EL STUDEBECKER DEL SON, 8 AÑOS DES­PUÉS

Excelencias del Motor - - Portada - TEX­TO Y FO­TOS POR/BY: JOR­GE ESTÉNGER WONG

n nues­tro nú­me­ro 24, allá por 2010, re­se­ña­mos un ejemplar ex­cep­cio­nal del pa­tri­mo­nio ro­dan­te cu­bano: el tu­de­ba­ker con­ver­ti­ble 1950 que usa­ba el río ata­mo­ros, crea­do­res del on on­tuno. a pa­ra en­ton­ces, su con­ser­va­ción co­men­za­ba a su­pe­rar a sus pro­pie­ta­rios. es­cu­bra qué ha pa­sa­do en es­tos años y có­mo su pu­bli­ca­ción en xce­len­cias del otor con­tri­bu­yó en es­ta fas­ci­nan­te his­to­ria.

El Com­man­der Re­gal Deluxe per­te­ne­ció a Mi­guel Ma­ta­mo­ros, co­mo se apre­cia en el do­cu­men­to ex­pe­di­do por Ha­cien­da, en 1955. Lue­go lo com­pra Jo­sé Baz, es­pa­ñol asen­ta­do en Cu­ba, quien lo ven­de a Eduar­do Ál­va­rez. Has­ta aquí lle­ga­ba la tra­za de la his­to­ria pu­bli­ca­da en 2010.

Por en­ton­ces, Les­ter Al­fon­so Díaz bus­ca­ba com­prar un fo­tin­go, co­mo nom­bra­mos en Cu­ba a los au­tos an­te­rio­res a 1930. Un ve­cino qui­so ayu­dar­le y le mos­tró, im­pre­sio­na­do, una «re­vis­ta de ca­rros bue­ní­si­ma» -ci­to a Les­ter- pu­bli­ca­da en Cu­ba, que re­sul­tó ser Ex­ce­len­cias del Mo­tor, nú­me­ro 24.

Así su­po del Studebaker del Son, pe­ro si­guió bus­can­do su fo­tin­go. Lle­gó has­ta San­ta Ama­lia, un ba­rrio de La Ha­ba­na, y al in­da­gar, le co­men­tan que allí no hay nin­guno, pe­ro es­tá el «ca­rro de Ma­ta­mo­ros». No se in­tere­sa, no le gus­tan los Studebaker.

El azar, tra­vie­so, de­ci­dió in­ter­ve­nir. Su hi­jo es­tu­dia­ba gui­ta­rra y su pro­fe­sor, ami­go de la fa­mi­lia, vi­vía en San­ta Ama­lia. Ese día, pre­gun­ta a Les­ter si ha­bía en­con­tra­do el fo­tin­go en su ba­rrio y es­te, aba­ti­do, res­pon­de que so­lo ha­bía oí­do «del ca­rro de Ma­ta­mo­ros». El pro­fe­sor le con­tes­ta: pe­ro ese es mi ca­rro y no lo has vis­to.

Con el asom­bro, lle­ga el in­te­rés y so­lo la amis­tad con­ven­ce a Eduar­do de con­cre­tar la ven­ta. Co­mien­za en­ton­ces la ta­rea de re­no­var el au­to, que le to­mó cin­co años. Es­ta­ba de­te­rio­ra­do, pe­ro to­do en su lu­gar, ori­gi­nal. Res­tau­ra la ca­rro­ce­ría, la ves­ti­du­ra, y co­mien­za a re­pa­rar el mo­tor. En ese mo­men­to, ad­quie­re un V8 1953 del mis­mo mo­de­lo, pues en 1950 Studebaker no ofre­cía esos mo­to­res. Lo re­pa­ra y lo ins­ta­la, aco­pla­do a la trans­mi­sión es­tán­dar, guar­dan­do el «seis» ori­gi­nal re­pa­ra­do. En el ex­te­rior, cam­bia el co­lor bei­ge de tan­tos años por el ro­jo ac­tual y aún bus­ca al­gu­nos cin­ti­llos y or­na­men­tos del guar­da­ba­rros tra­se­ro, de­ta­lles im­pres­cin­di­bles en un au­to así.

Hoy, el au­to se ha re­cu­pe­ra­do. Su es­ta­do es ex­ce­len­te y pa­sear en él por La Ha­ba­na, al rit­mo de un Son Mon­tuno de Ma­ta­mo­ros, es una ex­pe­rien­cia ex­clu­si­va. Por ello, Les­ter se ha agen­cia­do a Ta­xis-Cu­ba lo­gran­do in­gre­sos que le per­mi­ten man­te­ner, y has­ta me­jo­rar, el em­ble­má­ti­co au­to. Ex­ce­len­cias se com­pla­ce del pri­vi­le­gio de ser tes­ti­go de es­ta his­to­ria y ver res­tau­ra­da una im­por­tan­te pie­za del pa­tri­mo­nio au­to­mo­vi­lís­ti­co cu­bano.

Pro­pie­dad ori­gi­nal de Mi­guel Ma­ta­mo­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.