MEDITERRÁNEO: UN CONFLICTO TAN ANTIGUO COMO EL HOMBRE

Carlos Mar­ti­el MEDITERRANEO

Arte por Excelencias - - News - DUNA VIEZZOLI

En oca­si­ón de la inau­gu­ra­ci­ón del pa­be­llón cu­ba­no en la Bi­e­nal de Ve­ne­cia, ocur­ri­da el pa­sa­do vi­er­nes 12 de mayo, el ar­tis­ta ha­ba­ne­ro Carlos Mar­ti­el im­pre­si­o­nó el pú­bli­co con su per­for­man­ce Mediterráneo. El hec­ho tu­vo lu­gar en el sa­lón gran­de del antiguo pa­la­cio Lo­re­dan. Cer­ca­no al Ca­nal Gran­de, va­cío de to­dos sus mu­e­bles, con sus pi­sos de már­mol, sus pa­re­des de pa­ne­les leño­sos y su tec­ho de ma­de­ra, el re­cin­to evo­ca­ba sen­ti­mi­en­tos tan an­ti­guos como el ser hu­ma­no mis­mo. Los es­pec­ta­do­res se si­tu­a­ron al­re­de­dor del ar­tis­ta. Él, de ro­di­llas, en­cer­ra­do en un da­do de cris­tal y otro da­do en­ci­ma, del mis­mo ta­maño, pe­ro lle­no del agua fría del ca­nal cer­ca­no.

El agua pa­sa­ba po­co a po­co de un da­do al otro, por sim­ple gra­ve­dad, si­mu­lan­do un re­loj de are­na, mi­en­tras Carlos es­pe­ra­ba, si­em­pre en si­len­cio, el as­cen­so del agua que iba lle­nan­do su es­pa­cio. Todo el pú­bli­co ca­lla­do, in­mó­vil, con­tem­pló la es­ce­na du­ran­te me­dia ho­ra, mi­en­tras el ar­tis­ta tem­bla­ba de frío y de fa­ti­ga, en­cer­ra­do en la pe­ce­ra y sin nin­gu­na po­si­bi­li­dad de mo­vi­mi­en­to. Al-

gu­nos in­da­ga­ban sobre el sentido de aquel ac­to, otros to­ma­ban vi­de­os del per­for­man­ce, otros llo­ra­ban por la fu­er­za emo­ti­va de lo que ve­í­an. To­dos mi­ra­ban fi­ja­men­te a Carlos y per­ci­bí­an sus im­pul­sos an­ces­tra­les de mi­e­do, ape­go a la vida y si­len­te pe­ti­ci­ón de au­xi­lio. Cu­an­do el agua lle­ga­ba has­ta su ca­ra y de­ja­ba muy po­co es­pa­cio en la pe­ce­ra, ago­ta­do ya el vo­lu­men del com­par­ti­men­to su­pe­ri­or, los asis­ten­tes del ar­tis­ta des­mon­ta­ron la es­truc­tu­ra y él pu­do li­be­rar­se y sa­lir. Un fu­er­te aplau­so re­tum­bó en el sa­lón, rin­di­en­do ho­me­na­je al ar­tis­ta y disi­pan­do la ten­si­ón sus­ci­ta­da du­ran­te una me­dia ho­ra que pa­re­ció in­ter­mi­na­ble y de­jó inau­gu­ra­do el pa­be­llón de Cu­ba en la 57 Bi­e­nal de Ve­ne­cia.

Como lu­e­go de­cla­ró el pro­pio Carlos, Mediterráneo abor­da el te­ma de las mi­gra­ci­o­nes hu­ma­nas e in­da­ga, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el com­pro­mi­so y la res­pon­sa­bi­li­dad de Ita­lia y de Eu­ro­pa an­te el di­le­ma de la emi­gra­ci­ón afri­ca­na. «Es sobre có­mo la co­mu­ni­dad eu­ro­pea se opo­ne a las per­so­nas que lle­gan, bus­can­do la su­pu­es­ta sal­va­ci­ón, de­jan­do atrás un mun­do de mi­e­do y de guer­ra, pa­ra en­trar en una pe­sa­di­lla aún pe­or, que se tra­du­ce en cen­te­na­res de mu­er­tos en las cos­tas ita­li­a­nas o en la im­po­si­bi­li­dad de nu­es­tros pu­e­blos de ayu­dar a qui­e­nes con­si­guen lle­gar».

