A PU­ER­TA SORDA MARTILLAZO MAYOR

Arte por Excelencias - - Cuba - Alexis Triana

Dis­fru­to muc­ho ir a la ca­si mi­tad de Cu­ba, a esa ciudad ca­pi­tal con más de me­dio si­glo de exis­ten­cia, en cuyo cen­tro todo está como re­ci­én pin­ta­do y se han re­cu­pe­ra­do sus en­tre­ca­lles ado­qui­na­das. Hay una can­ci­ón de Sil­vio Rodríguez que pa­ra mí es como una anun­ci­a­ci­ón sobre ese espíritu del alma que se apre­cia: «Algo nos está pa­san­do / des­de que la gen­te está em­peña­da / en que­rer­se amar y en po­der vi­vir».

Po­co a po­co han re­na­ci­do las ins­ti­tu­ci­o­nes cul­tu­ra­les que hace ape­nas cu­a­tro años atrás eran como un sa­co sin fon­do de in­for­tu­ni­os. Hoy, qui­e­nes la vi­ven y su­eñan en su ani­ver­sa­rio 503 la ci­tan como la cu­ar­ta vi­lla fun­da­da, en cla­ra pro­vo­ca­ci­ón in­te­lec­tu­al a otras pro­vin­ci­as cu­ba­nas, mas algo es evi­den­te: por sobre cu­al­qui­er apre­ci­a­ci­ón coyun­tu­ral, aquí el arte y la cul­tu­ra dis­tin­guen y en­ri­que­cen, y son como el pan de ca­da día.

Quizás un ele­men­to de pru­e­ba sea que la Fe­ria del Li­bro de Sanc­ti Spí­ri­tus ven­dió más ejem­pla­res que Ca­ma­güey u Hol­guín, con muc­hos más ha­bi­tan­tes y ex­pe­ri­en­cia or­ga­ni­za­ti­va. Otros ha­blan de lo que de­mos­tró la Fe­ria Tec­no­ló­gi­ca en aras de fo­men­tar una cul­tu­ra tec­no­ló­gi­ca res­pon­sa­ble sobre los va­lo­res más au­tén­ti­cos de la his­to­ria y de la so­ci­e­dad cubana. Al­gu­nos ci­tan la exi­to­sa Se­ma­na de la Cul­tu­ra de Ja­pón, ya por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, así como la con­cur­ri­da sub­se­de del Fes­ti­val Pa­tria Gran­de, en Tri­ni­dad y en Sanc­ti Spí­ri­tus. Una vi­si­ón na­da pro­vin­ci­a­na de la vida cul­tu­ral.

Cu­an­do uno ha vis­to tan­to, ve­ri­fi­ca que en un ter­ri­to­rio el asun­to no es so­lo de asig­na­ci­ón de fon­dos es­ta­ta­les, si­no del ver­da­de­ro li­de­raz­go de la ins­ti­tu­ci­ón, si se si­túa al la­do de un mo­vi­mi­en­to cul­tu­ral y ar­tís­ti­co, por di­ver­so que sea. Y ya sa­be­mos que en bu­e­na po­lí­ti­ca lo esen­ci­al hay que ha­cer­lo vi­si­ble a los ojos.

LOS HEC­HOS HA­BLAN POR SÍ SO­LOS

Un antiguo sa­lón de reu­ni­o­nes en la Casa del Te­a­tro se ha con­ver­ti­do en una aco­ge­do­ra sala ex­pe­ri­men­tal, y des­pu­és de un es­tre­no de Ca­bo­tín Te­a­tro, us­ted pu­e­de sen­tar­se a com­par­tir en el Ca­fé El Pí­ca­ro Bur­la­do, otra señal de que las co­sas han em­pe­za­do a cam­bi­ar pa­ra bi­en.

Ya no es so­lo la aco­ge­do­ra Sala Guiñol, que fue la pri­me­ra en que­dar to­tal­men­te re­cons­trui­da: hoy hay cin­co sa­las te­a­tra­les, y has­ta Eu­ge­nio Bar­ba y Odín Te­a­tre, en­tre qui­e­nes han ve­ni­do a in­ter­cam­bi­ar con los em­pe­ci­na­dos te­a­tris­tas es­pi­ri­tu­a­nos, han re­a­li­za­do cru­za­das por las co­mu­ni­da­des, es­tre­nan­do si­e­te obras en un año y fun­dan­do even­tos de al­can­ce na­ci­o­nal.

