POR AN­DAR EN MALOS PA­SOS

La Com­pañía de Danza Mal­pa­so será la úni­ca de es­ti­lo con­tem­porá­neo que ac­tu­ará en el Fes­ti­val Ar­tes de Cu­ba, en el Ken­nedy Cen­ter.

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Taissé Del Va­lle Val­dés

Mayo lle­ga con sus úl­ti­mos ai­res pri­ma­ve­ra­les al Ken­nedy Cen­ter for the Per­for­ming Arts de Was­hing­ton DC. Y con la fres­ca bri­sa de la maña­na, las aco­ge­do­ras tar­des y noc­hes tam­bi­én le trae Ar­tes de Cu­ba: Des­de la Is­la pa­ra el Mun­do. Fes­ti­val inu­si­ta­do, ex­hi­bi­ci­ón del ar­te de una is­la ge­nui­na­men­te ca­ri­beña. So­bre­vi­e­nen dí­as de son, jazz, ar­tes plás­ti­cas, ci­ne, te­a­tro, danza… Atrás que­dan las hos­ti­li­da­des, la in­cer­ti­dum­bre del vi­sa­do y los po­si­bles mu­ros. El Fes­ti­val ex­ti­en­de un pu­en­te y la cul­tu­ra cu­ba­na de­ve­la el ca­mi­no.

Du­ran­te to­do el quin­to mes del año, al­re­de­dor de cu­a­tro­ci­en­tos ar­tis­tas cubanos se re­ú­nen en la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se. La cu­ra­du­ría del even­to está a car­go de Ali­cia Adams, vi­ce­pre­si­den­ta de Pro­gra­ma­ci­ón y Danza In­ter­na­ci­o­nal en el Ken­nedy Cen­ter. Has­ta allí, en me- dio de la al­ga­ra­bía de los transe­ún­tes, de las en­tra­das que se ago­tan, lle­ga la Com­pañía de Danza Mal­pa­so, úni­ca de es­ti­lo con­tem­porá­neo que ac­tu­ará en el pres­ti­gi­o­so com­ple­jo cul­tu­ral los dí­as 11 y 12 de mayo.

Tres pi­e­zas del bi­en pen­sa­do repertorio: Vals in­do­ma­ble, un du­e­to ti­tu­la­do Oca­so y una ver­si­ón de 24 ho­ras y un per­ro; una su­er­te de im­bri­ca­ci­ón de core­ó­gra­fos con­sa­gra­dos co­mo As­zu­re Bar­ton, jun­to a los emer­gen­tes del pa­tio co­mo Os­nel Del­ga­do. Es­te úl­ti­mo fun­ge, además, co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co de la com­pañía, y su his­to­ria per­so­nal está in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­da a la fun­da­ci­ón de Mal­pa­so, al igual que la de Dai­le Car­ra­za­na.

«La pro­pu­es­ta del nom­bre es de Os­nel -nos cu­en­ta Fer­nan­do Sáez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo-. Me gus­tó por­que, en pri­me­ra ins­tan­cia, te­nía que ver con su sa­li­da de Danza Con­tem­porá­nea de Cu­ba cu­an­do es­ta­ba en el ce­nit, en el piná­cu­lo de su car­re­ra co­mo bai­la­rín. Lo mis­mo ocur­ría con Dai­le Car­ra­za­na. Se va por­que ne­ce­si­ta­ba más po­si­bi­li­dad de lo que am­bi­ci­o­na­ba en ese mo­men­to, que era su car­re­ra core­ográ­fi­ca. Muc­has per­so­nas se acer­ca­ron a Os­nel y le di­je­ron: vas a dar un mal pa­so sa­li­en­do de Danza Con­tem­porá­nea. Él si­guió su ins­tin­to, fue tes­ta­ru­do y de­jó la com­pañía».

»El nom­bre no es pre­ten­ci­o­so, me pa­re­ció bi­en ser mo­des­tos al nom­brar la com­pañía y que fu­é­ra­mos se­ri­os pa­ra en­tre­gar un tra­ba­jo de­cen­te. Mal­pa­so ti­e­ne tam­bi­én una con­no­ta­ci­ón sim­bó­li­ca, que es el sen­ti­do del fra­ca­so, del ri­es­go. Sin equi­vo­car­se es im­po­si­ble que una aven­tu­ra hu­ma­na de cu­al­qui­er ín­do­le, y más si es cre­a­ti­va, ten­ga ci­er­to va­lor. Es po­si­ble cre­ar al­go inu­si­ta­do, in­só­li­to, si nos aden­tra­mos en ca­mi­nos des­co­no­ci­dos, y cu­an­do eso pa­sa so­mos sus­cep­ti­bles al er­ror.

