UNO QUE VA­LE POR TRES

Excelencias del Motor - - Publirreportaje / Advertorial -

HA­CIEN­DO GA­LA DE LA MEZ­CLA DE CON­CEP­TOS QUE PRI­MA EN MU­CHOS DE LOS NE­GO­CIOS DE HOY DÍA EN LA HA­BA­NA, EL ES­TA­BLE­CI­MIEN­TO QUE DI­RI­GEN RANDY Y DANNY OFRE­CE EN UN SO­LO LU­GAR VA­RIA­DOS SER­VI­CIOS.

Fregadora, ca­fe­te­ría y ta­ller de elec­tró­ni­ca: La Fe­de­ral es un lo­cal «to­do­te­rreno» he­cho al gus­to del con­su­mi­dor que ha de­ve­ni­do en una tría­da de ins­ta­la­cio­nes don­de el clien­te ha­ya no so­lo so­lu­cio­nes pa­ra su au­to, sino ade­más un es­pa­cio pa­ra es­pe­rar có­mo­do y bien aten­di­do.

«To­do sur­ge pa­ra dar un ser­vi­cio me­jor y más com­ple­to —ex­pli­ca Randy de Haz, uno de los due­ños, quien di­ri­ge la fregadora—, el clien­te se pue­de sen­tar mien­tras su ca­rro es­tá en el re­cin­to, aten­di­do por va­rias per­so­nas y va­rios ser­vi­cios a la vez». Su copropietario, Danny Utra, al fren­te del ta­ller, re­ve­la ade­más que re­sul­ta co­mún que un mis­mo au­to re­ci­ba di­ver­sas pres­ta­cio­nes y que el pro­pie­ta­rio aguar­de en la ca­fe­te­ría con­su­mien­do al­gu­na be­bi­da o co­mi­da li­ge­ra.

Abier­ta las 24 ho­ras, la fregadora, con 12 tra­ba­ja­do­res que atien­den dos tur­nos, ofre­ce las po­si­bi­li­da­des de fre­ga­do con­ven­cio­nal —que com­pren­de el as­pi­ra­do y si­li­co­na­do de in­te­rior, fre­ga­do y se­ca­do de ex­te­rior y re­sal­ta­do de co­lor en neu­má­ti­co—, en­ce­ra­do, qui­ta­man­chas, qui­ta as­fal­tos, lim­pie­za de te­chos, de mo­tor, de bu­ta­cas y asien­tos tra­se­ros, de los ves­ti­do­res in­te­rio­res de las puer­tas, de los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad y el fre­ga­do in­te­gral del sa­lón.

Mien­tras que, sin dis­cri­mi­nar por mar­cas, mo­de­los o si son vehícu­los an­ti­guos o mo­der­nos, en la Au­to­zo­na, Danny y sus cua­tro tra­ba­ja­do­res asu­men la re­pa­ra­ción y el mon­ta­je de elec­tri­ci­dad ge­ne­ral y de sis­te­mas de alar­mas, de cie­rres cen­tra­li­za­dos, de ven­ta­ni­llas eléc­tri­cas, de in­ter­fa­ces, de au­dio, de cá­ma­ras de re­tro­ce­so, de lu­ces de Xeon y Led, de cen­so­res de par­queo y de au­to­light, así co­mo ac­ce­so­rios elec­tró­ni­cos y la re­pa­ra­ción y ajus­tes de cre­ma­lle­ras. Siem­pre de lu­nes a sá­ba­do, de nue­ve de la ma­ña­na a seis de la tar­de.

Pe­ro una ex­ten­sa lis­ta de op­cio­nes no es lo úni­co que ofre­cen. A la par de can­ti­dad, ellos brin­dan ca­li­dad. Es esa la ra­zón prin­ci­pal por la que en cin­co años han po­di­do ex­pan­dir­se y lo que ini­ció co­mo un par de va­llas de­di­ca­das a la lim­pie­za de ca­rros ha de­ve­ni­do en un am­plio es­pa­cio con ca­fe­te­ría, cua­tro va­llas pa­ra fre­gar y dos pa­ra los tra­ba­jos de elec­tró­ni­ca.

A lo que se le in­clu­ye, por de­más, una di­rec­ción pri­vi­le­gia en M, en­tre 25 y 27, Pla­za de la Re­vo­lu­ción, muy cer­ca del Ho­tel Tryp Ha­ba­na Li­bre, en el Ve­da­do ca­pi­ta­lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.