APOSTEMOS A LAS RESPUESTAS

¿Si­guen si­en­do los mis­mos Van Van? ¿Es bu­e­no el dis­co o aún fun­ci­o­na la nos­tal­gia pa­ra acep­tar es­te tra­ba­jo de la or­ques­ta más po­pu­lar de todos los tiempos en la mú­si­ca bai­la­ble de Cu­ba?

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Emir Gar­cía Meralla

Ci­er­ta tar­de del mes de fe­bre­ro del año 2014, có­mo­da­men­te sen­ta­dos en una es­qui­na de su ca­sa y tras tres lar­gas ho­ras de con­ver­sa­ci­ón, Ju­an For­mell se atre­vía a de­ter­mi­nar cuál de los ci­en­tos de te­mas que ha­bía es­cri­to y ha­bí­an bai­la­do sus com­pa­tri­o­tas de­bía re­ci­bir el be­ne­fi­cio de la in­mor­ta­li­dad: «Si San­dun­gue­ra tras­ci­en­de, en­ton­ces ha­bré lo­gra­do lle­gar al cora­zón de los bai­la­do­res de cu­al­qui­er lu­gar (…). En cu­an­to a la or­ques­ta, no sé el ti­em­po que me que­da fren­te a ella, pe­ro ya Sa­mu­el está fun­ci­o­nan­do co­mo di­rec­tor y lo ha­ce bi­en».

Ho­ras des­pu­és está­ba­mos en un es­tu­dio es­cuc­han­do par­te de los te­mas del dis­co que por aquel en­ton­ces pro­du­cía pa­ra su or­ques­ta Los Van Van con el tí­tu­lo La fan­ta­sía. «Mu­la­to, en es­te dis­co es­toy dan­do un gi­ro a la or­ques­ta y sé que la gen­te va a acep­tar­lo». Dos me­ses des­pu­és la agru­pa­ci­ón y la mú­si­ca cu­ba­na di­e­ron un gi­ro in­es­pe­ra­do: For­mell de­ja­ba es­te mun­do.

La fan­ta­sía fue un dis­co que mar­có más de un pun­to de gi­ro en la or­ques­ta Los Van Van y en su con­cep­to ge­ne­ral. El son­go ajus­ta­ba el gi­ro so­no­ro ha­cia una di­men­si­ón que pa­ra muc­hos pa­re­cía ol­vi­da­da: la im­pron­ta de la per­cu­si­ón, en es­pe­ci­al el tra­ba­jo de la ba­te­ría, so­lo que es­ta vez era el tra­ba­jo de Sa­mu­el For­mell el que anun­ci­a­ba es­ta mo­di­fi­ca­ci­ón. Además será el dis­co pós­tu­mo del fun­da­dor de la or­ques­ta y a su vez de­jará abi­er­ta las ve­nas de la es­pe­cu­la­ci­ón acer­ca del fu­tu­ro no so­lo de la or­ques­ta, si­no de una zo­na de la mú­si­ca cu­ba­na que in­vo­lu­cra a to­da la na­ci­ón, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma.

Aho­ra, co­men­zan­do el año 2018, acos­tum­bra­dos los bai­la­do­res a la au­sen­cia de Ju­an For­mell, Los Van Van pre­sen­tan Le­ga­do, el pri­mer dis­co es­cri­to y pro­du­ci­do sin el ojo avi­zor y las «tram­pas de la fe» de las que se va­lía el Ma­es­tro. Val­dría la pe­na pre­gun­tar­se: ¿si­guen si­en­do los mis­mos Van Van?, ¿es bu­e­no el dis­co o aún fun­ci­o­na la nos­tal­gia pa­ra acep­tar es­te tra­ba­jo de la or­ques­ta más po­pu­lar de todos los tiempos en la mú­si­ca bai­la­ble de Cu­ba?

Pro­pon­go que apostemos a las respuestas.

Le­ga­do, que cir­cu­la ba­jo el se­llo Egrem, no es un dis­co de tran­si­ci­ón mu­si­cal y es­ti­lís­ti­ca, aun­que por él tran­si­ten nu­e­vos mi­em­bros de la or­ques­ta, co­mo es el ca­so de Ju­an Car­los y Va­nes­sa For­mell, el pri­me­ro co­mo ba­jis­ta y ella asu­mi­en­do el rol de vo­ca­lis­ta fe­me­ni­na. Aquí es­tri­ban dos de las tan­tas vir­tu­des de es­te fo­no­gra­ma. Pri­me­ro, que no re­sul­ta traumá­ti­co pa­ra el bai­la­dor acos­tum­brar­se al tim­bre y a los gi­ros de la nu­e­va can­tan­te —muc­hos no re­cu­er­dan que ella de­bu­tó a los seis años con esa mis­ma or­ques­ta en un po­pu­lar pro­gra­ma de te­le­vi­si­ón lla­ma­do Jo­ven Jo­ven— que sus­ti­tuye a Yenny Val­dés.

