IRENE RO­DRÍ­GUEZ

Yo si­em­pre he si­do muy apa­si­o­na­da, me en­tre­go des­de pe­queña. Si­em­pre su­pe lo que que­ría ha­cer y lo que que­ría lo­grar

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Mart­ha Sánc­hez

Cu­an­do bai­la, quizás ni el cora­zón le pal­pi­te más rá­pi­do que los ta­co­nes; pe­ro los ros­tros de Irene Ro­drí­guez en es­ce­na no de­no­tan ner­vio, si­no osa­día, unas ve­ces in­o­cen­cia, otras sen­su­a­li­dad, mal­dad, em­bru­jo, he­ri­da, trai­ci­ón, su­fri­mi­en­to, ago­nía.

«Yo si­em­pre he si­do muy apa­si­o­na­da, me en­tre­go des­de pe­queña. Si­em­pre su­pe lo que que­ría ha­cer y lo que que­ría lo­grar», ase­ve­ra. La per­so­na­li­dad de la ex­pri­me­ra bai­la­ri­na del Ballet Es­pañol de Cu­ba y fun­da­do­ra de una com­pañía pro­pia ha­ce seis años en La Ha­ba­na, ha pu­es­to de pie a más de un au­di­to­rio, den­tro y fu­e­ra de su ti­er­ra na­tal.

«Al bai­le le en­tre­gué mi in­fan­cia, mi ado­les­cen­cia y mi ju­ven­tud, todos mis su­eños, ilu­si­o­nes, es­pe­ran­zas», afir­ma Ro­drí­guez, qui­en cul­mi­nó un doc­to­ra­do en el Ins­ti­tu­to Su­pe­ri­or de Ar­te (ISA) y des­de ha­ce años di­ri­ge en Cu­ba el Fes­ti­val La Huella de Es­paña.

La jo­ven core­ó­gra­fa y pro­fe­so­ra sus­ti­tuye cons­tan­te­men­te el sus­tan­ti­vo tra­ba­jo por pa­si­ón, y en es­tos mo­men­tos pre­pa­ra a la com­pañía pa­ra dan­zar, el 15 de mayo, en el fes­ti­val Ar­tes de Cu­ba: From the Is­land to the World (De la Is­la al mun­do), que acon­te­cerá en el Cen­tro John F. Ken­nedy, de Was­hing­ton, Es­ta­dos Uni­dos. «Es un gran ho­nor y un com­pro­mi­so ser una de las tres com­pañí­as que mos­trarán ca­rac­te­rís­ti­cas del ar­te dan­za­rio cu­ba­no, y pa­ra es­to he ele­gi­do un repertorio con un di­a­pa­són bas­tan­te am­plio, que abar­que des­de la tra­di­ci­ón en un pri­mer ac­to has­ta la mo­der­ni­dad en un se­gun­do», ex­pli­có en diá­lo­go con la re­vis­ta Ar­te por

Ex­ce­len­ci­as. «El pro­gra­ma en dos ac­tos lo abri­mos con Emi­gran­te, so­bre mú­si­ca del ma­es­tro Frank Fernán­dez, pu­es me pa­re­ce una obra ide­al pa­ra ex­hi­bir los com­po­nen­tes de la cul­tu­ra nacional, ya que con­ti­e­ne la his­to­ria de la emi­gra­ci­ón es­paño­la en Cu­ba y la mez­cla de las danzas hispá­ni­cas y afri­ca­nas», re­la­tó la ga­na­do­ra del Pre­mio Ibe­ro­a­me­ri­ca­no de Core­o­gra­fía 2012. Frank Fernán­dez, fi­gu­ra ci­me­ra de la pi­a­nís­ti­ca cu­ba­na, com­pu­so la par­ti­tu­ra de Emi­gran­te ins­pi­ra­do en sus pro­pi­os abu­e­los es­paño­les. Una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la po­bla­ci­ón de Cu­ba des­ci­en­de de vi­a­je­ros, al­gu­nos pro­ve­ni­en­tes has­ta de Asia. La fi­so­no­mía, la so­ci­e­dad y la cul­tu­ra de la Is­la tras­lu­cen in­dis­cu­ti­bles mar­cas de hi­bri­dez. «Emi­gran­te es una obra de­di­ca­da a todos aque­llos que ti­e­nen re­fle­ja­da en su fa­mi­lia la his­to­ria de la emi­gra­ci­ón, que es tan tris­te y lle­va en el fon­do tan­tos an­he­los, pe­ro for­ma par­te de la be­llí­si­ma his­to­ria de mi pu­e­blo», co­men­tó.

