Gran Re­ser­va Se­cre­tos de lo ex­clu­si­vo

Habanos - - Sumario - POR JO­SÉ MARÍA LÓ­PEZ INCHAURBE FO­TOS ALVITE Y ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

EL AÑE­JA­MIEN­TO DE LA MA­TE­RIA PRI­MA EN LOS TER­CIOS DE TA­BA­CO, PRO­DU­CE UN AFINAMIENTO MUY SU­TIL Y LEN­TO DE LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS OR­GA­NO­LÉP­TI­CAS MÁS DES­TA­CA­DAS EN LA FU­MA­DA DEL HABANO

La fu­sión del con­cep­to de añe­ja­mien­to del ta­ba­co, con un me­jo­ra­mien­to del mis­mo, jun­to con la ob­ser­va­ción de una prác­ti­ca co­mer­cial tra­di­cio­nal y acer­ta­da en la cul­tu­ra vi­ní­co­la, fue lo que ins­pi­ró los con­cep­tos de Re­ser­va y Gran Re­ser­va en el mun­do del Habano.

La ma­te­ria em­plea­da en la ela­bo­ra­ción de un Habano, siem­pre tie­ne un añe­ja­mien­to pos­te­rior a la se­gun­da fer­men­ta­ción en el en­torno de un año de du­ra­ción. Si bien es cier­to que en mu­chos ca­sos la ma­te­ria pri­ma añe­ja por pe­río­dos su­pe­rio­res, en­tre otros mo­ti­vos, de­bi­do a las re­ser­vas de ra­ma que la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra cu­ba­na man­tie­ne pa­ra ase­gu­rar una pro­duc­ción cons­tan­te y de al­ta ca­li­dad co­mo es la que re­quie­re un Habano.

Ade­más de ello, los gran­des ex­per­tos en la ra­ma de ta­ba­co ne­gro cu­bano co­no­cen que de­ter­mi­na­dos ti­pos de ta­ba­co tie­nen un po­ten­cial de añe­ja­mien­to su­pe­rior que con­fie­re a sus ho­jas unas me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas en la fu­ma­da.

Es­te co­no­ci­mien­to, uni­do a la tra­di­ción del mun­do del vino por el añe­ja­mien­to de los cal­dos en dis­tin­tos pe­río­dos de tiem­po y que fue­ron de­no­mi­na­dos en la cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la co­mo Re­ser­va y Gran Re­ser­va, fue lo que im­pul­só a Ha­ba­nos, S.A. a ex­plo­rar di­cho con­cep­to pa­ra el Habano.

LAS PRI­ME­RAS FU­MA­DAS

Así, en di­ciem­bre de 2002 la pri­me­ra Re­ser­va de Ha­ba­nos, con ta­ba­cos añe­ja­dos por tres años pro­ce­den­tes de la co­se­cha 98/99, fue­ron lan­za- dos al mer­ca­do en el Cohi­ba Re­ser­va 1999-2002, en una se­lec­ción de cin­co vi­to­las. Co­mo con­ti­nua­ción de es­te pro­yec­to, pe­ro con el aña­di­do cua­li­ta­ti­vo de un añe­ja­mien­to de cin­co años, en 2009 vio la luz el Cohi­ba Si­glo VI Gran Re­ser­va, cu­yos Ha­ba­nos fue­ron tor­ci­dos con ma­te­ria pri­ma de la cam­pa­ña ta­ba­ca­le­ra del 2002/2003. Así, am­bos con­cep­tos fue­ron in­tro­du­ci­dos por vez pri­me­ra en Ha­ba­nos de la mano de su mar­ca más in­no­va­do­ra: Cohi­ba.

El añe­ja­mien­to de la ma­te­ria pri­ma en ra­ma pro­du­ce un afinamiento muy su­til y len­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas más des­ta­ca­das en la fu­ma­da del Habano. Las pe­que­ñas no­tas pi­can­tes que se en­cuen­tran tien­den a des­pa­re­cer, co­mo con­se­cuen­cia de la re­duc­ción de las pe­que­ñas tra­mas de amo­nía­co que per­ma­ne­cen en el ta­ba­co fer­men­ta­do. El ta­ba­co tien­de a te­ner un sa­bor al­go más dul­zón, y el aro­ma del hu­mo es al­go me­nos pe­ne­tran­te pe­ro man­te­nien­do las pun­tas aro­má­ti­cas pro­pias del hu­mo de un Habano. Y co­mo re­gla ge­ne­ral, la for­ta­le­za tien­de a dis­mi­nuir pues­to que las ho­jas van muy len­ta­men­te per­dien­do los con­te­ni­dos que le im­pri­men es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca al ta­ba­co ne­gro cu­bano.

