ter­na­ti­vas de me­nor ries­go y re­du­cir la ex­po­si­ción a las to­xi­nas del hu­mo.

Na­die osa de­cir lo con­tra­rio: fu­mar es no­ci­vo pa­ra la sa­lud y lo me­jor es no ha­cer­lo. Sin em­bar­go, en el mun­do hay más mil mi­llo­nes de fu­ma­do­res, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Las es­ta­dís­ti­cas re­ve­lan que so­lo 6% lo­gra de­jar el ci­ga­rri­llo, que cer­ca de 100 mi­llo­nes de personas mo­ri­rían en 30 años de for­ma pre­ma­tu­ra por en­fer­me­da­des aso­cia­das con el ta­ba­co y que el fu­mar cues­ta a las eco­no­mías mun­dia­les más de US$1.000 mi­llo­nes anua­les en gas­tos de aten­ción sa­ni­ta­ria y pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad.

An­te ese pa­no­ra­ma, a ni­vel mun­dial se es­tán ha­cien­do es­fuer­zos pa­ra im­pul­sar al­ter­na­ti­vas que re­duz­can el da­ño y es­tra­te­gias más efec­ti­vas pa­ra evi­tar el fu­ma­do, que in­vo­lu­cran des­de au­to­ri­da­des de sa­lud pú­bli­ca, re­gu­la­do­res, in­ves­ti­ga­do­res y mé­di­cos has­ta re­pre­sen­tan­tes de la pro­pia in­dus­tria, com­pe­ti­do­res y con­su­mi­do­res. La ofer­ta de pro­duc­tos que su­mi­nis­tran ni­co­ti­na sin com­bus­tión, los ci­ga­rros elec­tró­ni­cos y otros sis­te­mas al­ter­na­ti­vos fue­ron el eje de dis­cu­sión del V Fo­ro Glo­bal sobre la Ni­co­ti­na, rea­li­za­do en ju­nio de es­te año en Var­so­via, Po­lo­nia, por ac­to­res de más de 60 paí­ses.

“Las ta­sas de pre­va­len­cia del ta­ba­quis­mo en los dis­tin­tos paí­ses de­mues­tran que hay que ha­cer más por­que es li­mi­ta­do el im­pac­to de las es­tra­te­gias tra­di­cio­na­les, cen­tra­das en ma­yo­res im­pues­tos al ta­ba­co, prohi­bi­cio­nes de pu­bli­ci­dad y las ad­ver­ten­cias sa­ni­ta­rias grá­fi­cas, amén de que se man­tie­ne el pro­ble­ma del con­tra­ban­do a gran es­ca­la de pro­duc­tos no su­per­vi­sa­dos y ge­ne­ral­men­te de ba­ja ca­li­dad”, co­men­ta Kgo­si Letla­pe, lí­der de sa­lud y co­fun­da­dor de la Alian­za Afri­ca­na pa­ra la Re­duc­ción del Ries­go (AHRA, por sus si­glas en in­glés).

Des­de que los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos o va­pea­do­res in­cur­sio­na­ron en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, en 2007, su uso se ha ex­ten­di­do por to­do el mun­do, ba­jo la pre­mi­sa de que son has­ta 95% menos no­ci­vos que los con­ven­cio­na­les por­que no se que­man, y en vez de hu­mo pro­du­cen un va­por con muy ba­jas con­cen­tra­cio­nes de to­xi­nas. La Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal del Ci­ga­rri­llo Elec­tró­ni­co (TVECA) pro­yec­ta ven­tas que po­drían al­can­zar los US$24.000 mi­llo­nes el pró­xi­mo año. Por su par­te, las ta­ba­ca­le­ras le apues­tan a su com­ple­ta trans­for­ma­ción. En el ca­so de Phi­lip Mo­rris, ha in­ver­ti­do más de UD$4.500 mi­llo­nes en In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo (I+D) de pro­duc­tos que re­duz­can la ex­po­si­ción a tó­xi­cos del hu­mo de for­ma drás­ti­ca. La tec­no­lo­gía se desa­rro­lla en el cen­tro de in­no­va­ción The Cube, en Sui­za, y tam­bién mon­tó dos fá­bri­cas es­pe­cia­li­za­das, una en Ita­lia y otra en Ale­ma­nia. Ade­más, des­ti­na el 40% del gas­to co­mer­cial a los pro­duc­tos sin hu­mo que ya re­pre­sen­tan un 13% de sus in­gre­sos, pe­se a que ape­nas es­tán in­cur­sio­nan­do en cier­tos mer­ca­dos. Su pla­ta­for­ma es­tre­lla es el iQOS, un ca­len­ta­dor elec­tró­ni­co de ta­ba­co que ya se co­mer­cia­li­za en 38 paí­ses y que ac­tual­men­te es­tá en pro­ce­so de apro­ba­ción en EE. UU.