Se­gún la bai­la­ri­na, di­rec­to­ra y core­ó­gra­fa, el se­gun­do ac­to re­fle­jará más la con­tem­po­ra­nei­dad del ar­te dan­za­rio es­pañol y su re­per­cu­si­ón en Cu­ba, por tan­to bá­si­ca­men­te ex­hi­birá la la­bor de la Com­pañía Irene Ro­drí­guez, se­gui­do­ra de la mo­der­ni­dad de las tra­di­ci­o­nes hispá­ni­cas. El pú­bli­co pre­sen­te en el Te­a­tro Ter­ran­ce podrá apre­ci­ar obras co­mo El mi­to, ga­lar­do­na­da en el Con­cur­so del Atlán­ti­co Nor­te Vla­di­mir Ma­lak­hov y, re­ci­en­te­men­te en el II Con­cur­so Co­re­ográ­fi­co In­ter­na­ci­o­nal, re­a­li­za­do en Cu­ba co­mo par­te del XXIV En­cu­en­tro In­ter­na­ci­o­nal de Aca­de­mi­as de Ballet. La pi­e­za cons­ti­tuye una ale­go­ría al fa­mo­so «Mi­to de la ca­ver­na», del fi­ló­so­fo gri­e­go Pla­tón.

Lla­ma la aten­ci­ón que en nin­gún mo­men­to se di­vi­sa un ros­tro. Un te­lón ne­gro ape­nas se ele­va unos cen­tí­me­tros pa­ra de­jar al des­cu­bi­er­to las pi­er­nas de las bai­la­ri­nas con ta­co­nes ne­gros. El ar­ri­bo de un par de za­pa­tos blan­cos plan­tea ex­trañe­za y des­a­fío, aun­que por mo­men­tos el nu­e­vo su­cum­be a la ho­mo­ge­nei­dad. So­lo pi­er­nas, pe­ro lo di­cen to­do, en ta­co­neo ca­si cons­tan­te. Los pi­es mar­can di­rec­ci­o­nes, sen­ti­dos, rec­ha­zo, desa­cu­er­dos, acep­ta­ci­ón, uni­dad. En un ins­tan­te apa­re­cen unas pal­mas, pa­ra ele­var el ni­vel de emo­ci­ón, de se­duc­ci­ón y mis­te­rio por lo no mos­tra­do. Y al bor­de del fi­nal, los ta­co­nes blan­cos des­a­pa­re­cen, co­mo si la por­ta­do­ra pu­di­e­ra le­vi­tar. Con su­ce­sos si­mi­la­res na­cí­an los mi­tos.

Ha­ce tres años, la Com­pañía Irene Ro­drí­guez re­ci­bió un re­co­no­ci­mi­en­to en Es­ta­dos Uni­dos por su ac­tu­a­ci­ón en el Mu­seo La­ti­no­a­me­ri­ca­no de Ar­te de Los Án­ge­les. Mi­en­tras, en mayo de 2017, ac­tuó den­tro de esa mis­ma ciu­dad en el WWCI Stu­di­os, en la ga­la Eve­ning in Ha­va­na, ins­pi­ra­da en el do­cu­men­tal We­ekend on Ha­va­na, del re­a­li­za­dor britá­ni­co Leo Ea­ton. De Nor­te­a­mé­ri­ca vi­a­jó a Co­lom­bia pa­ra bai­lar en el Te­a­tro Me­tro­po­li­ta­no de Me­de­llín el es­pectá­cu­lo An­to­lo­gía de la zar­zu­e­la, jun­to a la or­ques­ta del Es­tu­dio Po­li­fó­ni­co de esa ur­be, ba­jo la di­rec­ci­ón de Ju­an Pa­blo No­reña, y en la par­te es­cé­ni­ca del ma­es­tro es­pañol Lo­ren­zo Mon­cloa. En el pro­pio año, el co­lec­ti­vo re­gre­só a Es­ta­dos Uni­dos en otras oca­si­o­nes pa­ra brin­dar su ar­te en el Ins­ti­tu­to Chau­tau­qua, de Nu­e­va York, y en Mas­sac­hu­setts pro­ta­go­ni­zar seis es­pectá­cu­los en el Ja­cob’s Pi­llow Dance Fes­ti­val, uno de los más pres­ti­gi­o­sos even­tos de danza del pa­ís.

