ESO QUE SACUDE LA TIERRA... ES EL CARNAVAL SANTIAGUERO

Arte por Excelencias - - News - REINALDO CEDEÑO PINEDA

«Eso que se le­van­ta, que vi­e­ne. Eso que sacude la tierra, es el carnaval santiaguero». Tal vez no haya me­jor de­fi­ni­ci­ón. El com­po­si­tor En­ri­que Bon­ne, Pre­mio Na­ci­o­nal de Música, sa­be lo que di­ce. Du­ran­te tres dé­ca­das estuvo al fren­te de los des­fi­les y com­par­sas de la prin­ci­pal fes­ti­vi­dad po­pu­lar de Santiago de Cu­ba, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Na­ci­ón.

«El de Santiago nun­ca ha si­do un carnaval de lu­jo, si­no un carnaval de pu­e­blo. No es un carnaval pa­ra sen­tar­se, es un carnaval pa­ra par­ti­ci­par, y eso lo di­fe­ren­cia de otras ciu­da­des. An­tes de 1959, la gen­te se se­pa­ra­ba en so­ci­e­da­des: los blan­cos en un lu­gar y los ne­gros en otro; pe­ro cu­an­do lle­ga­ba el carnaval, cu­an­do pa­sa­ba la con­ga, to­dos se fun­dí­an. Ha­bía qui­en se dis­fra­za­ba de mu­jer, de cu­al­qui­er co­sa, por­que era algo abi­er­to, don­de la gen­te per­día el com­ple­jo.

»Des­pu­és apa­re­ci­e­ron las em­pre­s­as co­mer­ci­a­les, e in­tro­du­je­ron las car­ro­zas con or­ques­tas cono­ci­das y co­gi­e­ron otro vu­e­lo. A par­tir de ahí, las or­ques­tas sen­tí­an la ne­ce­si­dad de ve­nir a Santiago, y si aquí gus­ta­ban, las con­tra­ta­ban en el res­to del pa­ís. Po­co a po­co se fue re­gan­do el mo­do de ce­le­brar de los san­ti­a­gue­ros, y así sur­gi­e­ron muc­has ca­lles si­mi­la­res a nuestra po­pu­lar Troc­ha, que hoy si­gue re­ven­tan­do de ale­gría».

La His­to­ri­a­do­ra de la Ciudad, la doc­to­ra Ol­ga Por­tu­on­do Zúñi­ga, ha es­cri­to que el carnaval con­tem­porá­neo de Santiago de Cu­ba es el re­sul­ta­do de fes­ti­vi­da­des pro­fa­nas y re­li­gi­o­sas que «se en­tre­cru­za­ron, re­hi­ci­e­ron y agru­pa­ron en fec­has es­pe­cí­fi­cas, tal y como hoy lo cono­ce­mos».

Una at­mós­fe­ra ca­si car­na­va­les­ca apa­re­ce en la pro­ce­si­ón del Cor­pus Ch­ris­ti, en los 1600 y tan­tos. En di­fe­ren­tes épo­cas, cro­nis­tas e in­ves­ti­ga­do­res se re­fi­e­ren a las ce­le­bra­ci­o­nes po­pu­la­res. Emi­lio Ba­car­dí re­co­ge en sus cé­le­bres Cró­ni­cas de Santiago de Cu­ba las des­crip­ci­o­nes de las fes­ti­vi­da­des de San Ju­an, San Pe­dro, Santiago, San­ta Cris­ti-

No hay carnaval santiaguero sin trom­pe­ta chi­na, uno de los ins­tru­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la mez­cla de cul­tu­ras en el ori­en­te cu­ba­no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.