De ahí que el per­for­man­ce de Carlos nos in­ter­ro­gue, más que todo, sobre la in­ca­pa­ci­dad de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea pa­ra ofre­cer ayu­da a qui­e­nes re­al­men­te más la ne­ce­si­tan, más allá de pa­li­a­ti­vos o so­lu­ci­o­nes a me­di­as a fa­vor de aque­llos «afor­tu­na­dos» que con­si­guen atra­ve­sar el mar y lle­gar al otro la­do. En es­te sentido, la obra ju­e­ga di­rec­ta­men­te con la vo­lun­tad de los es­pec­ta­do­res, qui­e­nes, pu­di­en­do re­ti­rar el da­do su­pe­ri­or, con­tem­pla­ban impá­vi­dos la es­ca­lo­fri­an­te es­ce­na. «Así ocur­re ca­da día. Las per­so­nas están allá, mi­ran­do, y no ha­cen na­da, no pa­sa na­da», aco­tó el ar­tis­ta.

Carlos ex­pli­có que es­te per­for­man­ce es una ana­lo­gía con un re­loj de are­na —una va- ri­an­te muy an­ti­gua de re­loj—, con la cu­al se evo­ca el carác­ter an­ces­tral de la emi­gra­ci­ón mis­ma, fe­nó­me­no tan antiguo como el hombre, ese ser de na­tu­ra­le­za gre­ga­ria, dese­o­so si­em­pre de proyec­tar­se más allá de su ge­o­gra­fía, ali­men­tan­do a tra­vés del ti­em­po una ley tan re­al como ter­ri­ble.

Sobre el arte cu­ba­no, Carlos afir­mó que, cu­an­do se ti­e­nen las ide­as, si­em­pre se en­cu­en­tra el mo­do de de­cir, aun cu­an­do las con­di­ci­o­nes obli­guen a de­cir «muc­ho con po­co». Ma­ni­fes­tó también que el arte cu­ba­no ha es­ta­do si­em­pre muy li­ga­do a lo so­ci­al y lo po­lí­ti­co. «En mi tra­ba­jo como ar­tis­ta si­em­pre tra­to de ex­pre­sar las co­sas que si­en­to, y ten­go mi pro­pio pen­sa­mi­en­to sobre pro­blemá­ti­cas so­ci­a­les y po­lí­ti­cas del con­tex­to en el que vi­vo y des­ar­ro­llo mi tra­ba­jo ar­tís­ti­co».

A pro­pó­si­to del te­ma, Jorge Fernández, co­mi­sa­rio de la mu­es­tra y di­rec­tor del Mu­seo Na­ci­o­nal de Be­llas Artes de Cu­ba, ce­le­bró la opor­tu­ni­dad de te­ner a Carlos Mar­ti­el y su per­for­man­ce, de ex­tra­or­di­na­ria fu­er­za. «Creo que diseñar es­te per­for­man­ce y ha­cer­lo con esa au­ten­ti­ci­dad, con ese ni­vel de sin­ce­ri­dad, con esa vi­ta­li­dad, ha re­sul­ta­do fa­bu­lo­so».

El ar­tis­ta cu­ba­no du­ran­te el per­for­man­ce Mediterráneo, en la 57 Bi­e­nal de Ve­ne­cia.

Nu­me­ro­so pú­bli­co se dio ci­ta en el Pa­la­cio Lo­redán, hoy una de las ins­ta­la­ci­o­nes del Ins­ti­tu­to Va­len­ci­a­no de las Artes. En el ex­tre­mo iz­qui­er­do, Jorge Fernández, di­rec­tor del Mu­seo Na­ci­o­nal de Be­llas Artes (MNBA) de Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.