LA HABANA DE DANIEL SANTOS ESTUVO EN FILBO

Arte por Excelencias - - News - ROSA MARÍA FERNÁNDEZ

En prin­ci­pio, Co­lom­bia si­em­pre fue un sueño en co­lo­res y rit­mos. Por eso, de la for­ma en que so­bre­vi­ni­e­ron los acon­te­ci­mi­en­tos pa­re­ce­ría una má­gi­ca fu­er­za de atrac­ci­ón. Por­que el ha­ber es­co­gi­do al per­so­na­je de Daniel Santos y a La Habana como pro­ta­go­nis­tas pa­ra es­ta pri­me­ra in­cur­si­ón en la nar­ra­ti­va de fic­ci­ón, en apa­ri­en­ci­as na­da te­nía que ver con tierra co­lom­bi­a­na.

Pe­ro sí, los amo­res son el lu­gar co­mún, y una ca­leña me hi­zo lle­gar. Por­que la an­fi­tri­o­na re­sul­tó ser la ahi­ja­da de Daniel Santos. Po­co sa­bía de ella has­ta que me con­tó lo de su pa­dre: un niño, a qui­en «El Je­fe», como lo apo­da­ron en Me­de­llín, lo en­con­tró en la ca­lle es­ca­pa­do de su casa. Prác­ti­ca­men­te lo adop­tó y por él se con­vir­tió en ar­tis­ta. Cu­a­tro años des­pu­és, Daniel Santos lo pu­so fren­te a su ma­dre, que lo da­ba por mu­er­to, pa­ra se­guir mar­can­do el rit­mo de su vida, a tra­vés de la música.

En Bar­rio Obre­ro, pa­ra con­tar­lo, to­da­vía está su her­ma­no, qui­en ha hec­ho de su casa un tem­plo de la me­mo­ria mu­si­cal la­ti­no­a­me­ri­ca­na y ca­ri­beña. Con én­fa­sis en Cu­ba, Pu­er­to Ri­co y su na­tal Co­lom­bia, a tra­vés del Mu­seo de la Sal­sa de Ca­li.

Allí se reu­ni­e­ron me­ló­ma­nos de to­da Co­lom­bia a ce­le­brar a qui­en aún hoy si­gue cau­ti­van­do mul­ti­tu­des. En­ton­ces, en aque­llos vi­e­jos ti­em­pos, su pú­bli­co era es­pe­ci­al­men­te mar­gi­nal, como aquel pe­ri­o­do en que si­en­do in­mi­gran­te bo­ri­cua mal­vi­vió en las ca­lles de los Nuyo­res. Se hi­zo eco del dra­ma de los jó­ve­nes que ar­ran­ca­ban de sus ho­ga­res pa­ra ser­vir en guer­ra aje­na, a qui­e­nes con­mo­vió con La des­pe­di­da. Fue por­que él mis­mo cono­ció tal ig­no­mi­nia al ser lla­ma­do al Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, con­di­ci­ón por la cu­al le otor­ga­ran en 1917 la ciu­da­da­nía nor­te­a­me­ri­ca­na a los pu­er­tor­ri­queños.

UN PRI­ME­RO DE MAYO EN BO­GOTÁ

Si sor­pren­den­te fue la aco­gi­da del li­bro en Ca­li, más lo fue en Bo­gotá, don­de prác­ti­ca­men­te caí en pa­ra­ca­í­das el día de la pre­sen­ta­ci­ón, un pri­me­ro de mayo. Y sin ape­nas pro­mo­ci­ón, de­bía atra­er a un au­di­to­rio de ca­si tres­ci­en­tos lec­to­res en

una Fe­ria a la que ac­ce­den trein­ta mil per­so­nas pa­ra even­tos muy atrac­ti­vos y si­multá­ne­os, en el in­fi­ni­to mun­do de la li­te­ra­tu­ra co­mer­ci­al. Y el re­cin­to se lle­nó.

La sú­per Fe­ria del Li­bro de Bo­gotá (Filbo) fun­ci­o­na des­de hace tres dé­ca­das con un en­gra­na­je exi­to­so, como cen­tro cul­tu­ral de pro­mo­ci­ón pa­ra lec­to­res de ha­bla his­pa­na fun­da­men­tal­men­te. Es­te año, de­di­ca­do a Fran­cia.

Y no pu­de ele­gir me­jor pre­sen­ta­dor que el re­co­no­ci­do his­to­ri­a­dor mu­si­cal Cé­sar Pa­ga­no, qui­en además cono­ci­e­ra per­so­nal­men­te al que Cu­ba de­no­mi­nó pa­ra si­em­pre «El In­qui­e­to Ana­co­be­ro».

