Litz Al­fon­so, In­ven­to­ra de fe­li­ci­dad

Habanos - - Sumario - POR JO­SÉ LUIS ES­TRA­DA BE­TAN­COURT FO­TOS EDUAR­DO PA­TINO Y HÉC­TOR GA­RRI­DO

Ja­más un ta­ba­co ha ro­za­do sus la­bios, pe­ro Lizt Al­fon­so sa­be apre­ciar per­fec­ta­men­te lo que sig­ni­fi­ca el aro­ma em­bria­ga­dor del me­jor pu­ro del mun­do, su fra­gan­cia evo­ca­do­ra. Pa­ra es­ta gran ar­tis­ta es ar­te ca­si to­do lo que ins­pi­ra o na­ce de ese sin­gu­lar pro­duc­to de­ri­va­do de una plan­ta que to­mó de es­ta fér­til tie­rra no so­lo sus nu­trien­tes, sino tam­bién sus tra­di­cio­nes y cul­tu­ra.

«Siem­pre me ha pa­re­ci­do al­go así co­mo un ac­to de ma­gia la ma­ne­ra co­mo las mu­je­res —por­que ellas asu­men ma­yo­ri­ta­ria­men­te ese ofi­cio cen­te­na­rio— po­nen en prác­ti­ca esa téc­ni­ca, to­tal­men­te a mano, del tor­ci­do del ta­ba­co...», re­co­no­ce la di­rec­to­ra de Lizt Al­fon­so Dan­ce Cu­ba, una de las más so­bre­sa­lien­tes ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de la Is­la, por­que re­pre­sen­ta mu­cho más que una im­pre­sio­nan­te com­pa­ñía y gru­po mu­si­cal.

«Igual me im­pre­sio­nan los di­fe­ren­tes co­lo­res, las mu­chas to­na­li­da­des que pue­den to­mar los Ha­ba­nos, los cua­les con­tras­tan con ima­gi­na­ti­vas ani­llas, re­co­no­ci­das a ni­vel pla­ne­ta­rio por su al­to va­lor his­tó­ri­co y por­que cons­ti­tu­yen ver­da­de­ras jo­yas ar­tís­ti­cas. Los co­lec­cio­nis­tas se en­lo­que­cen con es­tas... Es lo que su­ce­de con las be­llas im­pre­sio­nes li­to­grá­fi­cas que des­de el si­glo XIX han dis­tin­gui­do a las ca­jas que res­guar­dan ese te­so­ro que nos lle­na de or­gu­llo», di­ce Lizt, cu­ya afa­ma­da com­pa­ñía es­ta­rá nue­va­men­te en la ga­la del Fes­ti­val del Habano.

So­li­ci­ta­da una y otra vez pa­ra que pro­vo­que esa mez­cla de ad­mi­ra­ción y go­ce to­tal que des­pier­ta en quie­nes son tes­ti­gos de sus ele­gan­tes es­pec­tácu­los, Lizt in­ten­ta siem­pre bus­car un es­pa­cio en su apre­ta­da agen­da pa­ra no de­jar de ser par­te de un even­to que con­si­de­ra de tras­cen­den­cia.

Y ello, sin aban­do­nar su ad­mi­ra­ble queha­cer co­mo co­reó­gra­fa, que obli­ga a pen­sar en ella si se tra­ta de una ga­la dig­na de Je­fes de Es­ta­dos reuni­dos en La Ha­ba­na, o si se re­quie­re dar­le el to­que que le fal­ta a un vi­deo co­mo el su­per­po­pu­lar Bai­lan­do,

pro­ta­go­ni­za­do por En­ri­que Igle­sias, Gen­te de Zo­na y Des­ce­mer Bueno.