Co­mo fron­tis an­te el pú­bli­co, la fres­cu­ra ju­ve­nil de Va­nes­sa conec­ta a la or­ques­ta con nu­e­vos re­cep­to­res, pe­ro además ella sa­be im­po­ner su es­ti­lo, aun­que por mo­men­tos de­ba res­pe­tar de­ter­mi­na­dos gi­ros que su an­te­ce­so­ra im­pu­so en­tre los se­gui­do­res de la or­ques­ta. Sin em­bar­go, el re­sul­ta­do de su pre­sen­cia se verá en la me­di­da en que los bai­la­do­res se acos­tum­bren a ella co­mo par­te fun­da­men­tal de la fa­mi­lia van­va­ne­ra.

El tra­ba­jo de Ju­an Car­los en el ba­jo si­gue al­gu­nas de las pau­tas so­bre las que se de­fi­nió el son­go des­de ese ins­tru­men­to, y aun­que su fu­er­te es la gui­tar­ra, es­te hi­jo de For­mell asu­me dig­na­men­te el ins­tru­men­to y lo en­ri­que­ce con to­ques pro­pi­os de los so­ni­dos del jazz mo­der­no y del rock.

Los au­to­res que tri­bu­tan a es­ta pro­duc­ci­ón lo ha­cen re­cre­an­do las mis­mas his­to­ri­as a las que nos he­mos acos­tum­bra­do cu­an­do de Los Van Van se tra­ta: cró­ni­cas sen­ci­llas y sin gran­des com­pli­ca­ci­o­nes

lin­güís­ti­cas, his­to­ri­as pa­ra bai­lar y can­tar en cu­al­qui­er es­qui­na. Co­mo com­ple­men­to —y aquí re­sal­ta la fi­lo­so­fía for­me­li­a­na— se re­cre­an te­mas que nun­ca pa­san de mo­da, pe­ro des­de las diná­mi­cas y las an­si­as del hom­bre de es­tos tiempos.

An­tes me re­fe­rí al pe­so que nu­e­va­men­te ti­e­ne la per­cu­si­ón en es­te dis­co y en las mis­mas pre­sen­ta­ci­o­nes en vi­vo de la or­ques­ta. Har­to cono­ci­do es que por ley na­tu­ral el sus­ti­tu­to de Chan­gui­to de­bía ser Sa­mu­el, no so­lo por el vín­cu­lo fi­li­al, si­no por­que fue el alum­no pre­di­lec­to de qui­en es con­si­de­ra­do por la crí­ti­ca mun­di­al el pa­dre de la per­cu­si­ón mo­der­na en la mú­si­ca afro­cu­ba­na. Vein­ti­cin­co años des­pu­és tal afir­ma­ci­ón ga­na fu­er­za.

Se­gún Ho­ra­cio El Ne­gro Hernán­dez —uno de los gran­des ba­te­ris­tas cubanos y uni­ver­sa­les—, Sa­mu­el For­mell es hoy por hoy el más gran­de re­no­va­dor del ins­tru­men­to en la mú­si­ca bai­la­ble cu­ba­na; en eso con­cor­da­mos. El es­ti­lo cre­a­do por el di­rec­tor de Los Van Van ya co­mi­en­za a im­po­ner­se no so­lo en­tre los mú­si­cos. Los se­gui­do­res de la or­ques­ta bai­lan pen­di­en­tes de sus gol­pes en los tam­bo­res, co­mo si en ello les fu­e­ra la hon­ra. Des­de la ba­te­ría Sa­mu­el For­mell re­to­za con la rum­ba más con­tem­porá­nea, el rock, el jazz y otras mú­si­cas uni­ver­sa­les pa­ra com­ple­men­tar el son­go con nu­e­vos ai­res, o tal vez pa­ra man­te­ner­lo den­tro de lo que su fun­da­dor de­fi­ni­e­ra co­mo el ina­go­ta­ble in­ter­cam­bio en­tre estilos que nun­ca de­ben abur­rir al bai­la­dor.

Le­ga­do tam­bi­én es mo­ti­vo pa­ra que nu­e­va­men­te Hu­go Mo­re­jón de­mu­es­tre por qué se le con­si­de­ra un ge­nio del trom­bón, no so­lo co­mo eje­cu­tan­te, si­no por la for­ma en que lo­gra equi­li­brar el so­ni­do de esa cu­er­da de ins­tru­men­tos. El son­go, sin el trío HMC (Hu­go, Mun­do y Co­lla­do), se­ría co­mo un niño al que le han pro­hi­bi­do ju­gar a la pe­lo­ta.

San­dun­gue­ra tal vez es­té en la pró­xi­ma pro­duc­ci­ón dis­cográ­fi­ca de Los Van Van, tal vez sea el te­ma an­to­ló­gi­co que bai­larán los nu­e­vos se­gui­do­res de la or­ques­ta, esos que nun­ca tu­vi­e­ron a Ju­an For­mell fren­te a ellos, pri­vi­le­gio de muc­hos que le­erán es­tas no­tas. Por aho­ra so­lo im­por­ta que hay Van Van pa­ra nu­e­vas tem­po­ra­das.

Los Van Van tam­bi­én son Cu­ba. Lo que los pa­dres le­gan a sus hi­jos me­re­ce res­pe­to, so­bre to­do si ello im­pli­ca el or­gu­llo de una na­ci­ón.

Ju­an For­mell si­em­pre vio le­jos en la mú­si­ca cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.