CABO POLONIO Y EL SENTIDO DE LA VIDA

Arte por Excelencias - - News - JORGE ZURITA

Cu­a­tro ho­ras de bus se­pa­ran el ae­ro­pu­er­to de Mon­te­vi­deo —to­man­do la ru­ta 10 has­ta el ki­ló­me­tro 264 y me­dio—de la en­tra­da a Cabo Polonio.

Ubi­ca­do en Roc­ha, Cabo Polonio pa­re­ce no per­te­ne­cer a na­die, in­clu­so pa­re­ce no sa­ber que el mun­do afu­e­ra se mu­e­ve de otra ma­ne­ra. Cru­za­mos du­nas y bos­que, y re­cor­re­mos si­e­te ki­ló­me­tros sobre aque­lla bes­tia metá­li­ca que nos za­ran­dea des­de la en­tra­da has­ta la playa.

Son los úni­cos ani­ma­les mo­to­ri­za­dos que sur­can la duna, lle­van­do y re­co­gi­en­do vi­a­je­ros sobre sus lo­mos; los úni­cos que ve­re­mos, por­que no se per­mi­te otro ti­po de ve­hí­cu­los en el cabo. Va­mos ri­en­do y re­bo­tan­do has­ta que al­can­za­mos a ver có­mo un ca­se­río se abre fren­te a no­so­tros a ori­llas de un mar lim­pio e in­qui­e­to, bri­llan­te de sol can­sa­do y ar­di­en­te de ve­ra­no. La bri­sa nos re­fres­ca y las ca­sas son blan­cos y co­lo­ri­dos cu­a­dra­di­tos que to­man for­ma al acer­car­nos. Es­as ca­si­tas se acos­ta­ron un día ju­gue­to­nas, ca­si des­nu­das, sobre una lo­ma de gra­ma ver­de. Al­gu­nas se can­sarán, re­co­gerán sus ti­es­tos y se irán pa­ra si­em­pre, otras se que­darán un po­co más, pu­es la gen­te en Cabo Polonio va y vi­e­ne. Por eso ca­si no qu­e­da nin­gu­no de los pri­me­ros po­bla­do­res, como nos cu­en­ta uno de los re­si­den­tes más vi­e­jos, no to­dos re­sis­ten tan­to si­len­cio y so­le­dad.

Ape­a­mos la bes­tia en el cen­tro del «pu­e­blo». No hay ca­lles as­fal­ta­das ni ten­di­do eléc­tri­co. Las seña­les son tro­zos de ma­de­ra de an­ti­guas pu­er­tas o ven­ta­nas tal vez, pin­ta­das por al­guien que qui­so po­ner­le sentido y di­rec­ci­ón a los ca­mi­nos. Hay dos o tres ti­en­das, un par de ba­res y res­tau­ran­tes de to­da ca­te­go­ría y los hip­pies «em­pren­de­do­res» abren sus lo­ca­les de ar­te­sa­ní­as y su­ve­ni­res.

El in­ten­so frío de in­vi­er­no abra­za a un par de va­li­en­tes y so­li­ta­ri­os hués­pe­des has­ta que el ve­ra­no vu­el­ve con jó­ve­nes vi­si­tan­tes de muc­has par­tes del mun­do. Ca­mi­nan so­los por la playa, de día y de noc­he, hip­no­ti­za­dos por su re­en­cu­en­tro con el si­len­cio. Las pa­re­jas se to­man de la mano y re­cor­ren la playa una y otra vez, o van ha­cia el fa­ro a sa­lu­dar a los lo­bos ma­ri­nos: ellos po­san, suben y ba­jan pi­e­dras, res­ba­lan y la­dran de­fen­di­en­do su es­pa­cio. Pa­re­cen pere­zo­sos y vi­o­len­tos, es­can­da­lo­sos y tor­pes, pe­ro en el agua son tor­pe­dos de gra­sa y pi­el.

Pa­re­ce que a Cabo Polonio no le han dic­ho que el mun­do ti­e­ne una «im­por­tan­te» car­re­ra con­tra la exis­ten­cia, que corre en­lo­que­ci­do a es­tre­llar­se con­tra todo, con­tra la na­tu­ra­le­za, con­tra el si­len­cio, con­tra el ai­re, con­tra la sen­sa­tez, con­tra la ar­mo­nía, con­tra la paz…, con­tra la vida. Es un área pro­te­gi­da que aún no ha su­cum­bi­do a la idi­o­tez hu­ma­na. Cu­al­qui­e­ra pu­e­de vi­si­tar­lo, cu­al­qui­e­ra pu­e­de en­con­trar un rin­cón de playa don­de con­tem­plar su ma­ra­vi­llo­so mar, dar­se un cha­pu­zón y con­ver­sar con gen­te des­co­no­ci­da que sin­to­ni­za sim­pa­tía y le­ve­dad, o como di­cen por ahí: ple­ni­tud.

Opu­es­to a la opu­len­cia ab­sur­da de Pun­ta del Es­te, Cabo Polonio es to­da­vía uno de los po­cos si­ti­os que con­ser­va el sentido de la vida: la be­lle­za sim­ple, aque­llas pe­queñas co­sas, la luz na­ran­ja de un sol a pun­to de ca­er, una ca­lle ilu­mi­na­da de es­tre­llas, una ca­baña con ve­las y el so­ni­do de una ri­sa es­ta­llan­do en la os­cu­ri­dad.

Por Jorge Zurita

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.