ADN: LA MÚSICA QUE CORRE POR MIS VENAS

Arte por Excelencias - - News - JOSÉ LUIS ESTRADA BETANCOURT

De ci­er­ta ma­ne­ra, el bas­tón que por­ta re­pre­sen­ta otro mo­men­to su­perim­por­tan­te en la im­pre­si­o­nan­te car­re­ra de Alain Pé­rez: la que mar­ca su re­tor­no triun­fal a la Is­la que lo vio na­cer. «Fue el re­ga­lo de un ami­go por mi cum­ple­años des­pu­és de es­cuc­har­me de­cir que me gus­ta­ba esa es­té­ti­ca. Ya lle­va­ba con­mi­go si­e­te años sin usar­lo. Vi­a­jé a Cu­ba pa­ra pre­sen­tar el dis­co Ha­blan­do con Ju­a­na y al re­gre­so de­ci­dí que en lo ade­lan­te me acom­paña­ría. Así le rin­do ho­me­na­je también al Benny y sim­bo­li­zo los años en que la gen­te po­se­ía me­nos pe­ro sen­tía más.

»Hoy el mun­do an­da a la li­ge­ra. Esos que van por ar­ri­bi­ta y apa­ren­te­men­te lo ti­e­nen todo, que no se lo cre­an, por­que la na­tu­ra­le­za es más po­de­ro­sa que no­so­tros: vi­e­ne un vi­en­to y te fuis­te del ai­re. Por eso si­em­pre tra­ta­ré de man­te­ner­me bi­en pe­ga­do a la tierra», ase­gu­ra qui­en an­tes de ADN, su pri­mer dis­co hec­ho en Cu­ba, con­si­guie­ra que el mun­do se le in­cli­na­ra por pro­duc­ci­o­nes per­so­na­les como El des­a­fío, En el ai­re, Ape­te­ci­ble y Ha­blan­do con Ju­a­na, el cu­al gra­ba­ba jus­to cu­an­do lo sor­pren­dió la mu­er­te del in­men­so Pa­co de Lucía.

Su­ce­dió que es­te es­pi­ri­tu­a­no ilus­tre, qui­en he­re­dó de su abu­e­lo —po­e­ta de los de ver­dad, de­fen­sor del pun­to gua­ji­ro y de la dé­ci­ma— la pa­si­ón por la música, vi­no a pa­rar a la pe­nín­su­la ibé­ri­ca tras redon­de­ar su for­ma­ci­ón en la Es­cu­e­la Na­ci­o­nal de Arte (ENA), don­de a di­fe­ren­cia de la mayo­ría de sus com­pañe­ros, en­tró «ató­mi­co con la música po­pu­lar, por esa mez­cla per­fec­ta que tra­ía de ca­lle y es­cu­e­la».

Y no so­lo pi­só Eu­ro­pa con el fu­er­te aval que pro­por­ci­o­na la ENA, si­no que in­clu­so, des­de su ti­em­po de es­tu­di­an­te, co­men­zó a ate­so­rar ex­pe­ri­en­ci­as en­vi­di­a­bles que lo con­vir­ti­e­ron en un mú­si­co de lu­jo, como for­mar par­te pri­me­ro de esa gran es­cu­e­la nom­bra­da Irake­re, di­ri­gi­da por el Ma­es­tro Chuc­ho Valdés, y lu­e­go po­ner­se ba­jo las ór­de­nes de una fi­gu­ra tan re­co­no­ci­da como Is­sac Del­ga­do.

«En cu­an­to a Irake­re, jamás pen­sé que da­ría ese sal­to mor­tal, que al mis­mo ti­em­po me sal­va­ba. Chuc­ho de­po­si­tó en mí una con­fi­an­za tre­men­da que me hi­zo fu­er­te y se­gu­ro. Fu­e­ron dos años de glo­ria», re­co­no­ce Pé­rez, qui­en des­pu­és de ha­cer suyo el ba­jo, se dis­pu­so a do­ble­gar el baby-bass pa­ra unir­se al Ché­ve­re de la Sal­sa.