La Al­fon­so sa­be asi­mis­mo que no pue­de des­cui­dar el sig­ni­fi­ca­ti­vo tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio que rea­li­zan con cien­tos de ni­ños y jó­ve­nes por el cual la Uni­cef la de­cla­ró su Em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad, ni de­jar de sor­pren­der a sus mu­chos se­gui­do­res en los cin­co con­ti­nen­tes, quie­nes aguar­dan con an­sias que por fin se es­tre­ne La­ti­do, el es­pec­tácu­lo con el cual LADC, la úni­ca com­pa­ñía dan­za­ria cu­ba­na que ha lo­gra­do ac­tuar en la pres­ti­gio­sa ce­re­mo­nia de en­tre­ga de los La­tin Grammy, se­gui­rá ce­le­bran­do sus 25 años de fruc­tí­fe­ra exis­ten­cia.

—Siem­pre has es­ta­do den­tro de esos con­ven­ci­dos de que la cul­tu­ra sal­va…

—Por su­pues­to, no me ca­be la me­nor du­da de que la cul­tu­ra, el al­ma de los pue­blos, es la que los es­tá man­te­nien­do en pie en me­dio de tan­tas gue­rras, ham­bru­nas, desesperación y tris­te­za. Por­que lo más se­gu­ro que le su­ce­da a quien acu­da a ver un es­pec­tácu­lo de Cha­ve­la Var­gas o Joan Ma­nuel Se­rrat o al Ba­llet del Bols­hoi, es que sal­ga del tea­tro con el es­pí­ri­tu lleno, re­go­ci­ja­do, con de­seos de en­trar­le a la vi­da de fren­te y pen­san­do que to­da­vía so­mos ca­pa­ces de cam­biar, en al­gu­na me­di­da, el or­den de las co­sas, que el mun­do, aun­que no lo pa­rez­ca, es mo­vi­ble. Sí, la cul­tu­ra sal­va. ¿Qué se­ría de los se­res hu­ma­nos sin la música, sin los co­lo­res, sin el ar­coí­ris, sin el olor de la hierba re­cién cor­ta­da?

«El mun­do se­ría to­tal­men­te dis­tin­to si to­dos nos le­van­tá­ra­mos con ese es­pí­ri­tu con que nos con­vo­ca Se­rrat: Hoy pue­de ser un gran día/ im­po­si­ble de re­cu­pe­rar/ un ejem­plar úni­co/ no lo de­jes es­ca­par».

—¿Có­mo sur­gió la idea de for­mar la com­pa­ñía?

—La idea siem­pre es­tu­vo... Bueno, a ver, mi pri­me­ra in­ten­ción fue en­trar co­mo co­reó­gra­fa a una de las com­pa­ñías del país. Te­nía mag­ní­fi­cas re­la­cio­nes con Iván Te­no­rio, Al­ber­to Mén­dez..., y tra­té de acer­car­me al Ba­llet Na­cio­nal de Cu­ba, pe­ro las puer­tas se ce­rra­ban. En­ton­ces no me que­dó más re­me­dio que bus­car el mo­do de ex­pre­sar­me co­mo ar­tis­ta, de lo con­tra­rio mo­ri­ría. Por suer­te los crea­do­res te­ne­mos la fa­ci­li­dad de trans­for­mar cual­quier frus­tra­ción que pue­da sur­gir en al­gún mo­men­to en una obra.

«Me pu­se a tra­ba­jar bien cer­ca del Ba­llet Tea­tro de La Ha­ba­na con Ca­ri­dad Mar­tí­nez, pe­ro ese pro­yec­to des­apa­re­ció. Cuan­do me gra­dué de Tea­tro­lo­gía co­men­cé con la maes­tra Lau­ra Alonso en Pro­dan­za, don­de creé la gé­ne­sis de lo que hoy es Lizt Al­fon­so Dan­ce Cu­ba y que en­ton­ces se lla­mó Dan­zas Ibé­ri­cas.