Ro­drí­guez re­ci­bió ha­ce unos me­ses la Me­da­lla Ibe­ro­a­me­ri­ca­na que otor­ga la Fun­da­ci­ón Ho­no­ris Cau­sa y la Uni­ver­si­dad de Gu­a­da­la­ja­ra, Mé­xi­co, pe­ro pa­ra ella las me­tas de su­pera­ci­ón son in­fi­ni­tas. Aho­ra su mayor as­pi­ra­ci­ón es vol­ver a con­quis­tar a la au­di­en­cia nor­te­a­me­ri­ca­na y lle­var en al­to la cul­tu­ra de su pa­ís.

La Ma­es­tra ce­le­bró el pa­sa­do año el quin­to ani­ver­sa­rio de la fun­da­ci­ón de su com­pañía con la inau­gu­ra­ci­ón de una sede pa­ra el tra­ba­jo del con­jun­to, en­fo­ca­do en las danzas es­paño­las, tra­di­ci­o­na­les y con­tem­porá­ne­as. Gra­ci­as a esa con­ce­si­ón de la Ofi­ci­na del His­to­ri­a­dor de la Ciu­dad de La Ha­ba­na, di­ri­gi­da por Eu­se­bio Le­al, Ro­drí­guez abrió los ta­lle­res vo­ca­ci­o­na­les, con­si­de­ra­dos por ella una fu­en­te in­dis­cu­ti­ble pa­ra la bús­que­da de nu­e­vos ta­len­tos. La ins­ti­tu­ci­ón co­e­xis­te de ma­ne­ra ar­mo­ni­o­sa con la Es­cu­e­la Pro­fe­si­o­nal, ya exis­ten­te des­de el 2013. En la ac­tu­a­li­dad, la ma­trí­cu­la la com­po­nen unos cu­a­tro­ci­en­tos niños y ado­les­cen­tes, ase­so­ra­dos por ma­es­tros que in­te­gran el elen­co de la com­pañía pro­fe­si­o­nal.

La com­pañía Irene Ro­drí­guez fue ca­ta­lo­ga­da, a fi­nes de 2017, co­mo la sede ofi­ci­al de la Es­cu­e­la de Fla­men­co de An­da­lu­cía en Cu­ba, lo cual -se­gún ase­ve­ró la di­rec­to­ra­mar­ca un an­tes y un des­pu­és en la for­ma­ci­ón de sus es­tu­di­an­tes, pu­es otor­ga carác­ter in­ter­na­ci­o­nal a la ti­tu­la­ci­ón que ofre­ce. El plan de es­tu­di­os del cen­tro, con una du­ra­ci­ón de tres años, in­cluye todos los estilos de la danza es­paño­la, y brin­da una am­plia pre­pa­ra­ci­ón tan­to te­ó­ri­ca co­mo prác­ti­ca. La mar­ca de Irene Ro­drí­guez en la his­to­ria del ballet es­pañol de Cu­ba es re­co­no­ci­ble. En ca­da pu­es­ta es­cé­ni­ca la ca­rismá­ti­ca bai­la­ri­na y core­ó­gra­fa de­ja im­pre­sa su per­so­na­li­dad, y los pú­bli­cos más exi­gen­tes la re­cla­man. Hoy la cul­tu­ra dan­za­ria cu­ba­na ti­e­ne en ella a uno de sus pi­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.