CU­BA-FRAN­CIA

HI­LOS EN­TRE DOS NA­CIO­NES

Habanos - - Tradiciones - POR CHEF IN­TER­NA­CIO­NAL JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ- ARENCIBIA FO­TOS FERVAL Y ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

OFI­CIO VI­VO, CREA­DOR DE CUL­TU­RA

In­tro­du­ci­da en la ha­ba­ne­ra fá­bri­ca El Fí­ga­ro, en el año 1865, la pre­sen­cia de los lec­to­res en las fá­bri­cas de ta­ba­cos tu­vo co­mo ob­je­ti­vo ali­viar las lar­gas y mo­nó­to­nas jor­na­das de los tor­ce­do­res. Con to­do acier­to, Jo­sé Mar­tí re­co­no­ció que “la me­sa de lec­tu­ra de ca­da ta­ba­que­ría fue tri­bu­na avan­za­da de la li­ber­tad”. Sin­gu­lar de­di­ca­ción que fue ele­va­da a la ca­te­go­ría de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la na­ción en 2013, el lector de es­tos ta­lle­res don­de la la­bor de­vie­ne cu­ba­nía, a la par que su ac­cio­nar co­mo ca­ta­li­za­dor de la con­cien­cia so­cial del gre­mio, ha con­tri­bui­do a una de­mo­crá­ti­ca y vo­lun­ta­ria au­to­edu­ca­ción de es­te sec­tor de obre­ros, amén de su­til fuen­te de ilus­tra­ción. De dón­de, en­ton­ces, pu­die­ron adop­tar­se nom­bres de mar­cas y vi­to­las tan su­ges­ti­vos co­mo Mon­te­cris­to, Ed­mun­do, San­cho Pan­za, Mon­tes­co y Romeo y Ju­lie­ta, si no del co­no­ci­mien­to de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal.

El in­sig­ne gra­na­dino Fe­de­ri­co García Lor­ca (1898-1936), du­ran­te su vi­si­ta a Cu­ba en 1930, de­di­có al sa­bio Don Fer­nan­do Or­tiz su poe­ma Son de San­tia­go de Cu­ba, al que co­rres­pon­de el si­guien­te frag­men­to:

Evo­ca re­cuer­dos de su na­tal Fuen­te­va­que­ros, cuan­do co­no­ce la pri­me­ra no­ti­cia so­bre la exis­ten­cia de Cu­ba: los es­tu­ches de afa­ma­das mar­cas de Ha­ba­nos co­mo las de Fran­cis­co Fonseca y Romeo y Ju­lie­ta, que le fue­ran en­via­dos a su pa­dre des­de La Ha­ba­na, cu­yas vis­to­sas li­to­gra­fías que­da­ron fi­ja­das en su me­mo­ria.

CU­BA­NOS Y FRAN­CE­SES

No so­lo re­fe­ren­cia pa­ra nom­brar Ha­ba­nos y en­ri­que­cer in­te­lec­tos apor­tó lo fran­cés a nues­tra Is­la Gran­de. Tam­po­co se li­mi­tó la in­fluen­cia ga­la a coin­ci­den­cias de ban­de­ras tri­co­lo­res con su­ges­ti­vos sim­bo­lis­mos, al igual que en acor­des mu­si­ca­les de him­nos pa­trió­ti­cos co­mo La Mar­se­lle­sa, cu­ya com­po­si­ción en 1792 se atri­bu­ye al ca­pi­tán del ejér­ci­to fran­cés Clau­de Jo­seph Rou­get de Lis­le; y La Ba­ya­me­sa, nom­bre ori­gi­nal que en 1867 tu­vie­ra el Himno Na­cio­nal cu­bano, con música y le­tra del lu­cha­dor in­de­pen­den­tis­ta Pe­dro “Pe­ru­cho” Fi­gue­re­do Cis­ne­ros. Es­tos y va­rios com­po­nen­tes más del he­te­ro­gé­neo mes­ti­za­je cul­tu­ral de Cu­ba, fue­ron apor­ta­dos por los fran­ce­ses: unos,