“La ni­co­ti­na cau­sa adi­ción, pe­ro no se ha de­mos­tra­do su vin­cu­la­ción con en­fer­me­da­des del fu­ma­dor. Lo más da­ñino del ci­ga­rri­llo es la com­bus­tión. Cuan­do lo en­cen­de­mos con fue­go, el ta­ba­co ar­de a una tem­pe­ra­tu­ra de más de 600ºC, hay una tras­for­ma­ción quí­mi­ca y el hu­mo con­tie­ne una gran can­ti­dad de com­po­nen­tes tó­xi­cos. Es cla­ve ha­cer esa di­fe­ren­cia. El iQOS ca­lien­ta car­tu­chos de ta­ba­co a una tem­pe­ra­tu­ra mu­cho más ba­ja, sin pro­vo­car com­bus­tión, y li­be­ra un ae­ro­sol de ni­co­ti­na sin olor, cu­yos ni­ve­les de com­po­nen­tes da­ñi­nos son en­tre 90 y 95% me­no­res, no afec­ta la ca­li­dad del ai­re in­te­rior, ni ge­ne­ra ta­ba­quis­mo pa­si­vo”, ase­gu­ra Gi­ze­lle Ba­ker, lí­der del equi­po de Epi­de­mio­lo­gía y Bioes­ta­dís­ti­ca de Phi­lip Mo­rris In­ter­na­tio­nal (PMI).

“Es una ofer­ta so­lo pa­ra fu­ma­do­res y personas que no han po­di­do de­jar de con­su­mir ci­ga­rri­llos ya que emu­la la ex­pe­rien­cia y el ri­tual del fu­ma­do, pe­ro con mu­cho menos ries­gos pa­ra la sa­lud. Los re­sul­ta­dos de nues­tro úl­ti­mo es­tu­dio clí­ni­co en­tre 1.000 fu­ma­do­res

de­mues­tran que, des­pués de seis me­ses, ocho in­di­ca­do­res de res­pues­ta bio­ló­gi­ca me­jo­ra­ron en aque­llos que cam­bia­ron a IQOS en com­pa­ra­ción con los que con­ti­nua­ron fu­man­do, y quie­nes die­ron el pa­so, no re­gre­san al fu­ma­do con­ven­cio­nal. Pa­ra el 2025, la me­ta es que 40 mi­llo­nes de fu­ma­do­res se ha­yan cam­bia­do a es­tas nue­vas op­cio­nes de ries­go re­du­ci­do. Nues­tro com­pro­mi­so de de­jar de vender ci­ga­rri­llos y re­em­pla­zar­los por pro­duc­tos sin hu­mo es fir­me”, aña­de Moi­ra Gil­christ, di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción Cien­tí­fi­ca de PMI. Otra al­ter­na­ti­va es el Mesh, que ca­lien­ta un car­tu­cho de lí­qui­do que con­tie­ne ni­co­ti­na y sa­bo­res, mien­tras que Bri­tish Ame­ri­can To­bac­co com­pi­te con el dis­po­si­ti­vo de va­peo Vy­pe que, se­gún sus prue­bas de cul­ti­vo de cé­lu­las, no pro­du­ce es­trés ce­lu­lar, da­ños en el ADN o trans­for­ma­ción ma­lig­na.