«Igual te ase­gu­ro que cuan­do es­ta­ba en el preu­ni­ver­si­ta­rio, y has­ta qui­zá un po­qui­to an­tes, les de­cía a mis ami­gos que fun­da­ría una com­pa­ñía y triun­fa­ría en Broad­way. Por su­pues­to que siem­pre me ha­cían sa­ber que es­ta­ba lo­ca. O sea, la idea exis­tía des­de ha­ce mu­cho, y de­bes creer­me si te afirmo que cuan­do creé la com­pa­ñía es­ta­ba más lo­ca to­da­vía (son­ríe), por­que era el año 1991, ini­cia­ba el Pe­río­do Es­pe­cial. No te­nía­mos qué desa­yu­nar, pe­ro nos so­bra­ban las ga­nas de bai­lar y es­tá­ba­mos lle­nos de ese es­pí­ri­tu que

Lizt Al­fon­so sa­be que no pue­de des­cui­dar el

sig­ni­fi­ca­ti­vo tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio que rea­li­zan con cien­tos de ni­ños y

jó­ve­nes

se ne­ce­si­ta pa­ra po­der se­guir ade­lan­te. Y mi­ra có­mo va­lió la pe­na».

—Ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia se re­co­no­ce el tra­ba­jo que en Lizt Al­fon­so Dan­ce Cu­ba se lle­va a ca­bo con los ni­ños...

—De­bo de­cir que en es­te 2017 se cum­pli­rán 25 años de ha­ber crea­do los ta­lle­res vo­ca­cio­na­les de la com­pa­ñía, es de­cir, la es­cue­la ama­teur. Ni si­quie­ra sur­gió en el seno de esa ma­ra­vi­llo­sa se­de con la que aho­ra con­ta­mos, sino don­de ra­di­ca la So­cie­dad Es­tu­dian­til Con­cep­ción Are­nal. Nos mo­ti­vó en un prin­ci­pio la ne­ce­si­dad de pen­sar en el fu­tu­ro. Pe­ro pa­ra quie­nes es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que la ca­lle no trae na­da bueno, no re­sul­tó di­fí­cil de­ci­dir que en lu­gar de ha­cer una se­lec­ción ri­gu­ro­sa, de­bía­mos acep­tar a to­dos los que qui­sie­ran en­trar. Era pre­fe­ri­ble que es­tu­vie­ran en un sa­lón apren­dien­do bai­le y música, lo que equi­va­le a ga­nar en dis­ci­pli­na, ri­gor, a te­ner un ob­je­ti­vo en la vi­da, a mi­rar más le­jos... De pa­so edu­cas a la fa­mi­lia, y has­ta a los ve­ci­nos que los ro­dean...

«Re­cuer­do que en el pri­mer año la ci­fra no su­pe­ra­ba los 60 mu­cha­chos. Al cur­so si­guien­te se du­pli­có y así he­mos ido cre­cien­do has­ta los 1 200 que en la ac­tua­li­dad asis­ten a la es­cue­la: de to­dos los co­lo­res, re­li­gio­nes, pro­ce­den­cias so­cia­les... Por­que ellos son eso: ni­ños a los que de­be­mos ofre­cer­les to­das las opor­tu­ni­da­des del mun­do pa­ra que de­ter­mi­nen has­ta dón­de quie­ren lle­gar.

«A par­tir de esa idea di­ji­mos: bueno, va­mos a crear un Ba­llet In­fan­til, don­de se eli­gen a quie­nes real­men­te po­seen ap­ti­tu­des pa­ra con­ver­tir­se en pro­fe­sio­na­les. Y ya ahí em­pie­zas a ejer­cer, por su­pues­to, una exi­gen­cia mu­cho ma­yor. Los me­jo­res pa­san lue­go al Ba­llet Ju­ve­nil y pos­te­rior­men­te a la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, que ya va pa­ra tres gra­dua­cio­nes... Sí, tra­ba­ja­mos sin des­can­so, pe­ro con la con­vic­ción de que siem­pre se pue­de ha­cer mu­cho más».

¿QUÉ SE­RÍA DE LOS SE­RES HU­MA­NOS SIN LA MÚSICA,

SIN LOS CO­LO­RES, SIN EL AR­COÍ­RIS, SIN EL OLOR DE LA HIERBA RE­CIÉN COR­TA­DA?, SE PRE­GUN­TA CON IN­SIS­TEN­CIA LA CO­REÓ­GRA­FA Y DI­REC­TO­RA LIZT AL­FON­SO. POR ELLO SE DE­DI­CA AL AR­TE, A LA CUL­TU­RA, A COL­MAR DE GO­CE EL AL­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.