DU­RAN­TE DÉ­CA­DAS LA IN­FLUEN­CIA FRAN­CE­SA EN CU­BA MAR­CÓ PRO­FUN­DAS PAU­TAS

EN LA PER­CEP­CIÓN Y EL COS­TUM­BRIS­MO CRIO­LLOS

ve­ni­dos de La Loui­sia­na, te­rri­to­rio ven­di­do por Fran­cia a los ac­tua­les Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, con sig­ni­fi­ca­ti­va im­pron­ta en la ciu­dad de Cien­fue­gos, du­ran­te la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XIX; otros, sa­li­dos de Hai­tí, al ocu­rrir la pri­me­ra re­vo­lu­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na en 1801, que en­tra­ron por la re­gión sur del Orien­te cu­bano y se ex­ten­die­ron has­ta la Sie­rra de los Ór­ga­nos, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la ma­yor de Las An­ti­llas. Por­ta­do­res de ape­lli­dos co­mo Des­paig­ne, Du­bois, Do­na­tién, Lar­duet y Fa­bré, que­da­ron ins­crip­tos pa­ra en­ri­que­cer ge­nea­lo­gías crio­llas, al igual que la ca­si in­me­dia­ta ex­ten­sión de la agri­cul­tu­ra ca­fe­ta­le­ra y la asi­mi­la­ción de un de­li­cio­sa­men­te cu­ba­ni­za­do gé­ne­ro mu­si­cal bai­la­ble, la con­tra­dan­za. En es­ta mis­ma épo­ca se en­mar­ca la exis­ten­cia del bar­do cu­bano-fran­cés Jo­sé María de He­re­dia y Gi­rard, que al­can­za­ría la con­di­ción de par­na­siano. De su ma­dre, Loui­se Gi­rard, son las si­guien­tes afir­ma­cio­nes que evi­den­cian be­ne­plá­ci­to por el lu­gar que ha­bi­ta­ba: “Cu­ba, mi be­llo y dul­ce país, don­de se ne­ce­si­ta­rían po­cas co­sas pa­ra te­ner un pa­raí­so te­rres­tre”. Años an­tes, ya ha­bía ex­pre­sa­do lo que pa­ra ella y los su­yos re­pre­sen­ta­ba la pa­tria in­su­lar que ama­ba: “Nues­tra vi­da crio­lla es más gran­de, más in­de­pen­dien­te; de he­cho, so­mos más gran­des da­mas que las gran­des da­mas de Fran­cia”.

Con in­ver­sa geo­gra­fía pe­ro análo­gos sen­ti­mien­tos de per­te­nen­cia, va­le ci­tar a dos im­pres­cin­di­bles cu­ba­nos que re­si­die­ron du­ran­te par­te im­por­tan­te de sus

vi­das en Fran­cia: Wil­fre- do Lam, sin­te­ti­za­dor su­pre­mo del mo­vi­mien­to cu­bis­ta eu­ro­peo con los íco­nos afro­cu­ba­nos; y Ale­jo Car­pen­tier, ar­tí­fi­ce de lo real ma­ra­vi­llo­so en la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

In­de­bi­da­men­te lla­ma­da aso­cia­ción se­cre­ta, cuan­do en reali­dad cons­ti­tu­ye una fra­ter­ni­dad -an­te to­do, dis­cre­ta- fue la ma­so­ne­ría, ba­luar­te si­len­cio­so que agru­pó a una in­ter­mi­na­ble lis­ta de patriotas y lu­cha­do­res por la dig­ni­dad cu­ba­na. “Fue a los fran­ce­ses a quie­nes se de­bió la in­tro­duc­ción de la ma­so­ne­ría en­tre no­so­tros, fun­dán­do­se las pri­me­ras lo­gias en San­tia­go de Cu­ba, con los nom­bres de Per­se­ve­ran­ce y La Con­cor­de, pro­pa­gán­do­se su es­pí­ri­tu li­be­ral y re­vo­lu­cio­na­rio que tan­ta in­fluen­cia ha­bía de ejer­cer en to­do el si­glo XIX. (…) La lo­gia que ra­di­có en San­tia­go de Cu­ba con el nom­bre de Tem­ple des Vir­tus Theo­lo­ga­les (o Tem­plo de las Vir­tu­des Teo­lo­ga­les), y don­de se reunían los fran­ce­ses-crio­llos, ce­le­bran­do sus ri­tos en su pro­pio idio­ma y man­te­nien­do vi­vo el es­pí­ri­tu y las tra­di­cio­nes de la pa­tria le­ja­na”.

