CUCURUCHO VALDÉS CON LOS PIES SOBRE SU TIERRA

Arte por Excelencias - - News - JOSÉ LUIS ESTRADA BETANCOURT

Ni­e­to de Be­bo, so­bri­no de Chuc­ho y María Ca­ri­dad, e hi­jo de Miriam, lo más se­gu­ro es que muy po­cos le hu­bi­e­ran per­do­na­do a Cucurucho Valdés que se apar­ta­ra de la sen­da de aque­llos lla­ma­dos a de­jar una hue­lla en la cul­tu­ra de es­ta is­la. Pe­ro crián­do­lo con amor en abun­dan­cia y en me­dio de un am­bi­en­te emi­nen­te­men­te mu­si­cal, su fa­mi­lia se ase­gu­ró de que el niño no per­di­e­ra la brú­ju­la ni un so­lo se­gun­do.

Así que cu­an­do Ro­ber­to Carlos, el muc­hac­hi­to que asom­bra­ba a to­dos por su mu­si­ca­li­dad, ya estuvo lis­to pa­ra apren­der de cu­an­to le ro­de­a­ba, lo ma­tri­cu­la­ron en la es­cu­e­la Gui­ller­mo Tomás. «Es un don que uno trae in­trín­se­co, en los ge­nes, pe­ro yo creo que el me­dio en el que me crié fue lo más de­ter­mi­nan­te», ase­gu­ra es­te ex­tra­or­di­na­rio ins­tru­men­tis­ta que de­jó bo­quia­bi­er­to a me­dio mun­do con su ópe­ra pri­ma Ni an­tes ni des­pu­és y ya se pre­pa­ra pa­ra ases­tar otro gol­pe dis­cográ­fi­co ar­ro­lla­dor: Con los pies sobre mi tierra.

«Mi ma­dre, Miriam, la luz que me ha guia­do y me guía, no so­lo fue la pri­me­ra que pu­so mis ma­nos sobre las te­clas de un pi­a­no, si­no que además me es­ti­mu­la­da pa­ra que no per­di­e­ra el in­terés por es­tu­di­ar, por su­perar­me, inundán­do­me todo el ti­em­po de me­lo­dí­as. “Es­cuc­ha es­to”, me de­cía, y me atra­pa­ba con la or­ques­ta de mi abu­e­lo, Sa­bor de Cu­ba, y sus ar­re­glos pa­ra Benny Mo­ré y pa­ra Nat King Co­le… Era ca­si im­po­si­ble que no eli­gi­e­ra es­ta pro­fe­si­ón».

De ma­ne­ra que con nu­e­ve años ya era fun­da­dor de la Cha­ran­ga In­fan­til de Gu­a­na­ba­coa (cono­ci­da po­pu­lar­men­te como Los Ara­gon­ci­tos), «el proyec­to cre­a­do por Manuel Valcár­cel pa­ra en­señar­nos a to­car to­dos nu­es­tros gé­ne­ros tra­di­ci­o­na­les, a la par que nos nu­trí­a­mos en la es­cu­e­la del le­ga­do que ha­bí­an de­ja­do pa­ra la hu­ma­ni­dad Be­et­ho­ven, Mo­zart, Bach…».

En el ni­vel ele­men­tal par­ti­ci­pó en un con­cur­so na­ci­o­nal de pi­a­no, don­de con­quis­tó el ter­cer lu­gar, ac­tuó en el Con­cur­so Adol­fo Guzmán de 1986, jun­to a su tío Chuc­ho en un mano a mano que com­par­ti­e­ron con el ma­es­tro Frank Fernández y su hi­ja Li­a­na, y la or­ques­ta Irake­re de fon­do. A los 11 años to­có con la Ara­gón como pi­a­nis­ta…, has­ta que vi­no el mo­men­to de en­tre­gar­se de mo­do ab­so­lu­to al es­tu­dio, de pre­pa­rar­se a con­ci­en­cia pa­ra ha­cer de la música clá­si­ca una ali­a­da cer­ca­na.

«Agra­dez­co de cora­zón que la exi­gen­cia fu­e­ra tan al­ta, al pun­to de que po­dí­as que­dar­te afu­e­ra des­pu­és de si­e­te in­ten­sos años. Pe­ro así de­bía ser, por­que la música clá­si­ca cons­ti­tuye la ba­se, la pla­ta­for­ma… Ya pa­ra ese en­ton­ces es­ta­ba con­ven­ci­do de que de­fen­de­ría la música po­pu­lar, pe­ro sa-

bía lo que ese cono­ci­mi­en­to re­pre­sen­ta­ba, así que me la be­bí se­di­en­to», con­fi­e­sa.

El jazz le lla­mó su cu­ri­o­si­dad en el pres­ti­gi­o­so Con­ser­va­to­rio Ama­deo Roldán, y gra­ci­as a él re­a­li­zó su pri­me­ra gi­ra in­ter­na­ci­o­nal a Mú­nich, con la no­ta­ble can­tan­te Mi­reya Es­ca­lan­te. Fue en Ale­ma­nia don­de le pro­pu­si­e­ron una be­ca pa­ra pro­fun­di­zar en su for­ma­ci­ón. «Per­ma­ne­cí por es­pa­cio de un año en Co­lo­nia, pe­ro no aguan­té más, el frío me lle­va­ba muy de­pri­sa. Sí, re­gre­sé pe­ro más em­po­de­ra­do de la música clá­si­ca, aun­que se­guía con la mía como ban­de­ra».

Ape­nas tres me­ses des­pu­és ya se con­ta­ba en­tre los in­te­gran­tes de la Cha­ran­ga Ha­ba­ne­ra (1998), don­de per­dió al pa­re­cer pa­ra si­em­pre su nom­bre, pa­ra em­pe­zar a cono­cer­se en el uni­ver­so ar­tís­ti­co con el ali­as de Cucurucho. Y de la tro­pa

… de­bía par­tir ha­cia Di­na­mar­ca, don­de me ha­bí­an hec­ho una pro­pu­es­ta in­tere­san­tí­si­ma, pe­ro For­mell me pre­gun­tó si me gus­ta­ría for­mar par­te de Los Van Van, y yo, como bu­en cu­ba­no, no me ne­gué al lla­ma­do de la pa­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.