Como si­em­pre hay al­gu­na sor­pre­sa en ca­da vi­a­je, es­ta vez fue en­con­trar la Sala Te­a­tro Ga­ra­ba­to, re­mo­za­da hace pron­to un año, cli­ma­ti­za­da y con va­ri­as de­ce­nas de con­for­ta­bles bu­ta­cas. Qui­en vio es­te vi­e­jo ci­ne inun­da­do de mon­tañas de es­com­bros en el mis­mo par­que cen­tral Se­ra­fín Sánc­hez, y a los ac­to­res con te­na­ci­dad en­sayan­do en el lobby, sa­ben cuán­to se ex­pe­ri­men­ta al ver a niños afi­ci­o­na­dos tra­ba­jan­do en el es­ce­na­rio. Detrás del te­lón está el res­pal­do del Con­se­jo de las Artes Es­cé­ni­cas y la Di­rec­ci­ón Pro­vin­ci­al de Cul­tu­ra.

Otra ins­ta­la­ci­ón res­ta­ble­ci­da es la Ga­le­ría de Arte Os­car Fernández Mo­re­ra, con una her­mo­sa ex­po­si­ci­ón de­di­ca­da al Após­tol de la in­de­pen­den­cia de Cu­ba en ple­no bu­le­var, en tan­to ya se la­bo­ra en la pro- lon­ga­ci­ón de la mis­ma, que sa­le a la otra man­za­na del cen­tro his­tó­ri­co.

Re­gre­sa­ron con fu­er­za el Con­cur­so de Com­po­si­ci­ón y el Sa­lón de la Ciudad Ju­an An­drés Rodríguez Paz. Na­ció el Fes­ti­val de Te­a­tro La Cu­ar­ta Vi­lla, con la asis­ten­cia de ca­si to­das las agru­pa­ci­o­nes del ter­ri­to­rio y como in­vi­ta­dos el Guiñol de San­ta Cla­ra y Te­a­tro de Luz, de Ca­ma­güey. La Une­ac ce­le­bra el XVI Sa­lón de Pe­queño For­ma­to, aus­pi­ci­a­do con fre­cu­en­cia bi­e­nal por la fi­li­al de ar­tis­tas de la plás­ti­ca.

Y es­to no sig­ni­fi­ca que no sea ur­gen­te re­vi­sar el Co­lo­quio de la Cul­tu­ra Es­pi­ri­tu­a­na, que, se­gún cri­te­rio del se­ma­na­rio Es­cam­bray, ca­da año de­cre­ce en nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes y ca­li­dad de sus pro­pu­es­tas. O que la ce­le­bra­ci­ón de la Se­ma­na de la Cul­tu­ra no haya es­ta­do a la al­tu­ra de la ce­le­bra­ci­ón del mi­le­nio. Lo im­por­tan­te es que la tierra se mu­e­ve, aun cu­an­do tan­to fal­ta por ha­cer.

LA CASA DE LA GUAYABERA VIVITA Y COLEANDO

Y Carlos Fi­gue­roa igual no ce­sa: hay un her­mo­so tes­ti­mo­nio de có­mo ha lle­ga­do ca­da pi­e­za a es­ta casa-mu­seo, con una co­lec­ci­ón úni­ca en el mun­do, y un pro­pó­si­to en marc­ha des­de hace más de una dé­ca­da: hon­rar a la guayabera como pren­da na­ci­o­nal, en la ciudad don­de la his­to­ri­o­gra­fía lo­cal del si­glo XVIII afir­ma que na­ció.

Por­que son ya más de dos­ci­en­tas trein­ta guaya­be­ras, sea la de un es­cri­tor es­pi­ri­tu­a­no como Ju­lio Cres­po Fran­cis­co —au­tor de los li­bros Ma­ri­e­la y el bonsái y Ban­di­dis­mo en el Es­cam­bray—, qui­en an­tes de mo­rir de­ja el men­sa­je de do­na­ci­ón en el bol­si­llo de su pren­da pre­fe­ri­da, una guayabera azul en el es­ca­pa­ra­te fa­mi-

li­ar; o el afa­ma­do es­cri­tor Se­nel Paz, qui­en fue por­ta­dor de la guayabera de Frei Bet­to, también fir­ma­da en el re­ver­so del cu­e­llo por su pro­pi­e­ta­rio en oca­si­ón de que es­te úl­ti­mo par­ti­ci­pa­ra en Cu­ba en el Con­gre­so Pe­da­go­gía 2015.

Al­gu­na vez él, que es a la vez un ges­tor, pro­mo­tor, pe­ri­o­dis­ta y co­mu­ni­ca­dor, es­cri­birá es­ta his­to­ria de có­mo ya se ex­hi­ben de for­ma per­ma­nen­te pi­e­zas de re­le­van­tes per­so­na­li­da­des como Fi­del Cas­tro, Ali­cia Alon­so, Hu­go Chá­vez, Ga­bri­el Gar­cía Már­quez, Evo Mo­ra­les y Ra­fa­el Cor­rea.