El sen­ti­do del fra­ca­so está pro­fun­da­men­te li­ga­do a ese nom­bre. Y el sen­ti­do del hu­mor tam­bi­én, por­que un mal pa­so en la danza es lo opu­es­to a lo que se su­po­ne que sea la danza. Es iró­ni­co. Es­tos tres ni­ve­les, el pri­me­ro de su his­to­ria per­so­nal, el sen­ti­do del hu­mor y el sen­ti­do del ri­es­go y el fra­ca­so a la ho­ra de cre­cer en la vi­da me pa­re­ci­e­ron ide­a­les pa­ra nom­brar a la com­pañía».

Mal­pa­so se fun­dó en di­ci­em­bre de 2012 por Dai­le Car­ra­za­na, Os­nel Del­ga­do y Fer­nan­do Sáez. Pe­ro no es has­ta mar­zo de 2013 cu­an­do fi­gu­ró en el re­gis­tro del Cen­tro de la Danza. Tras un lus­tro so­bre la es­ce­na y el au­ra del ri­es­go y el fra­ca­so por do­qui­er, la com­pañía cu­en­ta con versá­ti­les y com­pro­me­ti­dos bai­la­ri­nes. Es aso­ci­a­da al Joy­ce The­a­ter de Nu­e­va York, al que iden­ti­fi­can co­mo su se­gun­da ca­sa. Pre­ci­sa­men­te en su se­gun­do ho­gar co­men­za­ron el ju­bi­leo por los cin­co años de cre­a­da la com­pañía, en ene­ro de 2018. Las ce­le­bra­ci­o­nes ter­mi­na­ron jus­to an­tes de par­tir ha­cia el Ken­nedy Cen­ter. Se tra­ta de tres fun­ci­o­nes que di­e­ron en el es­plén­di­do Te­a­tro Mar­tí en­tre el cu­a­tro y el seis de mayo, con un pro­gra­ma que in­cluyó tan­to a core­ó­gra­fos con­sa­gra­dos co­mo a los emer­gen­tes.

So­lo di­ez bai­la­ri­nes lle­gan al Ken­nedy Cen­ter, en­tre ellos los ya men­ci­o­na­dos Os­nel Del­ga­do y Dai­le Car­ra­za­na, bai­la­ri­nes de ava­la­da trayec­to­ria. Es­ta úl­ti­ma en­fa­ti­za: «Par­ti­ci­par en el Fes­ti­val Ar­tes de Cu­ba es re­al­men­te un ho­nor. So­mos la com­pañía de danza que va a re­pre­sen­tar a la danza con­tem­porá­nea en Cu­ba. Es­te es nu­es­tro quin­to ani­ver­sa­rio y eso di­ce muc­ho. Des­de el 2014 va­mos a Es­ta­dos Uni­dos y he­mos vi­si­ta­do más de quin­ce es­ta­dos. Por nu­es­tra la­bor du­ran­te es­te ti­em­po el Ken­nedy nos ha es­co­gi­do. Nun­ca he­mos es­ta­do en un even­to don­de haya tan­ta re­pre­sen­ta­ci­ón de ar­tis­tas cubanos; pa­ra no­so­tros eso es lo más im­por­tan­te: po­der re­pre­sen­tar a Cu­ba en un even­to de esa mag­ni­tud».

Las obras es­co­gi­das pa­ra las dos pre­sen­ta­ci­o­nes en Was­hing­ton DC son par­te de la cons­tan­te pre­o­cu­pa­ci­ón de la com­pañía por el repertorio. Fer­nan­do Sáez acla­ra que es­to ha si­do po­si­ble a tra­vés del proyec­to In­ven­ta­rio, en el que los jó­ve­nes tra­en obras en pro­ce­so o ter­mi­na­das y las de­ba­ten abi­er­ta­men­te con el pú­bli­co. Tam­bi­én gra­ci­as a los bai­la­ri­nes de la com­pañía con vo­ca­ci­ón core­ográ­fi­ca.

Des­pu­és de la ac­tu­a­ci­ón en el Ken­nedy Cen­ter par­ti­ci­parán en el fes­ti­val Ilu­mi­na­tor, en To­ron­to, Ca­nadá, con una ver­si­ón core­ográ­fi­ca de Os­nel Del­ga­do de El vi­e­jo y el mar, de Er­nest He­mingway, en­tre otras pro­pu­es­tas. «La com­pañía es jo­ven. Creo que en­tre sus prin­ci­pi­os dis­tin­ti­vos están la ob­se­si­ón con las co­la­bo­ra­ci­o­nes y con pro­mo­ver el tra­ba­jo de los core­ó­gra­fos emer­gen­tes. Te­ne­mos bai­la­ri­nes que se han vu­el­to ex­tra­or­di­na­ri­os en po­co ti­em­po, gra­ci­as a tan­to tra­ba­jo. Di­ría tam­bi­én que las me­jo­res obras de la com­pañía están mar­ca­das por la te­a­tra­li­dad». Con­tra to­do pro­nós­ti­co, com­pro­me­ti­dos, si­em­pre ar­ri­es­ga­dos, Mal­pa­so an­da en pa­sos cer­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.