Malikian: El vio­lín ex­trae su vi­da de mí

El vio­lín ex­trae su vi­da de mí

Habanos - - Sumario - POR JO­SÉ LUIS ES­TRA­DA BE­TAN­COURT FO­TOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

No exis­te ma­ne­ra hu­ma­na de en­ca­si­llar a Ara Malikian, uno de los más ge­nia­les vio­li­nis­tas del mun­do, pa­ra quien el es­ce­na­rio re­sul­ta un lu­gar sa­gra­do co­mo lo de­mos­tra­rá en el XIX Fes­ti­val del Habano 2017, al cual ha si­do in­vi­ta­do de ma­ne­ra es­pe­cial. Tal vez ten­ga que ver con el he­cho de que sien­do un ado­les­cen­te la vi­da lo lle­vó a aban­do­nar su tie­rra y a con­ver­tir­se en una es­pe­cie de ciu­da­dano del uni­ver­so, dis­pues­to siem­pre a asi­mi­lar la cul­tu­ra y las tra­di­cio­nes de los lu­ga­res que lo aco­gie­ran, co­mo se­ñal de eterno agra­de­ci­mien­to. Y por­que na­die me­jor que él sa­be que «la música, la cul­tu­ra, tie­nen la ca­pa­ci­dad de unir pue­blos. No exis­te un an­tí­do­to más efec­ti­vo pa­ra com­ba­tir el odio y fo­men­tar el res­pe­to», in­sis­te.

De ori­gen ar­me­nio, Malikian na­ció en Lí­bano, en 1968. Su pa­dre, ins­tru­men­tis­ta en la ban­da de un can­tan­te fa­mo­so de la épo­ca, le des­per­tó la pa­sión a muy tem­pra­na edad, cuan­do pu­so en sus mi­nús­cu­las ma­nos un vio­lín, pe­ro no cual­quie­ra, sino el mis­mo con el cual su abue­lo lo­gró huir de Tur­quía, en 1915, y que le ha acom­pa­ña­do du­ran­te su bri­llan­te ca­rre­ra. En lo ade­lan­te, Ara ini­cia­ría un ri­gu­ro­so apren­di­za­je, por­que el au­tor de sus días no ba­jó ja­más la guar­dia con su exi­gen­cia. Cier­to que en oca­sio­nes el mu­cha­cho no con­si­guió aguan­tar las lá­gri­mas, por­que se le an­to­ja­ba ha­cer otras co­sas, pe­ro siem­pre fue fe­liz. Tan­to, que en esos años ape­nas se dio cuen­ta de que su país atra­ve­sa­ba un com­ple­jo con­flic­to ci­vil.

De aque­llos tiem­pos re­cuer­da: «La gue­rra co­men­zó cuan­do yo te­nía ocho años. En­ton­ces pa­sá­ba­mos mu­cho tiem­po en­ce­rra­dos en só­ta­nos, don­de la vi­da se­guía: yo to­ca­ba el vio­lín, mi pa­dre tam­bién; otro ve­cino traía una gui­ta­rra, otro can­ta­ba… In­clu­so den­tro de una tra­ge­dia co­mo es una gue­rra, el ser hu­mano siem­pre in­ten­ta di­ver­tir­se y pa­sar­lo lo me­jor po­si­ble».

Gra­cias a una be­ca que le otor­ga­ron en Ale­ma­nia pa­ra se­guir es­tu­dian­do música (lue­go en In­gla­te­rra tam­bién tra­ba­ja­ría las ba­ses téc­ni­cas), a los 15 años mar­chó a Han­no­ver es­te gran ar­tis­ta que ha con­se­gui­do gra­bar más de 40 exi­to­sos dis­cos, di­rec­tor de su pro­pia or­ques­ta y quien ha si­do re­ve­ren­cia­do por los exi­gen­tes au­di­to­rios del Car­ne­gie Hall (New York), Sa­lle Ple­yel (Pa­rís), Mu­sik­ve­rein (Vie­na), Ford Cen­ter (To­ron­to), Au­di­to­rio Na­cio­nal y Tea­tro Real (Ma­drid), Zü­rich (Ton­ha­lle), Bar­bi­can Cen­ter (Lon­dres)... «Sí, sin mis pa­dres, sin mis ami­gos, sin co­no­cer el idio­ma ni la cul­tu­ra, re­sul­ta­ron du­ros los pri­me­ros años en Ale­ma­nia, ha con­fe­sa­do. Pe­ro fue un apren­di­za­je a lo “bes­tia”, so­bre to­do apren­dí a sen­tir­me bien en cual­quier lu­gar».