«Mi for­ma de to­car, mi ca­ris­ma, mi en­tre­ga, lla­ma­ron la aten­ci­ón de Is­sac, y ter­mi­né es­cri­bi­en­do música pa­ra él y pro­du­ci­en­do sus dis­cos: La pri­me­ra noc­he, que re­co­ge un éxi­to in­dis­cu­ti­ble como La san­dun­gui­ta; Pro­hi­bi­do, En pri­me­ra pla­na, Su­per­cu­ba­no… Has­ta le “qui­té” a su her­ma­na (su­el­ta una car­ca­ja­da). Aho­ra ti­e­ne dos so­bri­nas lin­dí­si­mas, mis hi­jas. Ci­er­ta­men­te exis­te una obra her­mo­sa en co­mún. Soy par­te del so­ni­do de Is­sac».

Exac­ta­men­te con Del­ga­do se apa­re­ció en Es­paña, don­de es­te ha­bía fir­ma­do con una com­pañía que lo mo­ve­ría por el vi­e­jo con­ti­nen­te, y que también que­dó en­can­ta­da con Alain, al pun­to de ofre­cer­le un con­tra­to in­de­pen­di­en­te que él acep­tó de bu­e­na ga­na. Dic­ha re­la­ci­ón dio como re­sul­ta­do El des­a­fío, y jun­to a es­te so­bre­vi­no la cri­sis eco­nó­mi­ca que pu­so en qui­e­bra a los se­llos dis­cográ­fi­cos pe­queños.

«Sin em­bar­go, no de­jé de to­car mi ba­jo, ni lo ha­ré jamás, pu­es es mi fu­sil. En ese perí­o­do en­tra­ron los fla­men­cos a mi vida, ico­nos de la música es­paño­la más pro­fun­da, más com­ple­ja. El fla­men­co está en mi len­gua­je, en mi sen­tir. Sobre todo Pa­co de Lucía, con qui­en re­ci­bí dos Pre­mi­os Grammy.

»Me de­jé lle­var, el fla­men­co me lle­na­ba. Hoy, es­tan­do en Cu­ba, ex­traño a mi gen­te lin­da, a mis gi­ta­nos, por­que ellos son de ver­dad, como los cu­ba­nos. Pe­ro cu­an­do Pa­co mu­rió me di­je: “Mi­ra, la vida son ci­clos y ese tra­ba­jo que re­a­li­cé con él, ese al­tí­si­mo ni­vel que al­can­za­mos, no se re­pe­tirá nun­ca más, por­que Pa­co era ma­gia pu­ra, música subli­me, bom­ba y sen­ti­mi­en­to. Así que de­ci­dí: ¡Va­mos pa­ra mi Cu­ba lin­da y her­mo­sa, con mi gen­te, a bai­lar, a ha­blar con Ju­a­na y a go­zar!

»Lle­gué con mi cora­zón henc­hi­do de pla­cer. Hay qui­en le ti­e­ne mi­e­do a la música cubana, por­que no sa­be que es un la­ti­do, el cora­zón, una mi­ra­da, ne­gro y blan­co. La gen­te no me cre­ía: “¿Te vas a ir pa­ra Cu­ba? ¡Si allá todo es re­gue­tón!”, y yo res­pon­día: “Yo soy Alain Pé­rez. A mí me hi­ci­e­ron con el Benny, Cha­po­tín, Ce­lia, Ar­se­nio, Chuc­ho, For­mell, Adal­ber­to, Re­vé y NG la Ban­da. Ese es mi ADN, yo no ten­go mi­e­do”.

»No voy a ha­cer con­ce­si­o­nes pa­ra es­tar a to­no con las ten­den­ci­as co­mer­ci­a­les y ju-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.