Es­cep­ti­cis­mo

La des­con­fian­za es­tá pre­sen­te en el de­ba­te. Una de preo­cu­pa­ción de fon­do es que esos métodos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción fre­nen el aban­dono, se con­vier­tan en un atrac­ti­vo pa­ra ini­ciar­se en el há­bi­to o ins­ten a la re­caí­da de ex­fu­ma­do­res por creer que los ries­gos son acep­ta­bles.

“Menos no­ci­vo no equi­va­le a ino­cuos y se pue­de es­tar crean­do con­fu­sión en­tre el pú­bli­co al res­pec­to, prin­ci­pal­men­te en­tre la po­bla­ción jo­ven”, ase­gu­ra Matt­hew Sprin­ger, pro­fe­sor de car­dio­lo­gía en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, res­pon­sa­ble de prue­bas en ra­tas que pre­li­mi­nar­men­te in­di­can que el va­por de las pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas tam­bién pro­du­ce re­duc­ción en la función de los va­sos san­guí­neos, con el con­se­cuen­te ries­go de ata­que car­día­co y ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

“Es muy pron­to pa­ra ha­cer con­clu­sio­nes de­bi­do a la re­cien­te incursión de es­tos pro­duc­tos de nue­va ge­ne­ra­ción en el mer­ca­do. Los da­tos pre­sen­ta­dos por las ma­nu­fac­tu­re­ras mues­tran que los métodos de ca­len­ta­mien­to de ta­ba­co son, en teo­ría, mu­cho menos da­ñi­nos, sin em­bar­go, faltan es­tu­dios clí­ni­cos ava­la­dos por ter­ce­ros, que son com­ple­jos y tar­dan años en com­ple­tar­se”, ex­pli­ca Ri­car­do Po­lo­sa, mé­di­co lí­der en in­ves­ti­ga­ción del con­su­mo de ta­ba­co en Eu­ro­pa. Aun­que re­co­no­ce que no se tie­nen re­sul­ta­dos sobre el im­pac­to a lar­go pla­zo de los va­pea­do­res, el car­dió­lo­go Kons­tan­ti­nos Far­sa­li­nos de­fien­de que des­de su apa­ri­ción no se ha re­gis­tra­do un so­lo ca­so de en­fer­me­dad a cau­sa su­ya y que de­ben ser una me­di­da com­ple­men­ta­ria a otras es­tra­te­gias del con­trol del ta­ba­quis­mo. “No sig­ni­fi­ca que den­tro de 30 años pue­dan apa­re­cer al­gu­nos, pe­ro por aho­ra, tras re­vi­sar los da­tos y re­pe­tir­los en nues­tros la­bo­ra­to­rios, lo que he­mos vis­to es que los e-ci­ga­ret­tes les

fun­cio­nan a mi­les de personas in­ca­pa­ces de ven­cer el há­bi­to pa­ra me­jo­rar su con­di­ción de sa­lud. No po­de­mos cul­par al fu­ma­dor por­que fu­ma o al be­be­dor por­que be­be, y mien­tras la cien­cia no ha­ya desa­rro­lla­do un me­di­ca­men­to que cu­re los há­bi­tos de fu­mar por com­ple­to, hay que uti­li­zar to­das las he­rra­mien­tas a la mano pa­ra re­du­cir el da­ño”, di­ce. Ade­más, con­si­de­ra “des­afor­tu­na­do que mu­chos paí­ses prohí­ben el pro­duc­to más se­gu­ro, pe­ro de­jan vender le­gal­men­te el más le­tal”.

Da­vid Swea­nor, ex­per­to en po­lí­ti­cas de sa­lud pú­bli­ca, com­par­te esa po­si­ción: “Es cla­ve adap­tar­se a la nue­va reali­dad, don­de se en­cuen­tran al­ter­na­ti­vas via­bles y menos pe­li­gro­sas que los ci­ga­rri­llos e in­for­mar de for­ma clara y con­se­cuen­te”.