En pleno pro­ce­so de for­ma­ción de la na­cio­na­li­dad en la Is­la Gran­de, ya las fa­mi­lias pu­dien­tes enar­bo­la­ron co­mo signo de dis­tin­ción en­viar sus hi­jos a cur­sar es­tu­dios en Fran­cia, por lo que re­sul­ta­ba inevi­ta­ble que, a su re­gre­so, tra­je­ran in­cor­po­ra­das las cos­tum­bres y re­fi­na­mien­tos ad­qui­ri­dos en di­cho país, ma­ni­fes­ta­dos prin­ci­pal­men­te, ade­más que di­fe­ren­tes for­mas de apre­cia­ción de las be­llas ar­tes, en nue­vos có­di­gos pa­ra asu­mir la vi­da, el co­mer y el be­ber.

Du­ran­te dé­ca­das –y has­ta la ac­tua­li­dad– es­tas in­fluen­cias mar­ca­ron pro­fun­das pau­tas en la per­cep­ción y el cos­tum­bris­mo crio­llos. Nom­bres co­mo los ca­si­nos Mount­mar­tre y Sans Sou­ci, el

Ho­tel Ca­pri, el res­tau­ran­te L´Ai­glon del Ho­tel Ha­ba­na Ri­vie­ra, la Ca­sa Po­tín en la ba­rria­da de El Ve­da­do, la ha­ba­ne­ra ace­ra del Lou­vre, el re­par­to Ver­sa­lles en la ciu­dad de Ma­tan­zas y el res­tau­ran­te La­fa­yet­te, en La ha­ba­na Vie­ja.

Un frag­men­to de la in­tro­duc­ción a su li­bro Écha­le sal­si­ta, del cu­bano Rey­nal­do González, Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra 2003, re­fie­re con to­tal acier­to la men­cio­na­da in­fluen­cia: “La co­mi­da tam­bién sa­lió be­ne­fi­cia­da cuan­do lle­ga­ron a sus ex­tre­mos las ri­va­li­da­des en­tre las dos cla­ses so­cia­les que de­fi­ni­rían el des­tino de Cu­ba: los pe­nin­su­la­res, re­pre­sen­tan­tes de la metrópoli, fren­te a los ha­cen­da­dos pa­tri­cios, crio­llos es­tam­pa­dos en el or­den co­lo­nial pe­ro de­seo­sos de apo­de­rar­se del man­do. En su afán de di­fe­ren­cia­ción, die­ron en­tra­da a in­fluen­cias es­ta­dou­ni­den­ses y fran­ce­sas. –no hay ca­sa opu­len­ta que no ten­ga un co­ci­ne­ro fran­cés-, anotó la Con­de­sa de Mer­lin, ade­más de crear pla­tos y dar pre­fe­ren­cia a los que ya repu­taban co­mo au­tóc­to­nos. To­do de­vino te­rreno de con­fron­ta­ción. Así co­mo pin­ta­ban las ca­sas de co­lo­res di­fe­ren­tes (…) el arrai­go a de­ter­mi­na­das co­mi­das es­ta­ble­ció lin­des.”

