MI­GUEL IGLESIAS: CEREBRO Y CORA­ZÓN

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Vivian Mar­tí­nez Ta­ba­res

Al­ti­vo y gen­til va por la vi­da y por los te­a­tros del mun­do en su in­ce­san­te luc­ha por el ar­te de la danza. La pri­me­ra cu­a­li­dad se de­be a que con­ser­va in­tac­ta la postu­ra y ci­er­ta do­sis acep­ta­ble de ar­ro­gan­cia en el ta­lan­te del bai­la­rín que fue, sin for­ma­ci­ón aca­dé­mi­ca tra­di­ci­o­nal, pe­ro fo­gue­a­do en la prác­ti­ca con ma­es­tros de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas de la es­ce­na y múltiples exi­gen­ci­as téc­ni­cas, los cu­a­les lo hi­ci­e­ron gran­de en el ar­te del mo­vi­mi­en­to y has­ta lo lle­va­ron a actuar. Y la se­gun­da, por­que ir­ra­dia cor­di­a­li­dad en la ener­gía que po­ne en su tra­ba­jo, in­can­sa­ble y lo­cu­az, aci­er­to a la co­mu­ni­ca­ci­ón con su voz ra­ja­da y su mi­ra­da in­ten­sa, que en­ganc­ha al in­ter­lo­cu­tor.

Ha­blo de Mi­guel Iglesias, re­ci­én dis­tin­gui­do con el Pre­mio Nacional de Danza 2018, un re­co­no­ci­mi­en­to que, aun­que muy me­re­ci­do des­de ha­ce años, no es pa­ra él cul­mi­na­ci­ón ni me­ta, si­no so­lo un pun­to fe­liz en una car­re­ra de am­pli­as proyec­ci­o­nes y to­tal en­tre­ga.

Mi­guel fue el bai­la­rín que de­bu­tó en 1967, ca­si por los aza­res que de­pa­ra la amis­tad, en el Ballet de la Te­le­vi­si­ón Cu­ba­na, y dos años más tar­de sal­tó a lo clá­si­co has­ta el en­ton­ces muy jo­ven Ballet de Ca­ma­güey, don­de cre­ció con el ma­gis­te­rio de Jo­a­quín Ba­ne­gas, Aza­ri Pli­zetski y Loi­pa Ara­ú­jo. Fue pri­mer bai­la­rín y pro­ta­go­nis­ta de obras de Al­ber­to Mén­dez, Iván Te­no­rio y Gus­ta­vo Her­re­ra, core­o­gra­fi­a­das pa­ra la com­pañía.

El pro­pio ar­tis­ta ha con­ta­do que fue una pre­sen­ta­ci­ón de Me­dea y los ne­gre­ros, la re­es­cri­tu­ra ca­ri­beña del mi­to gri­e­go que el ma­es­tro Ra­mi­ro Gu­er­ra em­pren­dió al fren­te del Con­jun­to Nacional de Danza Mo­der­na, la que le dio la sa­cu­di­da ne­ce­sa­ria pa­ra de­fi­nir, de una vez, su ca­mi­no de­fi­ni­ti­vo en la danza. Ape­nas a oc­ho años de su de­but en las ta­blas, se con­vir­tió en mi­em­bro ple­no del Con­jun­to Nacional de Danza Mo­der­na.

Allí bai­ló ba­jo la guía de nu­me­ro­sos core­ó­gra­fos y fue par­te de los pri­me­ros es­tre­nos de Ma­ri­a­ne­la Boán y Ro­sa­rio Cár­de­nas. En épo­ca en que la agru­pa­ci­ón se lla­ma­ba Danza Nacional de Cu­ba, es­tu­vo di­ri­gi­do por el mú­si­co Ser­gio Vi­ti­er.

Danza Con­tem­porá­nea de Cu­ba no es una com­pañía de au­tor, pe­ro ti­e­ne una di­rec­ci­ón ar­tís­ti­ca que in­da­ga en la opo­si­ci­ón al in­vi­tar core­ó­gra­fos que pro­po­nen di­fe­ren­tes len­gua­jes y re­tos.

Se di­ce que Danza Con­tem­porá­nea de Cu­ba ha de­ve­ni­do una su­er­te de com­pañía ma­dre, de la que se han nu­tri­do muc­hos ar­tis­tas que hoy de­fi­en­den un es­pa­cio pro­pio.

En­tre los mé­ri­tos que le han ga­na­do el Pre­mio Nacional de Danza está su vo­ca­ci­ón pe­da­gó­gi­ca, en vín­cu­lo con la en­señan­za ar­tís­ti­ca, que se evi­den­cia en nu­me­ro­sas ac­ci­o­nes pa­ra im­pul­sar la ma­ni­fes­ta­ci­ón, más allá de la al­ta for­ma­ci­ón téc­ni­ca que ex­hi­ben los bai­la­ri­nes de la com­pañía.

Mi­guel re­ci­bió tam­bi­én en ene­ro el Pre­mio del Gran Te­a­tro de La Ha­ba­na Ali­cia Alonso 2017, además de que su co­lec­ti­vo se al­zó con uno de los Vi­lla­nu­e­va de la Crí­ti­ca por Car­mi­na Bu­ra­na.

Pa­ra Mi­guel no hay ba­ja in­ten­si­dad. Cu­ba­no mun­di­al, san­guí­neo y vi­ta­lí­si­mo, en luc­ha re­bel­de con­tra la me­di­o­cri­dad en el ar­te y en la vi­da pa­ra des­ar­ro­llar el ta­len­to; en­a­mo­ra­do de su tra­ba­jo en­tre los que más, aglu­ti­na­dor y res­pon­sa­ble des­de un com­ple­jo ejer­ci­cio co­ti­di­a­no que mez­cla el li­de­raz­go ar­tís­ti­co, la pa­ter­ni­dad y la ori­en­ta­ci­ón hu­ma­nis­ta en re­la­ci­ón con sus bai­la­ri­nes, Mi­guel Iglesias es cerebro y cora­zón de la danza con­tem­porá­nea cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.