Pa­ra no ha­blar del am­bi­en­te que se res­pi­ra en la an­ti­gua fin­ca San­ta He­le­na, don­de lo mis­mo pu­e­de uno vi­si­tar la ti­en­da de con­fec­ci­o­nes La Al­for­za, que fa­bri­ca allí mis­mo guaya­be­ras de fac­tu­ra ar­te­sa­nal, que asis­tir a re­le­van­tes con­ci­er­tos y sen­tar­se a to­mar un bu­en ca­fé con­tem­plan­do la vis­ta del Yaya­bo, lo que de­mu­es­tra la sa­bia de­ci­si­ón del go­bi­er­no lo­cal en el año 2012 de en­tre­gar al proyec­to de des­ar­ro­llo lo­cal es­ta ma­jes­tu­o­sa ins­ta­la­ci­ón de es­ti­lo ne­oclá­si­co.

Aho­ra, un ma­es­tro como Nel­son Do­mín­guez ha de­ci­di­do inau­gu­rar su ex­po­si­ci­ón de vein­ti­cin­co pi­e­zas iné­di­tas, ti­tu­la­da Co­lla­ges re­ci­en­tes, jus­to en el quin­to ani­ver­sa­rio, en la Quin­ta de San­ta Ele­na, a ori­llas del puente Yaya­bo. Una de las no­ve­da­des es su car­tel: una guayabera re­al in­ter­ve­ni­da por el pro­pio ar­tis­ta. A su vez, mo­de­los es­pi­ri­tu­a­nos des­fi­la­ron con pren­das de fac­tu­ra del proyec­to Gu­ay­za, de Ci­e­go de Ávi­la, que también cu­en­ta con cre­a­ci­o­nes de Do­mín­guez Cedeño, en tan­to la Casa de la Guayabera con­fec­ci­o­nó con te­la una pi­e­za de gran ta­maño y la in­fló, pa­ra que el pro­pio Nel­son la di­bu­ja­ra.

TRI­NI­DAD ES UNA OPOR­TU­NI­DAD DE DES­AR­RO­LLO

En los de­ba­tes pu­bli­ca­dos en la pren­sa lo­cal y en los que se su­ce­den co­ti­di­a­na­men­te en la Uni­ón de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas, o en los en­cu­en­tros con los di- rec­ti­vos del tu­ris­mo, el te­ma Tri­ni­dad es una re­cur­ren­cia. La pren­sa y la in­te­lec­tu­a­li­dad ur­gen a re­pen­sar es­tra­te­gi­as pa­ra la se­gun­da ca­pi­tal de Sanc­ti Spí­ri­tus, adon­de los vi­si­tan­tes forá­ne­os no ce­san de lle­gar.

Lo he vis­to con mis pro­pi­os ojos en es­ta joya de nu­es­tro pa­tri­mo­nio: lo mis­mo ja­po­ne­ses, ale­ma­nes que aus­tra­li­a­nos dan­do vu­el­tas por las ca­lles de pi­e­dra con las male­tas a cu­es­tas, dis­pu­tan­do una ha­bi­ta­ci­ón va­cía, o en las noc­hes ir de res­tau­ran­te en res­tau­ran­te bus­can­do op­ci­o­nes pa­ra sus va­ri­a­dos gus­tos, se­an gas­tro­nó­mi­cos o ar­tís­ti­cos. Y lo que más me lla­ma la aten­ci­ón es que las ins­ta­la­ci­o­nes es­ta­ta­les muc­has ve­ces per­ma­ne­cen desi­er­tas en las noc­hes, lo que ra­ti­fi­ca la ur­gen­cia de re­plan­te­ar­se el fu­tu­ro des­ar­ro­llo in­te­gral de la ciudad.

Es una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad es­ta cri­sis de des­ar­ro­llo. Si algo ha de­ja­do claro la Di­rec­ci­ón Pro­vin­ci­al de Cul­tu­ra, en pa­la­bras de su di­rec­tor Ro­lan­do Las­val Hernán­dez, es que ello so­lo es po­si­ble a tra­vés de una es­tra­te­gia con­sen­sa­da de to­dos los or­ga­nis­mos: có­mo dar res­pu­es­ta a las ne­ce­si­da­des si­em­pre cre­ci­en­tes del sec­tor tu­rís­ti­co pa­ra una ciudad co­lo­ni­al cuyo abas­to de agua ni si­qui­e­ra está con­ce­bi­do pa­ra la ex­plo­si­ón de­mográ­fi­ca ac­tu­al y muc­ho me­nos pa­ra la ava­lanc­ha tu­rís­ti­ca que ya su­fre.