Lo que has­ta hoy nar­ro en mi li­bro es pro­duc­to de una ar­dua in­ves­ti­ga­ci­ón en los me­di­os im­pre­sos de Cu­ba, de la épo- ca en que se go­zó La Habana: de 1946 a 1961. Ti­em­pos de in­ten­sa vida lú­di­ca, vi­ci­o­sa, cum­banc­he­ra. Ti­em­po de cor­rup­ci­ón, luc­ha y cam­bio. Y pa­ra eso Daniel Santos estuvo en todo.

Por mi an­fi­tri­ón bo­go­ta­no cono­cí pa­la­bras que Daniel le co­men­tó di­rec­ta­men­te sobre su es­ta­día en Cu­ba: por ejem­plo, acer­ca de su acom­paña­mi­en­to mu­si­cal con la So­no­ra Ma­tan­ce­ra, que lo ca­ta­pul­tó al mun­do. Lo que Daniel Santos lla­mó «una com­bi­na­ci­ón ex­ce­len­te», que se es­cuc­hó por los si­e­te años en que es­tu­vi­e­ron jun­tos y has­ta hoy.

Di­ce Pa­ga­no que en 1955, des­pu­és de una bron­ca que Daniel tu­vo con su di­rec­tor de en­ton­ces, Rogelio Mar­tí­nez, fue que lla­ma­ron a Ce­lia Cruz. En­ton­ces él co­men­zó a can­tar gua­rac­has, por­que an­tes en­to­na­ba san­te­ría bra­va del Áfri­ca náñi­ga. «Más que Ce­li­na [Gonzá­lez], que también te­nía san­te­ría, pe­ro más cam­pe­si­na, Ce­lia es un fe­nó­me­no que ocur­re ca­da ci­en años —afir­ma Daniel Santos a Pa­ga­no—. Como un Fi­del Cas­tro. Son per­so­nas que no im­por­tan la na­ci­o­na­li­dad o la ide­o­lo­gía que po­se­an, están pre­des­ti­na­das. Fi­del Cas­tro es uno de ellos. No me im­por­ta lo que di­gan, por­que no soy co­mu­nis­ta, ni so­ci­a­lis­ta, si­no na­ci­o­na­lis­ta de mi pa­tria [Pu­er­to Ri­co] y Fi­del es, con el ge­ne­ral [Omar] Tor­ri­jos, uno de los hom­bres que na­cen con es­te si­glo [XX]».

Ca­si dos mil can­ci­o­nes gra­ba­das y unas cu­a­tro­ci­en­tas de su au­to­ría nos de­vu­el­ven al Daniel Santos de nu­es­tras abu­e­las en las rocko­las del ta­ller de tra­ga­ní­quel de mi pu­e­blo, la ban­da so­no­ra de mi in­fan­cia, jun­to al Benny Mo­ré, de qui­en Daniel si­em­pre dijo que era «un fe­nó­me­no como can­tan­te y como ami­go».

Del mi­to a la re­a­li­dad, en es­te li­bro es la voz fe­me­ni­na la que nar­ra por pri­me­ra vez la his­to­ria ha­ba­ne­ra de aquel que con­tó más de mil no­vi­as y una de­ce­na de ma­tri­mo­ni­os por do­qui­er. Sí, una voz cubana. Y no se tra­ta de pre­su­mir, si­no de «ha­cer con li­ber­tad lo que qui­e­ro», de­cía El In­qui­e­to Ana­co­be­ro. Por eso apoyó a la Re­vo­lu­ci­ón. Por eso también —tal era la po­pu­la­ri­dad de Daniel Santos— el cé­le­bre es­cri­tor Ga­bri­el Gar­cía Már­quez fue a pa­gar al ba­jar­se de un ta­xi y el cho­fer, con­fun­di­do, le dijo: «De nin­gu­na ma­ne­ra, si yo ten­go to­dos sus dis­cos en casa».

Igual el Ga­bo se lo in­ven­tó. Pe­ro lo que te cu­en­to fue ver­dad: Daniel Santos: La Habana que hay en mí estuvo en Filbo 2017.

La au­to­ra del li­bro jun­to al his­to­ri­a­dor co­lom­bi­a­no Cé­sar Pa­ga­no.

Y no se tra­ta de pre­su­mir, si­no de «ha­cer con li­ber­tad lo que qui­e­ro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.