Repensar la ni­co­ti­na

Da­do que la cien­cia emer­gen­te sos­tie­ne que la ni­co­ti­na y el ta­ba­co en sí no son el ver­da­de­ro enemi­go del fu­ma­dor sino la com­bus­tión, hay una co­rrien­te im­por­tan­te a fa­vor de que se le apli­que una re­gu­la­ción di­fe­ren­cia­da a los nue­vos pro­duc­tos en cuan­to a ven­ta, co­mu­ni­ca­ción con el con­su­mi­dor y es­pa­cios don­de se per­mi­te su con­su­mo, co­mo se ha he­cho con los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos que no con­tie­nen ni­co­ti­na.

An­nie Kley­camp, cien­tí­fi­ca de la con­sul­to­ra en sa­lud Pin­ney As­so­cia­tes, ase­ve­ra que el cam­bio ha­cia sis­te­mas de en­tre­ga de ni­co­ti­na menos da­ñi­nos es el me­jor camino pa­ra los fu­ma­do­res no dis­pues­tos a de­jar el vi­cio, prin­ci­pal­men­te los de la ter­ce­ra edad, don­de la pre­va­len­cia se man­tie­ne ca­si sin dis­mi­nuir en los úl­ti­mos 10 años. “Las muer­tes aso­cia­das al fu­ma­do cae­rán de ma­ne­ra con­ti­nua y sos­te­ni­da si es­to se lo­gra. No hay ob­je­ción con­vin­cen­te al uso re­crea­ti­vo e in­clu­so adic­ti­vo de la ni­co­ti­na, siem­pre que no se de­mues­tre que sea fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca o so­cial­men­te da­ñi­na pa­ra el usua­rio o pa­ra otros”, ex­pli­ca.

“Sue­cia es uno de los paí­ses con ma­yor con­su­mo de ni­co­ti­na en la Unión Eu­ro­pea y tie­ne la ta­sa más ba­ja de cáncer. La ex­pli­ca­ción del fe­nó­meno es sim­ple: im­pul­san el con­su­mo de Snus, un com­pues­to de ta­ba­co que se con­su­me vía oral, po­nién­do­lo de­ba­jo del la­bio su­pe­rior; con­tie­ne ni­co­ti­na, pe­ro su en­tre­ga se rea­li­za sin com­bus­tión”, re­cal­ca Far­sa­li­nos.

En el fo­ro, tam­bién se mos­tra­ron otros avan­ces he­chos con nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo men­tas, chi­cles, par­ches e in­ha­la­do­res que pue­den ayu­dar a las personas a dis­mi­nuir el há­bi­to del fu­ma­do. “To­do su­ma, pe­ro tie­nen una ta­sa de éxi­to muy ba­ja: so­lo 5 o 6% de los fu­ma­do­res lo­gra de­jar el há­bi­to con esos pro­duc­tos por­que a la gen­te no les gus­ta usar­los, así de sen­ci­llo. Con los va­pea­do­res lo­gran que el 14% de los usua­rios de­je el fu­ma­do por com­ple­to, se­gún es­tu­dios que he­mos he­cho en Eu­ro­pa. Te­ne­mos que tra­ba­jar en es­tra­te­gias más am­plias, de­jan­do de la­do los pre­jui­cios”, es­ti­ma Far­sa­li­nos.

Las ta­ba­ca­le­ras es­tán ha­cien­do in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias en In­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llos de nue­vos pro­duc­tos li­bres de hu­mo.

Cen­tro de in­no­va­ción The Cube, de PMI, en Sui­za.

En Amé­ri­ca Cen­tral los pro­duc­tos Heat not Burn so­lo es­tán dis­po­ni­bles en Gua­te­ma­la y no hay fe­cha de lan­za­mien­to pa­ra los otros paí­ses.

Se es­ti­ma que 14% de los que se cam­bian a va­pea­do­res no vuel­ven a fu­mar ci­ga­rri­llos.

Ca­da año, el Fo­ro Glo­bal sobre la Ni­co­ti­na reúne a ex­per­tos de los di­fe­ren­tes sec­to­res in­vo­lu­cra­dos pa­ra dis­cu­tir es­tra­te­gias y los re­sul­ta­dos de las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.