Quizás nin­gún es­pa­cio me­jor pa­ra plan­te­ar­se di­na­mi­zar la pro­gra­ma­ci­ón cul­tu­ral de es­ta ur­be, y el for­ta­le­ci­mi­en­to del sis­te­ma de ins­ti­tu­ci­o­nes cul­tu­ra­les, allí don­de los mu­se­os y sus co­lec­ti­vos pa­re­ci­e­ran te­ner sobre sus hom­bros la de­fen­sa de la iden­ti­dad cul­tu­ral del ter­ri­to­rio, an­te la in­es­ta­bi­li­dad de la Di­rec­ci­ón Mu­ni­ci­pal en los úl­ti­mos años.

El me­jor re­fe­ren­te es sin du­das la re­pa­ra­ci­ón de la tor­re y mi­ra­dor prin­ci­pal del Mu­seo de His­to­ria, además de la ins­ta­la­ci­ón de los bi­no­cu­la­res pa­ra que los tu­ris­tas pu­e­dan pre­sen­ci­ar la an­ti­quí­si­ma vi­lla y más allá, has­ta el Va­lle de los In­ge­ni­os, cuyo des­ar­ro­llo es una asig­na­tu­ra en la que avan­zan el tu­ris­mo y la cul­tu­ra. Quizás el pe­or, el Te­a­tro La Ca­ri­dad, que si­gue a me­di­as a pe­sar de los múl­ti­ples do­li­en­tes, y que re­qui­e­re ser vis­to como una pri­o­ri­dad pa­ra la pro­vin­cia y pa­ra el pa­ís.

NIN­GÚN LU­GAR ME­JOR

La vi­si­ón que hoy ca­rac­te­ri­za a los pro­ce­sos cul­tu­ra­les de la pro­vin­cia, y que —con los mis­mos pre­su­pu­es­tos asig­na­dos— abar­ca des­de el uso de las nu­e­vas tec­no­lo­gí­as de la in­for­ma­ci­ón has­ta el res­pal­do in­con­di­ci­o­nal a la en­señan­za ar­tís­ti­ca, po­si­bi­li­ta que se tra­cen nu­e­vas me­tas, una vez re­cu­pe­ra­da la cre­di­bi­li­dad ins­ti­tu­ci­o­nal de los cre­a­do­res y pro­mo­to­res cul­tu­ra­les

Nin­gún lu­gar me­jor pa­ra pro­po­ner la re­a­li­za­ci­ón de un fes­ti­val in­ter­na­ci­o­nal de las artes, que pu­e­de ser puente en­tre am­bas ciu­da­des, Tri­ni­dad y Sanc­ti Spí­ri­tus, y de­bi­e­ra na­cer, an­te todo, de la con­cer­ta­ci­ón con las en­ti­da­des tu­rís­ti­cas. Ex­pe­ri­en­ci­as como la Fiesta del Fuego en Santiago de Cu­ba o la Jor­na­da Cu­ca­lam­be­a­na en Las Tu­nas na­ci­e­ron de es­tas coyun­tu­ras y de­mu­es­tran que los even­tos cul­tu­ra­les pu­e­den con­ver­tir­se en un nu­e­vo atrac­ti­vo y agre­ga­do de va­lor pa­ra las agen­ci­as de vi­a­je y el tu­ris­mo en ge­ne­ral.

Si al­guien pu­e­de, es Sanc­ti Spí­ri­tus. La pu­jan­za de sus ar­tis­tas, la di­ver­si­dad y en­can­to de sus ho­te­les y hos­ta­les, la for­ta­le­za re­no­va­da de sus ins­ti­tu­ci­o­nes cul­tu­ra­les, el claro diá­lo­go que se apre­cia en­tre lo me­jor de la in­te­lec­tu­a­li­dad es­pi­ri­tu­a­na y muc­hos de sus di­rec­ti­vos, son la me­jor pru­e­ba de ello.

Lo de­cía José Mar­tí, Hé­roe Na­ci­o­nal de Cu­ba, cuya ima­gen re­cre­an las múl­ti­ples mi­ra­das de la ex­po­si­ci­ón de la Ga­le­ría de Arte Os­car Fernández Mo­re­ra: «A pu­er­ta sorda hay que dar martillazo mayor, y en el mun­do hay aún muc­has pu­er­tas sor­das».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.