ALGO MÁS QUE GRITAR

Arte por Excelencias - - News - AGUSTÍN LABRADA

Los ci­ne­as­tas ita­li­a­nos de pos­guer­ra de­mos­tra­ron que con ta­len­to e ima­gi­na­ci­ón se pu­e­den ha­cer pro­duc­ci­o­nes ar­tís­ti­cas per­du­ra­bles, aun­que es­ca­so sea el pre­su­pu­es­to. Con es­ta idea na­ció el Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal de Cul­tu­ra del Ca­ri­be, pri­me­ro como una fiesta pe­queña ha­cia 1986 en Is­la Mu­je­res, des­pu­és como el even­to ar­tís­ti­co más per­du­ra­ble de Quin­ta­na Roo (en 1988), ba­jo la guía po­lí­ti­ca de Mi­guel Bor­ge Mar­tín, con­ver­ti­do ya en tra­di­ci­ón.

El fes­ti­val se ex­ti­en­de has­ta el año 2000 con una so­la in­ter­rup­ci­ón en 1993, cu­an­do el ex­go­ber­na­dor Ma­rio Vi­lla­nu­e­va Ma­drid rom­pe sus ne­xos con los or­ga­ni­za­do­res ex­ter­nos. Al no con­tar con el apoyo in­me­di­a­to del en­ton­ces Con­se­jo Na­ci­o­nal pa­ra la Cul­tu­ra y las Artes, Vi­lla­nu­e­va sus­pen­de esa edi­ci­ón, pe­ro es re­to­ma­da la ini­ci­a­ti­va en 1994 con más re­cur­sos y es­tra­te­gi­as lo­ca­les, no si­em­pre fe­li­ces, aun­que cons­tan­tes y alen­ta­do­ras.

En el se­xe­nio de Jo­a­quín Hen­dricks se re­a­li­za­ron dos edi­ci­o­nes, una en 1999 y otra en el año 2000, muy cos­to­sa la úl­ti­ma de­bi­do a su con­cep­to trans­fron­te­ri­zo, pe­ro con op­ci­o­nes ar­tís­ti­cas de al­to vu­e­lo. Un año des­pu­és, Hen­dricks de­ci­dió que no se vol­ve­ría a ha­cer el fes­ti­val, de­bi­do a la au­sen­cia de di­ne­ro, aun­que se des­ti­na­ron fon­dos pa­ra otras ac­ci­o­nes cul­tu­ra­les, ca­ras y de me­nos im­pac­to, como la lla­ma­da «me­ga­es­cul­tu­ra».

Afor­tu­na­da­men­te, el go­bi­er­no de Carlos Jo­a­quín Gonzá­lez le ha da­do con­ti­nui­dad al Fes­ti­val de Cul­tu­ra del Ca­ri­be, ini­ci­a­do en 1988, in­ter­rum­pi­do en el año 2000 y re­to­ma­do a par­tir de 2011 con ca­rac­te­rís­ti­cas si­em­pre sin­gu­la­res como es­ta vez: con áni­mo lo­ca­lis­ta, aun­que, pa­ra fu­tu­ras jor­na­das, es­te en­fo­que de­be­ría apli­car­se a otro ti­po de fes­ti­vi­dad, in­ter­na, me­nos abi­er­ta al mun­do, don­de si­em­pre se de­be ofre­cer la me­jor ima­gen.

Pa­ra­le­lo a la mag­na fiesta, des­de la ini­ci­a­ti­va pri­va­da, los go­bi­er­nos mu­ni­ci­pa­les y los gre­mi­os ar­tís­ti­cos in­de­pen­di­en­tes se re­a­li­za­ron fes­ti­va­les aná­lo­gos, de me­nor al­can­ce, en Che­tu­mal (2000, 2006 y 2007), Can­cún (2003), Fe­li­pe Car­ri­llo Pu­er­to (2006)… con el pro­pó­si­to de di­a­lo­gar es­té­ti­ca­men­te con los pa­í­ses de la re­gi­ón y dar­le al­gún espíritu a Quin­ta­na Roo, que es más ca­ri­beño por ge­o­gra­fía que por idi­o­sin­cra­sia y cul­tu­ra.

Los pro­mo­to­res cul­tu­ra­les is­leños de­mos­tra­ron, des­de 1986, que con un pre­su­pu­es­to co­me­di­do, bu­en gus­to, in­te­li­gen­cia y lo­gís­ti­ca pu­e­de or­ques­tar­se un fes­ti­val bi­en hec­ho, don­de par­ti­ci­pen agru­pa­ci­o­nes y ar­tis­tas tan­to de Mé­xi­co como de pa­í­ses ve­ci­nos. El doc­tor Mi­guel Bor­ge Mar­tín lu­e­go pu­so todo su em­peño en dig­ni­fi­car esa ini­ci­a­ti­va subli­me y bus­có gran­des apoyos que redon­de­a­ron la mag­ni­tud y la tras­cen­den­cia del fes­ti­val.

Pa­ra co­or­di­nar un fes­ti­val que re­a­fir­ma los vín­cu­los cul­tu­ra­les en­tre los pu­e­blos del Ca­ri­be se re­qui­e­re de pro­mo­to­res de pri­mer ni­vel, gen­te capa­ci­ta­da y cul­ta, que es­té sen­si­ble­men­te in­for­ma­da sobre la vida ar­tís­ti­ca ca­ri­beña y diseñe con ti­em­po, cri­te­rio es­té­ti­co y sentido co­mún un pro­gra­ma ar­mó-

FES­TI­VAL DE CUL­TU­RA DEL CA­RI­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.