HO­JA A HO­JA…LUE­GO EL MI­LA­GRO

La se­lec­ción de las ho­jas des­ti­na­das a un añe­ja­mien­to cin­co años es el pun­to de par­ti­da cla­ve en la ela­bo­ra­ción de un Habano Gran Re­ser­va.

Hay ho­jas de ta­ba­co que ya en el pro­ce­so de la pri­me­ra fer­men­ta­ción (en la pro­pia es­co­gi­da de ta­ba­co que vie­ne a con­ti­nua­ción de la cu­ra­ción) se des­ta­can por sus al­tos ni­ve­les de con­te­ni­dos, gra­sa y pro­pie­da­des que les per­mi­ti­rán

un me­jo­ra­mien­to cua­li­ta­ti­vo con el añe­ja­mien­to de la ra­ma, mien­tras que otras ho­jas se des­ta­can co­mo inapro­pia­das pa­ra di­cho pro­ce­so, pues en el mis­mo se per­de­rían sus con­te­ni­dos que­dan­do co­mo ho­jas con gran com­bus­ti­bi­li­dad y nu­lo sa­bor o aro­ma.

La pro­pie­dad de una ho­ja pa­ra acep­tar ma­yor o me­nor fer­men­ta­ción vie­ne con­di­cio­na­da por el pro­ce­so agrí­co­la (que la plan­ta de ta­ba­co ha­ya te­ni­do un desa­rro­llo óp­ti­mo sin nin­gún es­trés de nu­trien­tes o hí­dri­co, un des­bo­to­na­do a tiem­po, etc.) y por unas óp­ti­mas con­di­cio­nes en el pro­ce­so de cu­ra­ción. Ade­más, los con­te­ni­dos y la es­truc­tu­ra del sue­lo de­ter­mi­nan que ha­ya ho­jas con ma­yor po­ten­cial de añe­ja­mien­to que otras.

Por to­do ello, el co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria pri­ma y de su “his­to­rial” agrí­co­la y de cu­ra­ción es cla­ve en la se­lec­ción de las ho­jas que se des­ti­nan al añe­ja­mien­to pro­pio de la Gran Re­ser­va.

Pos­te­rior­men­te, el pro­ce­so de li­ga­da y prue­bas de ca­ta de las dis­tin­tas li­ga­das se­lec­cio­na­das pa­ra una Gran Re­ser­va es otro mo­men­to cla­ve, pues co­mo la for­ta­le­za y los ma­ti­ces or­ga­no­lép­ti­cos se ven afi­na­dos en el añe­ja­mien­to, la li­ga­da que se rea­li­za­ría pa­ra un Habano es­tán­dar en una mar­ca co­mo H. Up­mann (en la que en es­te Fes­ti­val pre­sen­ta­mos el Sir Wins­ton Gran Re­ser­va) de­be su­frir li­ge­ras mo­di­fi­ca­cio­nes cuan­do la li­ga­da se ha­ce con ta­ba­cos que tie­ne cin­co años de añe­ja­mien­to, si que­re­mos man­te­ner el ca­rác­ter pro­pio de la mar­ca.

Por tan­to, pa­ra ela­bo­rar un Gran Re­ser­va, ade­más de una ma­te­ria pri­ma de óp­ti­ma ca­li­dad en el mo­men­to que va­ya a co­men­zar el añe­ja­mien­to, es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de gran­des co­no­ce­do­res de la ma­te­ria pri­ma ta­ba­ca­le­ra cu­ba­na y de ex­per­tos li­ga­do­res que creen una li­ga­da fiel a la mar­ca con unos ta­ba­cos mu­cho más re­fi­na­dos.

SA­TIS­FA­CER CON EX­CE­LEN­CIA

Has­ta es­te año, Ha­ba­nos, S.A. ha lan­za­do cua­tro pro­duc­tos con el con­cep­to Gran Re­ser­va: el pio­ne­ro fue el ya men­cio­na­do Cohi­ba Si­glo VI Gran Re­ser­va 2003 (lan­za­do en 2009 con ta­ba­co de la cam­pa­ña 2003); el Mon­te­cris­to No. 2 Gran Re­ser­va 2005; el Par­ta­gás Lu­si­ta­nias Gran Re­ser­va 2007 y el Romeo y Ju­lie­ta Wi­de Chur­chills

Gran Re­ser­va 2009. En es­te 2017 se pre­sen­ta en el Fes­ti­val del Habano, el H. Up­mann Sir Wins­ton Gran Re­ser­va Co­se­cha 2011.