Asi­mis­mo, la pro­pia con­de­sa cu­bano-fran­ce­sa, des­cri­be en su li­bro Via­je a La Ha­ba­na, el si­guien­te pa­sa­je, apre­cia­do du­ran­te su vi­si­ta al ca­fe­tal San Mar­cos: “La co­mi­da es sun­tuo­sa. La co­ci­na crio­lla y la co­ci­na fran­ce­sa ri­va­li­zan a ca­da pa­so. Los pla­tos son, ca­da cual, más de­li­ca­do (…)”.

Úna­se a ello es­ti­los en el di­se­ño de me­nús pa­ra res­tau­ran­tes de al­ta co­ci­na, in­clu­so con em­pleo de los ar­tícu­los El y La, a ima­gen y se­me­jan­za de los Le y La de la es­cri­tu­ra fran­ce­sa, an­te­ce­dien­do los nom­bres de las ela­bo­ra­cio­nes. No obs­tan­te la ne­ce­sa­ria re­cu­rren­cia a for­mas de ali­men­ta­ción más sa­nas y los in­sos­la­ya­bles im­pe­ra­ti­vos de la mo­der­ni­dad pa­ra pre­ser­var la sa­lud, en el gus­to na­cio­nal pre­va­le­cen pre­fe­ren­cias por lo que al­guien da­ría en lla­mar ba­rro­quis­mo ali­men­ta­rio. Por ello, y pa­ra na­da exen­tos de las aco­mo­da­das pro­nun­cia­cio­nes que ca­rac­te­ri­zan el ha­bla po­pu­lar, es po­co pro­ba­ble no su­cum­bir a la ten­ta­ción de de­gus­tar, co­mo quie­ra que se ofer­te, un Po­llo “Gor­don Blue” (¿!), en lu­gar de su co­rrec­to ape­la­ti­vo Cor­don Bleu.

Y tan ecléc­ti­co co­mo ac­tual, no cons­ti­tu­ye una ra­re­za en­con­trar car­tas-me­nú don­de co­exis­ten ami­ga­ble­men­te crio­llí­si­mas ela­bo­ra­cio­nes a ba­se de car­ne de cer­do, vian­das, arroz y fri­jo­les; con un Fi­le­te de pes­ca­do Maî­tre D´Ho­tel, un Mig­non o un Cha­teau­briand y unos fi­ní­si­mos Crê­pes Su­zet­te. Co­mo tam­bién con­vi­ven, en fran­ca con­cor­dia, las siem­pre hon­ro­sas de­no­mi­na­cio­nes pro­fe­sio­na­les de chef, maî­tre y som­me­lier, con el so­no­ro ape­la­ti­vo ver­nácu­lo de ¡Maes­tra­zo!.

Bien­ve­ni­do se­rá, en­ton­ces, to­do lo que a Cu­ba sea traí­do con res­pe­to y com­pren­sión. Se­rá pa­ga­do con las muy hu­ma­nas di­vi­sas de la sim­pa­tía y la hos­pi­ta­li­dad.

Con la ru­bia ca­be­za de Fonseca.

Iré a San­tia­go.

Y con el ro­sa de Romeo y Ju­lie­ta.

Iré a San­tia­go.

No cons­ti­tu­ye una ra­re­za en­con­trar un me­nú don­de co­exis­ten ami­ga­ble­men­te crio­llí­si­mas ela­bo­ra­cio­nes y la al­ta co­ci­na de Fran­cia

Dos im­pres­cin­di­bles cu­ba­nos re­si­die­ron

du­ran­te par­te im­por­tan­te de sus vi­das en Fran­cia

Wi­fre­do Lam, sin­te­ti­za­dor su­pre­mo

del mo­vi­mien­to cu­bis­ta eu­ro­peo y Ale­jo

Car­pen­tier, ar­tí­fi­ce de lo real ma­ra­vi­llo­so

en la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na

Por­ta­do­res de ape­lli­dos co­mo Des­paig­ne,

Du­bois, Do­na­tién, Lar­duet y Fa­bré, que­da­ron ins­crip­tos pa­ra en­ri­que­cer ge­nea­lo­gías crio­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.