UN ALMA QUE FLOTA

Arte por Excelencias - - News - JOSÉ LUIS ESTRADA BETANCOURT

Ave­ces Lizt Al­fon­so si­en­te que no le al­can­zan los bra­zos pa­ra po­der abra­zar con fu­er­za a qui­e­nes por más de vein­ti­cin­co años han hec­ho po­si­ble que su re­co­no­ci­da com­pañía sea como una is­la den­tro de otra. Aque­llas cu­a­li­da­des que pa­re­cen es­tar en pe­li­gro de ex­tin­ci­ón por do­qui­er, y allí, en el mis­mo cora­zón de la Habana Vi­e­ja, fren­te al Con­ven­to de Be­lén, se con­ser­van como un mi­la­gro: be­lle­za, pro­fe­si­o­na­lis­mo, ri­gor, dis­ci­pli­na, cre­a­ti­vi­dad, en­tre­ga, pa­si­ón, com­pro­mi­so, es­pi­ri­tu­a­li­dad, evo­lu­ci­ón, vida, re­ci­pro­ci­dad…

«Cons­tan­te­men­te me in­va­den dese­os de abra­zar a qui­e­nes me acom­pañan en la con­se­cu­ci­ón de es­te sueño, y de agra­de­cer­les a ca­da pa­so, no por­que me es­tén ha­ci­en­do un re­ga­lo a mí, si­no por el re­ga­lo que nos es­ta­mos ha­ci­en­do to­dos pa­ra que nuestra exis­ten­cia sea ple­na, pa­ra es­as per­so­nas que se fas­ci­nan con nu­es­tro arte, pa­ra esos ci­en­tos de niños que for­ma­mos y con­ver­ti­mos en de­fen­so­res de su cul­tu­ra, pa­ra es­ta ciudad, pa­ra el fu­tu­ro».

Na­ci­da en el re­par­to Mon­ter­rey, en San Mi­guel del Pa­drón, don­de vi­vió por vein­ti­ún años ale­ja­da del cen­tro de es­ta ca­pi­tal que en el 2019 es­tará ce­le­bran­do sus cin­co si­glos de fun­da­da, a Lizt le du­e­len es­as her­mo­sas edi­fi­ca­ci­o­nes que pu­di­e­ran lle­nar de orgullo a la hu­ma­ni­dad y, sin em­bar­go, han des­a­pa­re­ci­do sin re­me­dio o han ido per­di­en­do su es­plen­dor de an­taño.

«Si me per­te­ne­ci­e­ra ese don, le re­gre­sa­ría su sen­su­al be­lle­za a la ar­qui­tec­tu­ra de mi Habana… Pe­ro en cam­bio me en­tre­go a lo que me­jor sé ha­cer: in­ten­tar en­ri­que­cer el espíritu de qui­e­nes me ro­de­an. Re­cu­er­do que des­pu­és de an­dar años con mis muc­hac­has de un la­do a otro, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do Fi­del em­pe­zó a in­tere­sar­se por nu­es­tro tra­ba­jo y a pre­gun­tar­me qué ne­ce­sitá­ba­mos. Y yo si­em­pre le res­pon­día lo mis­mo: “un sa­lón, un sa­lón de en­sayo”. Y él nos ofre­ció más de uno, pa­ra que pu­di­é­ra­mos mul­ti­pli­car nuestra obra.

»Tam­po­co ol­vi­do que Eu­se­bio Le­al, otro de nu­es­tros án­ge­les de la guar­da, me en­señó va­ri­os lu­ga­res, pe­ro des­de que lle­gué a es­te don­de ra­di­ca­mos, una an­ti­gua im­pren­ta de la dé­ca­da del trein­ta del pa­sa­do si­glo [Com­pos­te­la no. 659 en­tre Luz y Acos­ta], di­je: ¡Es aquí!

»Re­sul­ta muy her­mo­so, por­que lo que era an­tes un edi­fi­cio es, des­de hace muc­ho ti­em­po, un alma que flota en el me­dio de la Habana Vi­e­ja, que cons­ti­tuye muc­ho más que la se­de de Lizt Al­fon­so Dan­ce Cu­ba, una com­pañía de danza pro­fe­si­o­nal con más de vein­ti­cin­co años de exis­ten­cia, re­co­no­ci­da en los cin­co con­ti­nen­tes. No nos bas­ta con eso.

»Aquí re­ci­bi­mos ca­da año a más de mil niños, a qui­e­nes les ofre­ce­mos una edu­ca­ci­ón, lo cu­al es muy im­por­tan­te por­que también re­ci­ben esa dis­ci­pli­na, ese ri­gor, esa en­señan­za ar­tís­ti­ca en la que está la danza, pe­ro también la música, la es­té­ti­ca, y sobre todo ese amor in­fi­ni­to con el que ellos lu­e­go ilu­mi­nan a sus fa­mi­li­as, ale­ja­dos de las ca­lles y de sus pe­li­gros. Sí, creo en el po­der su­pe­ri­or del arte y la cul­tu­ra, que ha­cen po­si­ble que es­ta ciudad sea una de las ciu­da­des ma­ra­vi­llas de es­te mun­do».

An­ti­gua im­pren­ta de la dé­ca­da del trein­ta del pa­sa­do si­glo, don­de ra­di­ca la com­pañia Lizt Al­fon­so Dan­ce Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.