To­das las re­fe­ren­cias en las que se ha in­tro­du­ci­do el con­cep­to tie­nen su exis­ten­cia en el por­ta­fo­lio es­tán­dar de Ha­ba­nos, per­mi­tien­do tam­bién a los afi­cio­na­dos una com­pa­ra­ción cua­li­ta­ti­va de un Habano de la lí­nea re­gu­lar fren­te a un Gran Re­ser­va.

No ca­be du­da que un ta­ba­co tan re­fi­na­do, y en el que des­de el mo­men­to de la se­lec­ción de la ma­te­ria pri­ma pa­ra añe­jar 5 años, se ha man­te­ni­do un ex­qui­si­to cui­da­do en to­do el lar­go pro­ce­so de añe­ja­mien­to y pos­te­rior tor­ci­do, ofre­ce unas ca­rac­te­rís­ti­cas de fu­ma­da que los ha­cen úni­cos y que han te­ni­do una gran acep­ta­ción por los más ex­per­tos co­no­ce­do­res del Habano.

Un pro­ce­so tan de­li­ca­do so­lo pue­de lle­var­se a ca­bo con unas can­ti­da­des li­mi­ta­das, y es­ta li­mi­ta­ción, uni­da al lar­go pro­ce­so de ela­bo­ra­ción, tie­ne co­mo re­sul­ta­do que un Gran Re­ser­va se po­si­cio­ne muy por en­ci­ma del pre­cio que su­pon­dría el mis­mo Habano en su pro­duc­ción es­tán­dar, si bien en al­gu­nos ca­sos pue­de lle­gar a te­ner un va­lor has­ta 3 y 4 ve­ces su­pe­rior al mis­mo pro­duc­to es­tán­dar.

Co­mo es ló­gi­co, en un pro­duc­to tan cui­da­do la pre­sen­ta­ción del mis­mo y su po­si­cio­na­mien­to en ima­gen tie­nen una gran di­fe­ren­cia­ción fren­te al mis­mo pro­duc­to en su pro­duc­ción es­tán­dar, y por ello tie­ne unos atributos co­mo un en­va­se de lu­jo, do­ble ani­lla, vi­to­li­na con la ex­pli­ca­ción del con­cep­to y to­dos los en­va­ses es­tán nu­me­ra­dos del 1 al 5.000. Es una pro­duc­ción to­tal de 75.000 uds., el apor­te de la Gran Re­ser­va al to­tal de ven­tas de Ha­ba­nos no tie­ne gran pe­so en tér­mi­nos de vo­lu­men, ya que con es­te con­cep­to bus­ca­mos más sa­tis­fa­cer a los afi­cio­na­dos muy exi­gen­tes en el mun­do del Habano, ade­más de crear una ima­gen de nues­tro pro­duc­to co­mo el más ex­qui­si­to y re­fi­na­do que se pue­de en­con­trar en la pro­duc­ción mun­dial de pu­ros Pre­mium.

LA VUEL­TA AL MUN­DO

En ge­ne­ral tra­ta­mos que un con­cep­to tan ex­qui­si­to co­mo la Gran Re­ser­va lle­gue, aun­que sea en una mí­ni­ma can­ti­dad, a to­dos los mer­ca­dos don­de se co­mer­cia­li­za el Habano, pues­to que en cual­quier mer­ca­do po­de­mos en­con­trar, y de he­cho en­con­tra­mos, gran­des co­no­ce­do­res y afi­cio­na­dos a nues­tro pro­duc­to. No obs­tan­te, es ló­gi­co que aque­llos mer­ca­dos ma­du­ros y don­de exis­te una gran cul­tu­ra del Habano uni­do a los mer­ca­dos emer­gen­tes más po­ten­tes don­de en po­cos años se ha crea­do igual­men­te una bue­na cul­tu­ra aso­cia­da a nues­tro pro­duc­to, son los que con ma­yor ex­pec­ta­ción es­pe­ran ca­da dos años la Gran Re­ser­va de Ha­ba­nos, y des­ta­ca­ría mer­ca­dos co­mo el es­pa­ñol, fran­cés, in­glés, ale­mán o sui­zo en­tre el pri­mer gru­po, uni­do a otros emer­gen­tes co­mo son los Emi­ra­tos, Lí­bano, Hong-Kong don­de ma­yor ex­pec­ta­ción hay por es­te ti­po de pro­duc­to.

La se­lec­ción de las ho­jas des­ti­na­das a un añe­ja­mien­to 5 años es el pun­to de par­ti­da cla­ve en la ela­bo­ra­ción de un Habano Gran Re­ser­va

El co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria

pri­ma y de su “his­to­rial” agrí­co­la y de cu­ra­ción es cla­ve

en la se­lec­ción de los ta­ba­cos que se des­ti­nan al añe­ja­mien­to

pro­pio de la Gran Re­ser­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.