Aun­que va­lo­ra en gra­do su­mo el ha­ber en­tra­do en con­tac­to con un mun­do mu­cho más aca­dé­mi­co, Malikian en­se­gui­da com­pren­dió que es­te ti­po de en­se­ñan­za no pro­pi­cia, sin em­bar­go, el desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad de quien sue­ña con lle­gar a ser un gran ar­tis­ta. «Los pro­fe­so­res quie­ren que sus alum­nos apren­dan cier­tas obras, a to­car más o me­nos bien, pe­ro no te en­se­ñan có­mo ser di­fe­ren­te. Ver­da­de­ra­men­te em­pe­cé a cre­cer una vez que pu­de li­be­rar­me, a tra­vés de en­cuen­tros con ami­gos de otros paí­ses, de otras cul­tu­ras, con mú­si­cos de otros gé­ne­ros».

Así, con un es­ti­lo muy pro­pio, el ver­sá­til e in­no­va­dor Malikian lo­gró ubi­car­se en­tre los más bri­llan­tes vio­li­nis­tas de su ge­ne­ra­ción. Por eso a na­die ex­tra­ña que con­si­ga ago­tar las en­tra­das en los tea­tros pa­ra sus con­cier­tos en los que acu­de lo mis­mo a las obras clá­si­cas que a ori­gi­na­les adap­ta­cio­nes de pie­zas re­pre­sen­ta­ti­vas de la música po­pu­lar del si­glo XX. Se di­ce que el tam­bién com­po­si­tor ra­di­ca­do en Es­pa­ña acos­tum­bra a rea­li­zar ca­si 500 fun­cio­nes al año con más de diez es­pec­tácu­los di­fe­ren­tes, que lo lle­van a de­ce­nas de paí­ses. Pe­ro él siem­pre se las arre­gla pa­ra lle­nar de bue­na ener­gía y ex­tra­or­di­na­ria música el es­ce­na­rio.

«Hi­per­ac­ti­vo, eléc­tri­co y con la pi­las siem­pre car­ga­das». De ese mo­do lo dis­fru­tan sus se­gui­do­res y la crí­ti­ca cuan­do se des­bor­da en sus es­pec­tácu­los. No im­por­ta que la ac­tua­ción res­pon­da a una gi­ra ma­ra­tó­ni­ca, o que no ha­ya te­ni­do des­can­so por­que an­da pre­sen­tan­do un dis­co re­cien­te co­mo La in­creí­ble his­to­ria del Vio­lín, Malikian siem­pre es­tá dis­pues­to a en­tre­gar­se sin re­pa­ros, y a sor­pren­der rom­pien­do to­dos los lí­mi­tes con ese ins­tru­men­to su­yo que sien­te co­mo si sa­lie­ra de su cuer­po, «que ex­trae su vi­da de tí».

EL ES­CE­NA­RIO RE­SUL­TA UN LU­GAR SA­GRA­DO PA­RA ARA MALIKIAN, UNO DE LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS DE LA GA­LA DEL FES­TI­VAL IN­TER­NA­CIO­NAL DEL HABANO

«La música, la cul­tu­ra, tie­nen la ca­pa­ci­dad de unir pue­blos. No exis­te un an­tí­do­to más efec­ti­vo pa­ra com­ba­tir el odio y fo­men­tar el res­pe­to»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.